Category

Un día en ORPEA

¿Qué beneficios tiene la lectura en la tercera edad?

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Mantener la mente activa es fundamental para conservar las funciones intelectuales en la tercera edad. Aunque la lectura es un buen hábito, tengamos la edad que tengamos, leer es una forma de proteger el bienestar mental de las personas mayores.

Además de que neurólogos y psicólogos recomiendan la lectura como método preventivo del alzhéimer y otras enfermedades neurodegenerativas, leer aporta grandes beneficios a las personas mayores:

ADIÓS SOLEDAD

La literatura es un remedio para la soledad. Cuando tenemos en nuestras manos un libro interesante nos olvidamos de que estamos solos y nos sumergimos por completo en la historia, dejando que esta absorba toda nuestra atención.

MEJORA LA EMPATÍA

¿Por qué? Leer géneros literarios aumenta nuestra capacidad de ponernos en el lugar de otros, incrementando nuestra comprensión hacia los demás.  Las personas que leen novelas son más empáticas que aquellas que apuestan por los libros especializados, o las que sencillamente no leen ningún género.

INCREMENTA LA CAPACIDAD DE CONCENTRACIÓN

¿Cómo es posible? Ejercitar la mente aumenta nuestra concentración, y la lectura es una buena forma de hacerlo. Leer potencia la capacidad de observación y atención que prestamos. Además, facilita la relajación y nos ayuda a ver nuestros problemas des desde un punto de vista distinto, más objetivo, y a hacerlo con más tranquilidad.

PROPORCIONA ENTRETENIMIENTO

Esto estaba claro, pero además, al mantener nuestra mente ocupada nos evade de otras preocupaciones. A medida que nos hacemos mayores tenemos menos quehaceres diarios (nos jubilamos, podemos hacer menos cosas…) aumentando así nuestra percepción de las preocupaciones. Leer nos aporta flexibilidad al introducirnos en otras aventuras y fomentando nuestra imaginación y creatividad.

RECORDAMOS MEJOR LAS COSAS

¿Cómo puede ser que el mero hecho de leer mejore nuestra memoria? Las emociones ayudan a asentar mejor los recuerdos, y la lectura nos aporta emociones. Además, al leer a diario ejercitamos nuestras capacidades cognitivas, dotándonos de una rica variedad de historias, personajes, vocabulario, expresiones…

SENSACIÓN DE BIENESTAR

¿Acaso existe mejor sensación que esta? Leer reduce nuestro nivel de cortisol aumentando esta sensación. Una historia que nos resulte interesante puede “engancharnos”, haciendo que liberemos tensión y relativicemos nuestros problemas.

EL MEJOR MÉTODO PARA COGER EL SUEÑO

Nada de contar ovejas, la mejor forma para quedarse dormido es leer un poco antes de acostarnos. La lectura nos relaja, destensando nuestros músculos y liberando de estrés a nuestro cerebro, proporcionándonos así el estado ideal para conciliar el sueño.

Seguro que todos estos beneficios te han convencido de que leer es una práctica más que recomendable en la tercera edad, pero no olvides que las personas mayores deben seguir ciertas recomendaciones para hacerlo, como aprovechar las horas del día con más luz, apostar por los libros de letra grande para no cansar la vista y hacerlo en un lugar cómodo y tranquilo que les permita concentrarse.

¿Qué más motivos necesitas para regalarle un libro a tus personas mayores? Más que un objeto les estarás regalando horas de bienestar.

¿Condiciona la edad el pensamiento?

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Según nos hacemos mayores nos damos cuenta de que hay actividades que cada vez nos cuesta más llevar a cabo. Normalmente se nos separa de aquellas funciones que requieren velocidad de reacción por parte de nuestros reflejos físicos, como por ejemplo la conducción de un vehículo.

Observar esa torpeza física que se comienza a desarrollar puede llevarnos a pensar que tampoco podemos desempeñar otro tipo de funciones, como las que tienen que ver con el terreno donde se cultivan nuestros pensamientos. Pero nada más lejos de la realidad. Lo único que cambia cuando nos hacemos mayores son los estímulos mentales que nos proporcionan una visión u otra, es decir aquellos que afectan al mundo que nos rodea.

El mito de que nuestra forma de pensar se ve afectada con el paso de los años nace a raíz de que dejamos de preocuparnos tanto por las opiniones ajenas. Llega un punto en nuestras vidas en el que ya nadie puede condicionar nuestra forma de pensar y comenzamos a actuar según nuestras propias opiniones y criterios, estamos madurando. Hay que aclarar que hablar de madurez no es lo mismo que de edad. La madurez consiste en la conciencia de utilidad que tiene aquel que llega a mayor, mientras que la edad solo representa el paso de los años.
No pensar igual que solíamos hacerlo no significa que hayamos dejado de pensar, ni mucho menos. Aunque es evidente que llega un punto en el que se cambian los procesos mentales, y no porque nos volvamos más inteligentes, sino porque estructuramos el pensamiento de manera distinta. En primer lugar se elimina la necesidad de demostrar, y nuestras ideas ya no son verdad porque podamos probar que lo son, sino simplemente porque nosotros mismos queremos que lo sean. Se trata de esa rebeldía asociada erróneamente a la juventud, pero que realmente sucede cuando se alcanza la madurez profunda, cuando definitivamente nos libramos de aquello que por norma general se considera correcto y que, por tanto, consideramos obligatorio.
Este proceso es totalmente natural, no llegamos a el porque nos lo propongamos, sino simplemente porque forma parte de nuestro crecimiento.
Habitualmente, tratan de darnos todo ya pensado y se premia la repetición de lo que se ha venido haciendo hasta ahora. Pero cuando maduramos, plantamos cara a esas ideas y comenzamos a defender aquellas realmente propias.
Por tanto, se podría decir que la edad condiciona el pensamiento, pero no privándonos de él como se tiende a creer, sino precisamente de forma totalmente contraria: ayudándonos a pensar de verdad por nosotros mismos.
¿Qué opináis? ¿Pensáis por vosotros mismos? Si es así seguid con ello y no dejéis que os digan que la edad os impide hacerlo.

Orpea empleo Girona y Castellón

Contactar ▲
close slider
CONTACTA CON ORPEA