Category

Un día en ORPEA

orpea alzheimer cronica cuatro

Las terapias para tratar el Alzheimer de ORPEA, en el programa de TV ‘Crónica Cuatro’

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Con motivo del Día Mundial del Alzhéimer, el programa de televisión ‘Crónica Cuatro‘ visitó uno de nuestros centros para ver in situ las últimas terapias para tratar el Alzheimer.

En el Grupo ORPEA empleamos todas las técnicas y terapias que se han mostrado eficaces en el cuidado de las personas mayores que sufren alzhéimer. En nuestras residencias se utilizan diferentes técnicas asistenciales y de mejora cognitiva, así como unidades específicas para estos pacientes, como son las salas de reminiscencia, en las que se estimulan los recuerdos de los mayores; o las salas Snoezelen, que se ocupan de la estimulación sensorial.

Muchos de nuestros centros disponen de una Unidad Protegida de Alzheimer y otras Demencias (UPAD), un área especializada en la que se prestaun servicio adaptado a las necesidades individuales de enfermos con Alzheimer u otras demencias. Estas unidades cuentan con personal especializado en el acompañamiento de personas con dichas patologías y en ellas se crean proyectos de vida individualizados dentro de espacios adaptados y seguros. El desarrollo de estos espacios, unido a la aplicación de terapias no farmacológicas, mejoran la calidad de vida de sus residentes.

La memoria en las personas mayores

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

La memoria es un proceso mediante el cual registramos, almacenamos y recuperamos información que hemos adquirido en nuestra vida. A medida que las personas van envejeciendo, ocurren cambios en todas las partes del cuerpo, y entre ellas, el cerebro.

Como resultado de este cambio, algunas personas pueden notar que tardan más tiempo en aprender algo, que no recuerdan la información de la misma manera que lo hacían antes o que pierden los objetos de la vida cotidiana.

Estas circunstancias son problemas leves de mala memoria, no suelen ser síntomas de problemas graves.

Estos problemas pueden ser debidos a estrés, a depresiones, preocupaciones… y en ocasiones pueden confundirse con la demencia. Pero los problemas de memoria relacionados con las emociones normalmente son pasajeros y desaparecen a medida que esas emociones se van disipando.

 

¿CUÁLES SON LOS FACTORES QUE INFLUYEN EN LA PERDIDA DE LA MEMORIA?

– La angustia, la depresión, el aislamiento y la inactividad

– El alcohol y algunos medicamentos que pueden interferir con la atención

– La falta de sueño

– La ansiedad

– Deficiencia de vitamina B12 y ácido fólico

– La falta de ejercicio

 

CONSEJOS PARA EVITAR LOS PROBLEMAS DE MEMORIA

– Planear las actividades, hacer listas de lo que hay que hacer y usa agendas, calendarios…las cosas se recuerdan mejor si se escriben.

Algunas personas recuerdan mejor las cosas si las asocian con algo conocido de su vida cotidiana, como un libro, un familiar o una canción. A esta facultad se la llama nemotecnia. También es útil emplear los colores para reforzar la imaginación.

– Mantenerse ocupado, por ejemplo con actividades que ayuden tanto a la mente como al cuerpo. Así se alivia la sensación de estrés, ansiedad o depresión.

Algunas de ellas son hacer crucigramas, resolver sudokus o recordar los nombres de los personajes de una película.

– Participar en actividades físicas. Algunos estudios han asociado el ejercicio (por ejemplo, caminar) con un mejor funcionamiento del cerebro.

– El 80% de la memoria es almacenada de forma visual. Por ello, para recordar donde hemos dejado lago olvidado, debemos tratar de “vernos” mentalmente para saber lo que estábamos haciendo.

– Comer verduras y frutas frescas, pasta, legumbres y alimentos que contengan magnesio, yodo y fósforo.

 

¿SE PUEDE MEJORAR LA MEMORIA EN LAS PERSONAS MAYORES?

En muchas ocasiones, si se les da a las personas mayores el suficiente tiempo, pueden desempeñarse igual de bien que las personas jóvenes. De hecho, a medida que van envejeciendo, los adultos saludables usualmente mejoran en áreas de capacidad mental tales como el vocabulario.

En la vejez se puede mejorar la memoria, se pueden usar una gran variedad de técnicas que pueden ayudarles a permanecer saludables, mantener sus capacidades mentales y de esta forma mejorar su calidad de vida.

Hábitos saludables para cuidar tu corazón

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Seguir una dieta equilibrada, hacer ejercicio físico… es mucho lo que podemos hacer para mantener nuestro corazón sano. A continuación os recomendamos algunos hábitos saludables que podéis seguir para mantener una buena salud cardiovascular.

Hacer ejercicio

Mantener un ritmo de vida activo está directamente relacionado con un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Esto se debe a que la actividad física ejerce beneficios directos sobre el sistema cardiorrespiatorio, disminuyendo considerablemente desórdenes como el sobrepeso, la hipertensión y el colesterol alto. Además, una práctica regular del mismo minimiza las posibilidades de padecer angina de pecho, infarto de miocardio, y accidentes cerebrovasculares.

Para eludir el sedentarismo podemos caminar entre media hora y una hora diaria, o si lo preferimos, practicar otro tipo de actividades como el baile, el ciclismo o la natación.

Comer sano y equilibrado

De esta forma mantendremos a raya el colesterol alto, la presión arterial y el sobrepeso.

Decantarnos por los alimentos cocinados al vapor, o a la plancha, incluir en nuestra dieta un alto porcentaje de frutas y vegetales, y evitar las frituras y salsas, nos ayudará a conservar nuestra salud cardiaca.

Una dieta rica en omega 3 es una de las formas más efectivas de proteger la salud de nuestro corazón, ya que facilita la limpieza de las arterias y promueve el aumento de colesterol bueno.

Podemos encontrar omega 3 en grupos de alimentos como: los pescados, las semillas, los frutos secos y el aceite de oliva.

Además, evitar el uso excesivo de sal en las comidas, es una práctica que también debemos incluir en nuestros hábitos alimenticios, ya que incrementa la tensión, impactando de forma negativa en la circulación, las arterias y el corazón.

Limitar el consumo de café y alcohol

Aunque el consumo moderado de alcohol reduce el riesgo de problemas cardiovasculares, una ingesta excesiva puede producir el efecto contrario.
Así mismo, más de 2 o 3 tazas de café diarias no son recomendables.

Huir del tabaco

Tanto su consumo como respirar el humo del mismo eleva la frecuencia cardíaca y aumenta la presión arterial, aumentando así el riesgo de padecer hipertensión.

Practicar técnicas de relajación

Nuestro corazón puede verse afectado por la ansiedad y el estrés, incrementando las posibilidades de sufrir un ataque cardíaco. Manejar el estrés es, por tanto, un requisito imprescindible para mantener nuestro corazón en plena forma.

Pasear o practicar yoga son formas de relajarnos que nos ayudarán a evitar posibles episodios cardíacos.

Además de practicar todos los hábitos mencionados, no olvides realizarte chequeos médicos para verificar el estado de tu salud cardiovascular.

Recuerda: siguiendo estos consejos mejorarás considerablemente tu calidad de vida.