Category

Un día en ORPEA

Mejora tu salud en la piscina

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Como sabrás, además de mejorar la salud física, en especial las articulaciones y la musculatura, el ejercicio físico en el medio acuático mejora la salud mental y aporta relajación.

Fomenta las relaciones sociales y da seguridad en uno mismo. Además, mejora la confianza a la hora de atreverse y eliminar el miedo que en muchas ocasiones impide realizar determinadas actividades.

Esto se consigue gracias a que en el agua, el peso del cuerpo se ve reducido considerablemente, lo que conduce a que sea ideal para las personas mayores.

El ejercicio acuático también proporciona mejoras sobre la flexibilidad y la tonificación del cuerpo y ayuda a ganar equilibrio y resistencia.

Ejercicios en el agua adecuados para personas mayores

  • Caminar en el agua, intentar andar contra la resistencia del agua con pasos cortos o largos, intentando impulsar las piernas…
  • Realizar movimientos circulares con tobillos y rodillas
  • Elevaciones laterales y frontales de piernas: este ejercicio es muy beneficioso para practicarlo por parejas ya que mejora el equilibrio.
  • Con los brazos apoyados en el borde de la piscina, pedalear con las piernas como de una bicicleta imaginaria se tratase.

Uno de los beneficios del ejercicio en el agua, es que se ejercitan prácticamente todos los músculos del cuerpo, aporta multitud de beneficios para todos a cualquier edad y en verano, ¿a quién no le apetece un chapuzón?

Arteterapia para personas mayores

By | Un día en ORPEA | One Comment

A medida que las personas llegan a la tercera edad, van perdiendo destrezas motoras y se reducen ciertas habilidades. Para evitar o retrasar este deterioro se pueden realizar actividades dentro de la Arteterapia, que funcionan no solo como momento de ocio, sino para mantener la psicomotricidad, potenciar la atención y mejorar las habilidades técnicas.

A través de producciones artísticas (pintura, obras de teatro…) se permite a las personas mayores recrearse a sí mismos, y que las emociones y sensaciones que aparecen durante la realización de estas actividades se traduzcan en colores, formas, líneas y movimientos.

Con la Arteterapia, se intenta sobre todo que determinados sentidos como el olfato, el oído, el gusto y el tacto se estimulen.

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE?

  • En aquellas personas que tienen dificultades en la expresión verbal, facilita la comunicación y las habilidades del lenguaje.
  • Aumenta la autoestima, los mayores se motivan y se comprometen en una participación activa expresando sus sentimientos. No solo se puede expresar un sentimiento de forma verbal, sino también, por ejemplo, a través de la pintura.
  • Las expresiones creativas y artísticas son auténticas, reflejan sensaciones del mundo interior de la persona en su forma más original y transparente.
  • Facilita la interacción social
  • Fomenta la estimulación de áreas cognitivas como la memoria, la creatividad y la imaginación.
  • Disminuye el estrés y la ansiedad. Facilita el pensamiento del aquí y el ahora.
  • Da seguridad y disminuye la dependencia
  • Favorece la concentración, la autoestima y la autonomía

FASES EN UN TALLER DE ARTETERAPIA

En un taller de arteterapia, se puedan dar varias fases, en las que cada una tiene un objetivo terapéutico distinto:

– En un primer lugar, se explica la actividad. Se crean vínculos, y obliga a la persona a mostrar un interés por lo que está a punto de realizar. Se crea un ambiente de confianza y serenidad y se empieza a despertar la curiosidad.

– Después, la persona mayor entra en contacto con los materiales que utilizará. En esta fase se desarrolla el lado creativo y la imaginación. Se permite que experimenten, que sepan que aún hay mucho por aprender y por descubrir.

– Por último, una puesta en común del trabajo realizado permite expresar las emociones y mostrar lo que ha sentido al realizar la terapia. La persona sabe que es escuchada y respetada y que tiene un lugar de desarrollo personal.

 

Es preferible en la mayoría de las ocasiones que las actividades se realicen en grupo pues el aislamiento produce desesperanza y se comparte el proceso de envejecimiento. Un grupo da permanencia y sentido de la comunidad.

Las actividades artísticas forman parte del conocimiento innato de las personas en mayor o menor medida. Despertar esa parte del conocimiento es muy ventajoso, porque no tiene límite.

Beneficios de viajar en la tercera edad

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Aunque habitualmente asociamos a las personas mayores con un estilo de vida sedentario, muchas de ellas aprovechan la jubilación para ver el mundo que antaño no pudieron descubrir. Pero conocer nuevos lugares no es el único beneficio que viajar aporta a las personas mayores.

EN CONTACTO CON EL MUNDO EXTERIOR
Viajar permite interactuar con otros ambientes físicos, sociales y culturales que favorecen la actualización de las personas. Esto es un aporte a que las personas mayores mantengan su vinculación con el mundo exterior.

ADIÓS A LA DEPRESIÓN Y LA ANSIEDAD
Algunos estudios demuestran que viajar a través de programas especialmente diseñados para mayores reduce los síntomas depresivos y ansiosos, fortaleciendo la salud mental de la persona en cuestión.

BENEFICIOS DEL MAR
Si las personas se decantan por ciudades con mar, podrán disfrutar de los numerosos beneficios de este, como el alivio de la circulación y la mejora de enfermedades reumáticas.

AUMENTO DE LA ATENCIÓN
Además, viajar mantiene a nuestros mayores atentos, pues ir de un sitio a otro le mantiene alerta para no perderse ni un solo detalle de la experiencia. De esta forma se concentran en las actividades.

INCREMENTA LA PACIENCIA
Por otro lado, aumenta su paciencia. Viajar hace que queramos conocer hasta el último rincón del lugar en el que nos encontramos, pero esto implica que en ocasiones tengamos que esperar, por lo que la paciencia se vuelve una virtud más que necesaria en dichas ocasiones, pero verse rodeados de paisajes maravillosos ayuda a las personas mayores a aprender a esperar sin desesperarse.

MEJORA EL CARÁCTER
En la línea del último beneficio, también podemos decir que viajar mejora el carácter de las personas de la tercera edad. ¿Quién de nosotros no está todo el día de buen humor cuando disfrutamos de nuestras vacaciones? A las personas mayores el hecho de estar solos conociendo nuevos lugares les hace sentirse útiles y les da fuerzas para ser más independientes, mejorando su actitud ante la vida.

FOMENTA LA CREATIVIDAD
Las personas mayores sienten debilidad por los lugares en los que puedan apreciar el arte y la historia, lo que estimula su lado creativo, preparándoles además para desempeñar tareas que requieran de mucha atención.

SOCIABILIZACIÓN
Viajar les ofrece a las personas mayores la posibilidad de establecer contacto con otras culturas y personas, más allá de su círculo de amigos y familiares.

A pesar de los múltiples beneficios que viajar aporta a las personas mayores, desde ORPEA también queremos hacer una serie de recomendaciones a nuestros mayores antes de partir rumbo al horizonte. Tales como ponerse las vacunas recomendadas para el lugar que van a visitar, conocer toda la información necesaria sobre su destino, en caso de tener que coger un vuelo procurar que este no exceda las 6 horas, evitar llevar demasiados bártulos (bolsos, maletas, cámaras, etc) que reduzcan la movilidad, beber mucha agua y comer lo suficiente durante el viaje, cuidar la alimentación y llevar un botiquín con los medicamentos necesarios.

¿Conoces algún otro beneficio que viajar aporte a las personas de la tercera edad?

RESIDENCIA DE ANCIANOS EN CARABANCHEL

En verano seguimos haciendo ejercicio

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Durante el verano hay una tendencia generalizada a dejar de realizar ciertas actividades físicas. El aumento de horas de sol y la subida de temperaturas hacen que el sedentarismo coja fuerza frente al ejercicio. Un error muy común que hay que evitar durante los meses estivales.

En las residencias y centros de día ORPEA somos conscientes de la necesidad de promocionar el ejercicio físico entre nuestros mayores, sea cual sea la época del año. El envejecimiento activo es el objetivo que debe estar en nuestra mente y por eso, en verano, también hay que seguir realizando ejercicio y actividades varias para mantener el cuerpo en forma.

Nuestros fisioterapeutas, monitores y cuidadores promueven una serie de ejercicios en las residencias ORPEA que también se pueden realizar en casa o al aire libre. Solo hace falta sacar un rato cada día y adaptar nuestra rutina de actividades al verano.

Para ello es importante elegir la hora. Lo ideal es salir a la calle a primera hora o al atardecer, aprovechando que el sol tiene menos fuerza para dar un paseo y mantener el cuerpo activo.

Si el ejercicio lo realizamos en un espacio cerrado, como puede ser en casa o en el gimnasio, es importante tener buena climatización. Una temperatura ideal con la que mantenerse fresco durante el ejercicio sin abusar del aire acondicionado para evitar resfriados inoportunos.

Pero en general, con el calor propio del verano es aconsejable realizar ejercicios de menor intensidad. Caminar, realizar estiramientos o ejercicios ligeros con pelotas o gomas son ideales para mantenerse activo sin grandes esfuerzos.

Uno de los clásicos del verano son las actividades acuáticas. Las piscinas ofrecen una serie de actividades muy recomendables que, además, nos ayudan a refrescarnos y olvidar el calor.  En algunos de nuestros centros contamos con piscinas de interior y/o exterior donde se desarrollan este tipo de actividades. En otras ubicadas en zona de costa aprovechamos el mar para disfrutar también de las olas.

Pero lo más importante, sin duda, es saber adaptar el ejercicio a nuestro cuerpo. No exponerse a sobreesfuerzos, evitar una sudoración excesiva, parar cuando el cuerpo lo pida y, por supuesto, mantenerse hidratado en todo momento.

Seguro que siguiendo estas recomendaciones acabáis el verano en plena forma.

Consejos para mayores en verano

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

El verano es una de las épocas más peligrosas del año. Las olas de calor que sufrimos durante los meses estivales son un riesgo para todos, pero especialmente para las personas mayores. Por eso, en ORPEA cuidamos de nuestros residentes y tratamos de ayudarles a que puedan hacer frente a las altas temperaturas de la mejor forma posible.

Uno de los puntos fundamentales para tal propósito es la hidratación, puesto que mantener un correcto balance hídrico a lo largo del verano ayudará a contrarrestar el calor y adaptarse a las altas temperaturas. Por ello, nuestro personal estimula la ingesta de líquidos y ofrece agua, zumos, consomés o leche a pesar de que no haya sensación de sed. Y es que es recomendable beber a menudo antes que consumir grandes cantidades de una vez.

Además de la hidratación, hay numerosas fórmulas con las que hacer frente al calor del verano. Por eso os queremos dejar nuestras recomendaciones. Tomad nota para hacer el verano más fácil a nuestros mayores:

  • Comer ligero: Se recomienda el consumo de frutas y verduras, bajando el nivel de proteínas y evitando comidas abundantes.
  • Nada de alcohol y cafeína: El alcohol y los refrescos con cafeína deshidratan y dan más sed.
  • Ropa cómoda: Hay que llevar prendas ligeras, holgadas, con colores claros y que transpiren para favorecer la comodidad de movimientos.
  • Horas críticas: De 12:00 a 17:00 horas es cuando más calor hace. En la medida de lo posible, hay que evitar salir a la calle, exponerse al sol o realizar ejercicio en esa franja horaria.
  • Protección solar: Al salir a la calle hay que protegerse del sol con crema solar, gorras o sombreros para la cabeza y gafas de sol.
  • En casa: Mantener nuestra vivienda fresca y refrigerada. Cerrando las ventanas y bajando las persianas que estén expuestas al sol.
  • En la calle: Caminar por la sombra evitando largos trayectos bajo el sol.
  • Ayuda: Al menos síntoma de desfallecimiento o malestar, pedir ayuda. Los dolores de cabeza, mareos, náuseas o dolor abdominal pueden ser provocados por un golpe de calor.

Una dosis de naturaleza: Los beneficios de la jardinería para los mayores

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Ahora que llega el verano y podemos disfrutar de la naturaleza de una forma más activa, una de las actividades más beneficiosas que podemos practicar es la jardinería.

La jardinería es muy beneficiosa para la salud y realizarla de forma asidua trae además otras ventajas para las personas mayores. Además, si podemos obtener productos comestibles, obtenemos un incentivo y la recompensa será muy satisfactoria.

La jardinería mejora la flexibilidad y la movilidad. Además, se consigue que las personas mayores mantengan una vida activa sin que la práctica de la actividad parezca ejercicio. Ejercita el cuerpo y la mente e involucra un buen número de funciones cerebrales como el aprendizaje y la resolución de problemas.

Diversos estudios afirman que también proporciona beneficios terapéuticos a los pacientes de Alzheimer y demás demencias, además de que puede reducir el riesgo de un ataque cardiaco o un derrame cerebral y prolongar la vida hasta en un 30% en el grupo de edad de más de 60 años. según revela una investigación publicada en la edición digital de “British Journal of Sports Medicine”.

Reduce el estrés y la tensión, ya que los colores y los olores promueven la relajación. Al cuidar de las plantas de una forma habitual podemos conseguir un efecto psicológico muy positivo que puede ayudar a mejorar los estados depresivos.

Mejora la capacidad creativa. Los mayores, cuando empiecen con esta actividad, no tardarán en probar cosas nuevas y obtener beneficios de sus esfuerzos. La alegría de ver que las plantas se nutren y florecen es muy positivo para su estado de ánimo.

Orpea empleo Girona y Castellón

Contactar
close slider
CONTACTA CON ORPEA