Mensajes a residentes
Category

Noticias

ORPEA consigue reducir la polimedicación de sus residentes entre un 25 y un 30 %

By | Noticias | No hay comentarios

En España, cerca del 50 % de las personas de más de 65 años está polimedicada, es decir, toma más de seis medicamentos de forma continuada. Esta situación se agrava con la edad, como consecuencia de los cambios fisiológicos del envejecimiento, aparición de nuevas enfermedades, alteraciones funcionales y aspectos sociales, lo que supone un problema de salud pública, porque “los efectos de la polimedicación casi siempre son graves”, explicó la directora Sanitaria de ORPEA, Victoria Pérez, en el IX curso de la Cátedra ORPEA en Paciente Anciano, que tuvo lugar en el Hospital Universitario HM Sanchinarro de Madrid.

 

Además, tiene algunos efectos secundarios como el aumento de las hospitalizaciones, caídas, hemorragia digestiva, mareos, somnolencia o alteraciones cognitivas, especificó la doctora Pérez.

 

Durante la sesión, la directora Sanitaria de ORPEA manifestó que “el 40 % de los mayores que llegan a nuestros centros toman una media de ocho o nueve fármacos, pero trabajamos para conseguir un correcto manejo farmacológico, de tal manera que podamos  reducir entre el 25 o 30 % la polimedicación”.

 

A través de la Valoración Geriátrica Integral (VGI) que se realiza al mayor que llega por primera vez a una residencia ORPEA, el médico podrá constatar si toda la medicación que tiene prescrita la persona está justificada.

 

También son importantes las revisiones periódicas de los fármacos que se ingieren, incluyendo plantas medicinales, medicamentos sin receta y suplementos dietéticos, para ajustar la dosis o valorar posibles errores, interacciones medicamentosas y el efecto dominó.

 

Además, se deben retirar aquellos fármacos innecesarios y considerar la posibilidad de sustituirlos por Terapias No Farmacológicas (TNF), como por ejemplo medidas higiénico dietéticas.

 

“En ORPEA llevamos desde 2013 trabajando con un procedimiento para el control y uso racional de las sujeciones químicas, y hemos conseguido alcanzar nuestro objetivo”, indicó la doctora Pérez. Para ello, los equipos profesionales multidisciplinares de los centros crean un entorno adecuado donde se potencian las TNF en las diferentes Unidades de Vida, personalizando dichas terapias a la historia de vida de los residentes.

 

Racionalización y disminución de medicamentos

Por otra parte, en esta Cátedra ORPEA, la psicóloga y coordinadora del Grado de Psicología de la Facultad de Medicina San Pablo CEU, Gema Pérez, habló sobre el manejo de las conductas disruptivas en las personas mayores con demencia y la tendencia a medicar para mitigar los efectos de estos trastornos, entre los que se encuentras alucinaciones, depresión, ansiedad, euforia, deambulación o agresividad. Esta especialista reconoció que se crean situaciones muy difíciles de abordar y que generan mucha angustia y estrés. No obstante, advirtió de que la terapia farmacológica debe ser una herramienta más, pero que nunca debe tratarse de la primera y única opción porque puede tener muchos efectos secundarios y agravar los trastornos de conducta. Y recordó la importancia de respetar y mantener la dignidad de las personas. “No acercarse a ellas pensando sólo en sus aspectos biológicos, sino teniendo en cuenta también su biografía, porque así podremos obtener información relevante que nos permita abordar con éxito estas situaciones”. Gema Perez recomendó la escucha activa, empatía, evitación de enfrentamientos, facilitar la autonomía, minimizar el estrés y adaptarse a las circunstancias.

 

En relación a la racionalización de la medicación en el anciano, la doctora Nuria El Kadaoui, del Servicio de Geriatría del Hospital General de Villalba, explicó que tiene muchos beneficios para los pacientes: “Mejora su salud, su capacidad de autonomía y su calidad de vida. Además, previene frente a efectos adversos que pueden ser muy perjudiciales”.  Asimismo, concretó que, para la racionalización de la medicación, “existen indicadores consensuados por expertos que pueden guiar en la conveniencia de utilizar determinados fármacos, teniendo en cuenta sus efectos secundarios e interacciones entre ellos”.

 

Entre las herramientas principales para disminuir las sujeciones químicas, Javier Olazarán, de la Unidad de Investigación y tratamiento de la Memoria del Hospital Universitario HN de Madrid, destacó la formación de los profesionales de la residencia, y sobre todo de los líderes del centro: médicos, enfermeros, psicólogos, directores, etc. para que “transmitan a todo el personal la cultura de cuidados centrados en la persona y libres de sujeciones”. También refirió que “los criterios CHROME ofrecen una metodología auditable, basada en la identificación de síndromes neuropsiquiátricos y en una aplicación y revisión sistemática del tratamiento farmacológico, que ha demostrado ser capaz de eliminar las sujeciones químicas en las personas con demencia institucionalizadas”.

ORPEA celebra la Cátedra ORPEA «Abordaje multifactorial de los principales problemas en el anciano” en Málaga

By | Noticias | No hay comentarios

El Colegio Oficial de Médicos de Málaga acoge el próximo 9 de abril, a partir de las 16:15 horas, la Cátedra ORPEA Abordaje multifactorial de los principales problemas en el anciano”, que en esta ocasión tratará el abordaje multifactorial de los principales problemas en la persona mayor.

La directora Sanitaria de ORPEA, Victoria Pérez; el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), José Antonio López Trigo, y el jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario HM Montepríncipe, José Barberán, serán los encargados de inaugurar esta jornada formativa, que forma parte del programa de formación que ORPEA pone a disposición de su equipo médico y sanitario con el fin de que compartan conocimientos y experiencias para mejorar la calidad de la atención de los residentes.

Entre los temas que se abordarán durante el encuentro, se encuentran los riesgos y beneficios de la anticuagulación en el anciano frágil y el abordaje diagnóstico y terapéutico de la demencia frontotemporal.

Descarga el programa de la Cátedra ORPEA Abordaje multifactorial de los principales problemas en el anciano  aquí

 

 

 

ORPEA desarrolla planes de cuidado especiales para mejorar la calidad del sueño de las personas mayores

By | Noticias | No hay comentarios

Conscientes de los beneficios que aporta dormir bien, los equipos multidisciplinares de ORPEA desarrollan planes de cuidado especiales para mejorar la calidad de sueño de las personas mayores, sobre todo si detectan que padecen algún trastorno del sueño.

El sueño, si es de calidad, se convierte en un factor clave para mejorar la salud física, cognitiva y emocional, ya que  favorece el equilibrio fisiológico y del sistema nervioso central, lo que repercute de forma favorable en los procesos cognitivos y la función motora (deambulación y equilibrio). Además permite disminuir la fatiga diaria y el malestar general, e incluso el riesgo de caídas en las personas mayores, y mejora el estado de ánimo, reduciendo la irritabilidad y la ansiedad.                                                 

Los trastornos del sueño son más frecuentes en las personas mayores. Según la Sociedad Española de Neurología, entre un 20 y un 48 % de la población adulta sufre dificultad para iniciar o mantener el sueño. De hecho, como afirma la coordinadora médico de Grupo ORPEA, Silvia Lores, “el envejecimiento conlleva alteraciones en la bioquímica cerebral relacionadas directamente con la función del sueño, lo que se traduce en una mayor dificultad para quedarse dormido, un incremento de los despertares nocturnos y una mayor alternancia sueño-vigilia; y, como consecuencia, disminuye la eficiencia del descanso”.

El insomnio es el principal trastorno del sueño en las personas mayores y se caracteriza por la dificultad para iniciar o mantener el sueño. Su origen puede ser multifactorial porque, a los cambios fisiológicos propios del envejecimiento, pueden unirse enfermedades, hábitos de sueño incorrectos, tratamientos farmacológicos y factores psicosociales y emocionales.

Para prevenirlo, en ORPEA, se mantienen medidas higiénico-dietéticas y hábitos de sueño adecuados. No obstante, siempre descartan que exista causa médica. Y, si la hay, proceden al abordaje correspondiente.

Hábitos que favorece un sueño reparador
En los centros ORPEA, ponen en práctica ciertos hábitos que ayudan a conseguir una correcta higiene del sueño. Entre ellos, Silvia Lores destaca los siguientes:

  • Mantener una regularidad en el horario de acostarse y levantarse.
  • Prestar especial atención al entorno, favoreciendo un ambiente tranquilo con niveles reducidos de luz y ruidos.
  • Establecer una temperatura adecuada de las estancias para lograr el estado de calma previo que facilite la inducción del sueño.
  • Evitar alimentos o bebidas estimulantes en horas vespertinas.
  • Realizar ejercicio físico durante las primeras horas del día preferentemente. Se ha visto que el ejercicio antes de acostarse puede tener un efecto excitar y tener un efecto contrario al buscado.
  • Evitar que se vean programas que pueden generar excitación o miedo, así como pantallas de ordenador, tablet o móviles.
  • Las siestas serán de menos de 30 minutos. De este modo el mayor podrá descansar parcialmente, pero sin que se altere su ciclo circadiano.

Abordaje de los trastornos del sueño
Cuando los hábitos higiénicos del sueño no son suficientes, “el médico realizará una valoración exhaustiva para descartar factores de riesgo sobre los que poder incidir positivamente. Se tratará cada caso de modo individualizado, teniendo en cuenta el estado funcional y cognitivo”, indica la coordinadora médico de ORPEA.

En la mayor parte de los casos, se implicará a los mayores en las actividades terapéuticas, ofreciéndoles recomendaciones y estrategias.

En el caso de los mayores con deterioro cognitivo, se procederá a una supervisión de su descanso nocturno para evidenciar los problemas que caracterizan el cuadro y se descartarán complicaciones médicas, incomodidades o miedos.

 

 

El 82 % de las residencias ORPEA están dirigidas por mujeres

By | Noticias | No hay comentarios

Afirmar que el sector de atención a las personas mayores y en situación de dependencia está fuertemente feminizado no es ninguna novedad. Pero sí lo es que las mujeres ocupen puestos directivos. El 82 % de las residencias del Grupo ORPEA en España están dirigidas por mujeres. Además, existe paridad en el equipo directivo de la central, donde el 57 % son mujeres.

Los recursos humanos son el principal activo de los operadores del sector sociosanitario. De ahí la importancia de entender la igualdad como un factor estratégico y de competitividad, cuyo objetivo debe ser contratar al mejor profesional para desempeñar cada una de las labores profesionales, independientemente de si es hombre o mujer.

En este sentido, el director de Recursos Humanos, Alberto Crespo, subraya que todos y cada uno de los profesionales que trabajan en el Grupo ORPEA “han llegado a su puesto por méritos propios. Contamos con un gran equipo y por ello la promoción interna es nuestra primera y principal fuente de cobertura de vacantes. No elegimos en función del género, sino al mejor”. De esta manera, Crespo señala que, gracias al talento y valía de cada persona, “la plantilla de Grupo ORPEA está formada por un equipo mixto altamente cualificado. Además de no existir discriminación, también priorizamos los valores humanos de los profesionales”.

ORPEA rompe la brecha salarial
La desigualdad entre mujeres y hombres que existe en el actual mercado laboral se manifiesta también en las diferencias salariales entre ambos sexos. Sin embargo, Grupo ORPEA rompe con la brecha salarial, ya que hombres y mujeres cobran lo mismo en sus respectivas categorías profesionales.

Qué valora ORPEA de sus empleados
Como empresa que se dedica al cuidado de las personas mayores y/o con dependencia, la cultura empresarial de ORPEA se caracteriza por valores como la ética y el respeto a cada residente, su dignidad y sus deseos. En este sentido, exigen a sus empleados ciertas capacidades, habilidades y actitudes. Entre ellas, se encuentran las siguientes:

  • Formación técnica en su especialidad. La calidad en la atención es uno de los pilares sobre el que se asientan los valores del grupo residencial. Y, para ello, es de vital importancia la formación de su personal. De hecho, para complementar la formación oficial, ORPEA apuesta por una promoción constante de formación interna, a través de sus “Cátedras ORPEA del Paciente Anciano”.
  • Capacidad de trabajo en equipo. El alma de los centros ORPEA son sus equipos profesionales multidisciplinares, que trabajan coordinados para ofrecer una atención integral y personalizada al usuario. Pero, para ello, tiene que existir una coordinación constante, que requiere que los profesionales sepan trabajar de manera eficaz con otros compañeros.
  • Empatía. La empatía es clave para muchas de las competencias de los empleados de ORPEA, tanto de cara al cuidado de los mayores como de los compañeros. Esto da lugar a un ambiente cálido que mejora el bienestar de las residentes.
  • Compromiso y dedicación. Ambos valores denotan cierto grado de vocación, lo que favorece la motivación de los trabajadores, lo que puede traducirse en una mayor competencia en el desarrollo de sus funciones.
  • Respeto y humanidad en el trato. Son fundamentales para una atención de calidad y con calidez. Son las pilares insustituibles para el cuidado a las personas mayores.

 

Solicitar información
close slider
SOLICITAR INFORMACIÓN DE RESIDENCIA