Category

Noticias

Alteraciones renales en la tercera edad

By | Noticias | No hay comentarios

El riñón es el órgano arterial por excelencia, y ocupa un lugar relevante en el proceso y en las consecuencias del envejecimiento. Si aceptamos que para todo el organismo, el principio según el cual el hombre tiene la edad de sus arterias, tanto más deberíamos aceptarlo en relación al riñón.

 

A medida que se envejece, las personas mayores sufren cambios en su sistema urinario, especialmente en los riñones y en la vejiga, afectando en gran medida a su funcionamiento normal.

 

Antes de pasar a comentar qué alteraciones son frecuentes en edades avanzadas, es importante saber cuál es la principal función de los riñones para el organismo.

 

La principal función de los riñones es filtrar los desechos y toxinas que son expulsados con la orina. Ayudan en la regulación de la composición de la sangre, y mantienen el equilibrio de electrolitos y fluidos en el cuerpo.

 

En una persona sana que envejece, la función renal permanece normal. Sin embargo, el comienzo de alguna enfermedad relacionada o los medicamentos, pueden afectar en mayor o menor medida al funcionamiento normal de este órgano vital.

 

Dos de los principales cambios en los riñones que se pueden presentar con la edad son:

 

– La reducción del tejido renal, llamado “atrofia”, debido a una dolencia o desuso. En estos casos, se presenta un inadecuado suministro de sangre a los riñones.

 

– En otros casos, los vasos sanguíneos que irrigan el riñón se pueden endurecer. Esto provoca que los riñones filtren la sangre más lentamente.

 

Algunos de los cambios que puede sufrir una persona de edad avanzada o un adulto mayor en la vejiga son:

 

– La pared de la vejiga cambia, el tejido elástico se endurece y ésta se vuelve menos elástica. En este caso, la vejiga no puede contener tanta orina como antes.

 

 – Los músculos de la vejiga se debilitan

 

Es importante tener en cuenta que en edades avanzadas, la deshidratación se presenta con más facilidad, ya que las personas de edad frecuentemente experimentan menos sensación de sed. Y para el correcto funcionamiento del sistema renal es de vital importancia una correcta hidratación.

 

Además, la deshidratación también se puede agravar si una persona de edad avanzada reduce la ingesta de líquidos en un intento por disminuir los problemas de control vesical.

 

Cuando se trata de prevenir las enfermedades de los riñones, indiscutiblemente la mejor alternativa es el agua, pues es realmente importante que nuestro cuerpo permanezca hidratado, de esta manera tendremos menos oportunidades de adquirir infecciones o problemas relacionados.

¿Cómo distinguir el Alzheimer del proceso normal de envejecimiento?

By | Noticias | No hay comentarios

¿Sabrías distinguir entre el envejecimiento (el deterioro cognitivo asociado a la edad) y el Alzheimer? Tanto en un caso como en el otro, los síntomas leves suelen pasar desapercibidos, incluso por una profesional en este ámbito. ¿Cómo distinguir de qué se trata?

 

Con el envejecimiento, existe una alteración a nivel psicológica, física y social que se da inevitablemente con el paso de los años. Y aunque estos cambios son diferentes en cada persona, hay patrones comunes que nos ayudan a distinguir este proceso de envejecimiento de la enfermedad de Alzheimer.

 

– Decaimiento propio de la edad, en ocasiones incluso con depresión asociada.

 

– Pérdida de agilidad y de capacidad de reacción refleja. Con el paso de los años se va alargando el tiempo que necesitamos para responder a un estímulo. Las reacciones reflejas se vuelven más lentas y a esto se le suma la pérdida de agilidad.

 

– Los fallos en la memoria también son característicos del proceso de envejecimiento.Habrá qué saber en qué grado se dan para determinar a qué nos enfrentamos. Generalmente, la pérdida de memora asociada al envejecimiento normal corresponde a hechos no recientes. Ocurridos en el pasado, cuando la persona estaba en su juventud o datos concretos recientes y no relevantes.

 

– Menor capacidad de concentración.

 

Los primeros síntomas del Alzheimer pueden fácilmente confundirse con un decaimiento propio de la edad, donde también empiezan a disminuir las funciones motoras y cognitivas de la persona.

 

Cuando se trata de Alzheimer precoz, aquel que se da en personas menores de 50 años, las diferencias son evidentes. Los primeros síntomas que experimenta una persona no se corresponden con lo esperado de una persona de su edad. En estos casos, el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se muestra antes.

 

Por el contrario, cuando el Alzheimer se desencadena en etapas más avanzadas corremos el riesgo de confundirlo con el proceso normal de envejecimiento cognitivo y por lo tanto, frenar su diagnostico.

 

Sin duda, la pérdida de memoria es el síntoma más característico, pero hay que prestar atención a otros indicadores para detectarla a tiempo y reducir su progresión.

 

En el caso del Alzheimer, las principales señales de alerta son:

 

– La falta de memoria en cosas cotidianas: olvidar de forma repetida fechas o eventos importantes

– Desorientación. Pérdida de la noción espacial

– Cierta dificultad para realizar tareas cotidianas o resolver problemas habituales

– Repetir frases en un corto espacio de tiempo

– Dificultades para llevar una conversación

 

Lo más importante en ambos casos en conocer muy bien los síntomas para reaccionar lo antes posible.

¿Qué puede hacer un terapeuta ocupacional?

By | Noticias | No hay comentarios

La terapia ocupacional ligada a la geriatría se basa fundamentalmente en facilitar la autonomía de la persona mayor. Algo que resulta esencial para su salud, autoestima y calidad de vida.

 

Un terapeuta ocupacional no trabaja sólo con el paciente sino también con la familia, para poder ajustarse de la mejor manera a sus necesidades, sus habilidades y su entorno. Y quien mejor para conocer todo esto que las personas más cercanas.

 

Una vez detectadas estas necesidades, trabaja con la persona de manera individual, entrenando en primer lugar aquellas acciones que tienen que ver con la higiene como asearse, peinarse o vestirse.

 

El terapeuta ocupacional estudia qué es lo que necesita la persona para garantizar su autonomía. Parte de la valoración de las capacidades físicas, mentales y sociales de la persona mayor para ver con qué actividades de la vida diaria debe trabajar.

 

Además, enseña a practicar diversos tipos de ejercicios para mejorar el movimiento de las articulaciones o simplemente cómo sentarse, levantarse de la cama… y piensa en cómo adaptar el entorno a las necesidades del paciente. La organización y el orden es por lo tanto fundamental en este caso.

 

Y, por supuesto, mejorar la atención, la memoria y las habilidades sociales mediante las actividades creativas, de entretenimiento o físicas.

Avances del 2016 en la lucha contra la enfermedad del Alzheimer

By | Noticias | No hay comentarios

¿Hemos avanzado en la investigación en la lucha contra el Alzheimer? La respuesta es sí. Cualquier adelanto, investigación o estudio realizado es siempre algo positivo.

 

Fue descrita por primera vez en 1906, y en 2016 se celebraron 110 años de su diagnostico. Aunque sigue siendo degenerativa e incurable, en los últimos tiempos se han hecho algunos avances que si bien tienen algunas reservas, están en fase experimental y no son concluyentes, sientan las bases de lo que sin duda serán adelantos sustanciales para hacer frente a esta enfermedad.

 

Los avances siguen dos líneas principales: la detección precoz (aspecto muy importante para poder actuar con mayores probabilidades de éxito) y los resultados positivos pero no concluyentes en pacientes con estadios tempranos de la enfermedad.

 

Uno de los principales estudios clínicos ha sido la terapia experimental que consigue reducir la acumulación de una proteína en el cerebro de una persona con Alzheimer leve. La acumulación de esta proteína es una característica de la enfermedad y se ha llegado a la conclusión de que desempeña un papel relevante en el avance de sus síntomas característicos.

 

Por ello, se tiende a investigar con los medicamentos capaces de disolver y eliminar esta proteína en el cerebro. A pesar de ello, queda por determinar si este tipo de medicación se traduce en un efecto permanente sobre las funciones cognitivas o es pasajero. Sin embargo es un gran paso.

 

Se considera que uno de los principales motivos por los cuales los medicamentos que se están probando y que están en fase de experimentación fallan en la mayoría de casos, es porque los pacientes ya se encuentran en fases avanzadas de la enfermedad. El objetivo es actuar en etapas tempranas del Alzheimer, en el momento en el que aparecen los primeros síntomas, incluso antes de que se manifiesten. Lo ideal, sería reconocer quien será propenso a desarrollar la enfermedad. Esto es algo complicado puesto que distinguir qué es pérdida de memoria asociada a la edad y síntomas de Alzheimer es un gran paso por delante.

 

Los resultados de estos estudios nos hacen ser sin duda optimistas sobre lo que se podría conseguir en el futuro. La detección temprana y seguir investigando nuevos caminos es algo esencial.