Category

Noticias

Vacunas en la Tercera Edad

By | Noticias | No hay comentarios

Sí, las personas mayores también necesitan vacunarse. Por lo que no, la necesidad de vacunarnos no termina al hacernos adultos.

Las vacunas no son solo para los más pequeños de la casa, hay algunas de ellas que son especialmente importantes para las personas mayores del hogar. Y es que la vacunación no solo constituye una herramienta de defensa personal frente a numerosas enfermedades, sino también una forma de proteger a la comunidad.

Pero, ¿qué vacunas son las adecuadas para proteger al adulto mayor de enfermedades? A continuación, te decimos qué vacunas deben considerar las personas mayores:

 

  • Contra la gripe: La prevención de la gripe es fundamental para este sector de la población, ya que contribuye a evitar la aparición de otras patologías asociadas a esta enfermedad, como son la neumonía, la bronquitis y la sinusitis, que pueden poner en serio riesgo la salud de la persona. No obstante, esta vacuna no puede aplicarse a aquellas personas que hayan presentado una reacción alérgica severa con dosis aplicadas previamente, o alergia severa a alguno de los componentes de la vacuna.

 

  • Contra el neumococo: El neumococo puede provocar patologías como meningitis, neumonía, sepsis, sinusitis y bacteremia. La amenaza principal para los pacientes de edad avanzada es que su tasa de mortalidad está entre el 20 y el 40%, siendo siete veces mayor que en los niños. Está indicada para personas mayores de 64 años, residentes de geriátricos u otros centros de cuidado prolongado. Es fundamental para aquellas personas que padezcan enfermedades pulmonares crónicas, diabéticos, asmáticos, con enfermedades cardiacas, y otras enfermedades crónicas. Puede administrarse simultáneamente con otras vacunas y la revacunación es a los 5 años.

 

  • Herpes Zóster: Consiste en una enfermedad severa que pone en riesgo al 95% de las personas de la tercera edad. Además, puede causar complicaciones como pérdida de visión, neumonía, pérdida auditiva, sobreinfección bacteriana, debilidad muscular parcial, hepatitis, y en el peor de los casos, incluso la muerte.

 

  • Tétanos: La mayoría de las personas mayores no están protegidas contra el tétanos, y es altamente recomendable que se vacunen, sobre todo si se trata de personas con heridas.

 

  • Influenza: Se trata de una enfermedad viral respiratoria aguda que se transmite mediante el contacto con las secreciones respiratorias de los estornudos, la tos y el habla, pero también al tocar con las manos superficies contaminadas con el virus. La tasa de mortalidad de esta enfermedad en personas mayores de 65 años es del 22%, cifra que aumenta en las personas de 80 años o más. Los meses ideales para ponerse esta vacuna son los previos al periodo invernal (septiembre y octubre).

 

Si tienes dudas sobre qué vacunas deben ponerse tus personas mayores, o cuándo deben administrarse cada una, te recomendamos que preguntes al médico especialista.

Beneficios de la talasoterapia y algoterapia en las personas mayores

By | Noticias | No hay comentarios

¿Habías oído hablar de estas peculiares terapias? La talasoterapia y la algoterapia son terapias que aprovechan las propiedades del agua marina y las algas para mejorar la salud y prevenir enfermedades. Son, por tanto, terapias recomendadas para las personas mayores, siempre y cuando estas sean llevadas a cabo por un profesional.

 

¿Quieres saber más acerca de estas terapias y sus beneficios? Son tratamientos naturales, cada uno de los cuales aporta diferentes beneficios al organismo.

La talasoterapia consiste en el uso terapéutico del agua marina para prevenir, e incluso curar, problemas de salud:

 

  • Tiene efecto analgésico: Debido a sus propiedades, el agua del mar ayuda a reducir el dolor, por lo que es ideal para personas de la tercera edad que sufren problemas reumáticos como artrosis.

 

  • Efecto antiinflamatorio: En casos de artritis ha aportado grandes resultados, ya que reduce la inflamación de los músculos y las articulaciones. Las personas que sufren asma, faringitis u otros problemas respiratorios, también se benefician de este efecto.

 

  • Relajante muscular: Las personas mayores que padecen de insomnio y ansiedad, verán en el efecto antiinflamatorio del agua marina un gran aliado.

 

  • Mejora del riesgo sanguíneo: la temperatura del agua, sus propiedades, y el hidromasaje de las olas del mar, mejoran la circulación sanguínea al dilatar los vasos y favorecer el riego sanguíneo. Este efecto también se refleja en la tensión arterial, ya que ayuda a regularla.

 

  • Síntomas de la menopausia: El agua de mar también reduce algunas alteraciones propias de la menopausia como los sofocos y la sudoración, por lo que es un gran aliado de las mujeres mayores.

 

  • Prevención de la incapacidad física: las personas mayores pierden progresivamente capacidades físicas y movilidad. Frente a esto, los efectos antiinflamatorios, analgésicos y relajantes del agua marina pueden evitar o ralentizar este deterioro.

 

Por su parte, la algoterapia puede emplearse como parte del tratamiento de talasoterapia, o de forma independiente. En este caso se utilizan algas marinas naturales o desecadas, que proporcionan a las personas mayores una serie de beneficios, tanto por su propia composición, como por las propiedades que absorben del mar.

 

  • Tienen efecto antioxidante, debido a sus propiedades, y se le asignan también propiedades antitumorales y antienvejecimiento cutáneo.

 

  • Frena los efectos de la osteoporosis en personas de la tercera edad, debido a su alto aporte de minerales como el calcio.

 

  • Propulsa la eliminación de toxinas.

 

  • Tiene efecto reparador y actúa como relajante muscular.

 

  • Efecto drenante que evita la retención de líquidos y la hinchazón de piernas.

 

Como verás, la talasoterapia y la algoterapia tienen múltiples beneficios, en especial para las personas mayores que sufren dolencias para las que estas terapias están indicadas. ¿Conoces algún otro beneficio de estas terapias?

¿Qué beneficios tiene el running en la tercera edad para que cada vez tenga más adeptos?

By | Noticias | No hay comentarios

Aunque según nos hacemos mayores comenzamos a notar el deterioro de nuestras articulaciones y a sentir que cada vez tenemos menos energía, hacer ejercicio, como por ejemplo correr, es beneficioso para nuestra salud, y nos ayudará en nuestro camino a la vejez. Pensar que el running es una actividad que solo se puede practicar cuando se es joven es un error de lo más frecuente. Cada vez son más los adultos mayores que eligen el running como actividad física porque este les hace sentir bien.

¿Qué beneficios tiene el running en la tercera edad para que cada vez tenga más adeptos?

En primer lugar, aumenta la sensación de bienestar. Además, nos ayuda a mantener un peso corporal adecuado, rebajando la proporción de grasa corporal, ayudándonos a controlar el nivel de lípidos y azúcares en sangre, y reduciendo el riesgo de desarrollar algunas patologías como alteraciones cardiacas, diabetes e hipertensión.

También nos ayuda a mejorar nuestra salud psicológica en general, fortaleciendo nuestra autoestima, mejorando la imagen que tenemos de nuestro cuerpo, disminuyendo el riesgo de padecer depresión y favoreciendo la liberación de endorfinas, sustancias directamente involucradas en el bienestar emocional y la felicidad.

Pero el principal beneficio que aporta a las personas mayores es que reduce y retrasa el deterioro cognitivo, ya que estimula la neuroregeneración.

No obstante, las personas mayores deben de tener una serie de consideraciones previamente a lanzarse a realizar este ejercicio:

Acudir a nuestro médico de cabecera y explicarle que queremos comenzar a realizar running. Este nos hará un examen físico general, evaluará nuestra salud y nos explicará si tenemos alguna limtación para realizarlo o si debemos tener en cuenta alguna consideración. Además, deberemos realizarnos evaluaciones posteriores con ese mismo médico.

Sigue una guía básica para conocer por dónde debes comenzar.

Asegúrate de contar con la indumentaria deportiva adecuada para realizar esta actividad. Debemos prestar especial atención al calzado, y dejarnos asesorar por profesionales.

Es importante contar con orientación nutricional. Lo mejor es que acudas a un nutricionista que pueda realizarte una evaluación completa y te indique el plan nutricional que debes seguir, y que será el más apropiado teniendo en cuenta la actividad física que vas a desarrollar.

La hidratación es fundamental cuando hacemos deporte, y es fundamental saber cómo debemos hidratarnos tanto antes, durante y después del ejercicio.

Como ves el running es una práctica cada vez más frecuente en la tercera edad debido a los múltiples beneficios que supone para la salud, pero no debemos olvidar tener en cuenta una serie de consideraciones antes de practicarlo.

ORPEA Ibérica consolida su liderazgo en la comunidad de Madrid tras alcanzar las 157 plazas en la residencia de Santo Domingo

By | Noticias | No hay comentarios

Además de ampliar sus plazas, el centro de Algete ha renovado sus instalaciones. Se convierte en una de las residencias más modernas de la región y amplía la oferta y liderazgo de ORPEA en la CAM.

El Grupo ORPEA Ibérica, actor de referencia en las Residencias y Centros de Día para personas mayores, sigue consolidando su posición de líder en la Comunidad de Madrid después de alcanzar las 157 plazas en la residencia de ORPEA Santo Domingo.

Además de ampliar el número de plazas, el centro situado en la Urbanización de Santo Domingo renovó sus instalaciones para ampliar servicios y pasar a ser uno de los centros más modernos de la Comunidad de Madrid. Una de las áreas de mayor mejora es su exclusiva Unidad Protegida para la atención de personas con Alzheimer y otras Demencias (U.P.A.D.), un servicio altamente especializado que es referencia dentro de la CAM.

Y es que, si la Comunidad de Madrid ya era el mayor centro de operaciones de ORPEA, hoy lo es aún más. Los números del grupo así lo confirman, puesto que opera con 20 centros dentro de la CAM, en los que ofrece un total de 3.642 camas en sus residencias, además de 435 plazas en centros de día.

¿Cómo mejorar la autonomía y autoestima de una persona mayor dependiente?

By | Noticias | No hay comentarios

Las limitaciones que presenta una persona mayor para realizar sin ayuda las tareas del día a día no pueden medirse mediante una fórmula matemática. Existen, por tanto, distintos niveles y tipos de dependencia: física, mental, psicológica, económica, social y cultural.

El envejecimiento está ligado a la pérdida progresiva de las capacidades físicas. Existen distintas causas que pueden limitar a las personas mayores físicamente, como son: la pérdida de movilidad, las enfermedades crónicas, pérdida de vista o audición, o el consumo de fármacos. El grado de estas limitaciones varía de una persona a otra, pudiendo ser menos dependiente alguien que padezca una dolencia concreta que otra que no sufra ninguna enfermedad.

Una parte de la incapacidad que muestran las personas mayores se atribuye al contexto, y sobre este podemos actuar para mejorar la independencia de la persona mayor.

En ocasiones, cuidar y ayudar a las personas mayores puede traducirse en mayor dependencia. Por eso es importante trabajar en fomentar la autonomía en la medida de lo posible.

Lo primero que debemos hacer para lograrlo es acondicionar el espacio físico: mediante elementos que de forma segura, ayuden a la persona a realizar las tareas de su vida cotidiana.  Adaptar la vivienda es el primer paso para conseguirlo.

El ambiente social puede jugar en nuestro favor o en contra. La familia y personas cercanas deben evitar estos 3 comportamientos para no favorecer la dependencia de la persona mayor:

  • Realizar tareas que la persona mayor es capaz de hacer por sí misma. Debemos observar qué es capaz de hacer la persona sin ayuda, y evitar hacerlo por ellas.
  • Amonestarles cuando no solicitan ayuda. Aunque en ocasiones pensemos que corren un riesgo, “regañarles” al hacer algo por sí mismos disminuye su grado de autonomía.
  • No reconocerles el hecho de que hagan cosas por sí mismos. Cuando una persona mayor realiza una tarea de forma autónoma es necesario que esta tenga una consecuencia positiva para ella, como el reconocimiento de la misma.

A pesar de lo que se suele pensar, la autonomía puede aprenderse, independientemente de la edad que se tenga, si se siguen los consejos anteriormente citados. Además, establecer rutinas en sus actividades, y animarles a intentar hacer las cosas por su cuenta les ayudará a ser más independientes.

Al mejorar la autonomía de una persona mayor, no solo lo estamos ayudando a superar sus limitaciones, además mejoramos su autoestima. Vivimos en una sociedad que aprecia y promueve la autonomía, de forma que cuando una persona se ve dependiente y necesitada para realizar las tareas diarias que lleva toda su vida haciendo de forma independiente, se siente improductiva, vulnerable y débil.  Además de fomentando su autonomía existen otras formas de ayudar a una persona mayor a mejorar su autoestima como son: pedirle su opinión, considerarla en los procesos de toma de decisiones, respetar su intimidad en el baño…

Fomentar la autonomía de las personas mayores implica también beneficios para las personas de su entorno, ya que no solo dispondrán de más tiempo para ellas, ya que no necesitarán invertir tanto tiempo en el cuidado de la persona, sino que se verán gratamente recompensadas al ver a la persona mayor capaz de valerse por sí misma.

¿Conoces algún otro truco para conseguir que una persona mayor sea más autónoma y mejorar su autoestima?