Category

Un día en ORPEA

recomendaciones para las personas mayores frente a la ola de calor

Recomendaciones para las personas mayores frente a la ola de calor

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Con la llegada del verano, las altas temperaturas y olas de calor hacen acto de presencia, provocando un incremento de las temperaturas que incluso pueden superar los 40º C. Ante este fenómeno meteorológico es importante que las personas mayores (y los niños), que son los más afectados por el calor, tengan en cuenta ciertas recomendaciones para evitar golpes de calor.

Las personas mayores tienen más riesgo de sufrir un golpe de calor al tener una menor sensación de calor y de sed, lo que puede derivar en una deshidratación y fallos en el funcionamiento del organismo (riñón, corazón, cerebro…). Por tanto, para prevenir todas estas complicaciones originadas por el exceso de calor, los expertos de ORPEA realizan las siguientes sugerencias:

  • Beber agua y otros líquidos con frecuencia, aunque no se tenga sed y ni se realice actividad física. El consumo recomendable de líquidos (agua, zumos, infusiones, leche, etc.) es de dos a tres litros al día.
  • Evitar el consumo excesivo de bebidas con alcohol, cafeína o con grandes cantidades de azúcar, ya que favorecen la pérdida de líquido corporal.
  • Evitar la exposición al sol o realizar cualquier actividad física al aire libre en las horas centrales del día (de 12:00 a 17:00 horas).
  • Mantener el hogar y las habitaciones convenientemente ventiladas y climatizadas.
  • Realizar comidas ligeras que ayuden a la hidratación como ensaladas, frutas o verduras y eviten digestiones pesadas. Es aconsejable comer cinco o seis veces al día, pero poca cantidad.
  • Usar ropa ligera, holgada y transpirable y accesorios que protejan del sol como gafas o gorro.
  • No dejar a ninguna persona dentro de un vehículo estacionado y con las ventanas cerradas.

 

Cómo actuar ante un golpe de calor
Los síntomas principales que pueden alertar de un golpe de calor son, entre otros, la subida de la temperatura corporal, enrojecimiento de la piel sin motivo, subida de la frecuencia cardíaca, sensación de mareo, dolor de cabeza, nauseas y debilidad.

Se trata de signos muy frecuentes también en otros procesos patológicos, por lo que no siempre se reconoce con facilidad. Aunque los expertos aconsejan que, coincidiendo con los periodos de temperaturas elevadas, siempre se piense en la posibilidad de que se trate de un golpe de calor.

Ante un posible golpe de calor, es imprescindible visitar al médico. Y mientras se espera a los profesionales sanitarios hay que intentar bajar la fiebre con paños de agua fresca aplicados en la frente, nuca o en los pulsos. Además, se debe colocar a la persona tumbada con las piernas levantadas y darle de beber líquidos, por ejemplo una bebida isotónica.

Beneficios del yoga para las personas mayores

Beneficios del yoga en las personas mayores

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

El yoga es una disciplina que armoniza el cuerpo, la mente y el alma, a través de posturas (o asanas), una correcta respiración y la meditación. Su práctica está recomendada para personas de todas las edades. Tan solo hay que adaptar las posturas a la fuerza y movilidad de las personas mayores. Poco a poco y sin forzar, el cuerpo se irá moldeando a nuevos movimientos y posturas. Te explicamos cuáles son los principales beneficios del yoga en las personas mayores.

Practicar yoga de manera regular permite que el cuerpo se mantenga fuerte, flexible y en equilibrio. Todo ello, contribuye a que la persona mayor sea más autónoma e independiente en su día a día y tenga una mayor autoestima. En resumen, practicar yoga aporta más energía y favorece el desarrollo de una actitud más positiva ante la vida.

Con el tiempo y la práctica, los beneficios del yoga pueden resultar sorprendentes. Ahora bien, es importante hacer siempre los ejercicios bajo la supervisión de un profesional cualificado. En el caso de las personas mayores, hay que prestar especial atención si existen dolencias óseas o musculares.

En el Día Internacional de Yoga, que se celebra el 21 de junio, recordamos los múltiples beneficios del yoga para la salud física y emocional de las personas mayores.

 

Beneficios físicos del yoga

  • Aumenta la flexibilidad. A medida que cumplimos años, vamos perdiendo movilidad y flexibilidad. Mediante la práctica de sencillos ejercicios, los músculos van adoptando mayor capacidad para estirarse con más facilidad y las articulaciones aumentan su elasticidad. Todo ello, permite a las personas mayores disfrutar de una mayor agilidad en los movimientos y prevenir lesiones.
  • Mejora el equilibrio. La gran mayoría de las posturas del yoga trabajan el equilibrio, fundamental para las personas mayores que, habitualmente, tienen más riesgo de caerse y sufrir lesiones óseas, sobre todo si padece osteoporosis. Las personas que, por ejemplo, han sufrido un accidente cerebrovascular y practican yoga recuperan el equilibrio de manera significativa. También mejora la habilidad para levantarse de la silla o de la cama, caminar a mejor ritmo, etc.
  • Mantiene la masa muscular e incrementa la fuerza. En las posturas que se practican en yoga participan todos los músculos de cuerpo de manera armónica, lo que ayuda a mantener la masa muscular y la fuerza que, con la edad y la disminución de la actividad física, se van perdiendo.
  • Mejora la respiración. El yoga enseña cómo respirar de manera adecuada, lo que permite a las personas mayores superar crisis de ansiedad o cuadros de estrés. Asimismo, aprenden a relajarse y controlar diferentes situaciones.
  • Corrige malas posturas. Practicar yoga corrige malas posturas y movimientos inadecuados, lo que alivia la tensión o dolor muscular en todo el cuerpo, especialmente en la espalda.
  • Mejora la circulación. Gracias a las posturas y el movimiento ejercido durante una sesión de yoga, mejora la circulación y la oxigenación de las células del organismo.

 

Beneficios psicológicos y emocionales del yoga

  • Mejora la memoria y la agilidad mental. Practicar yoga exige un esfuerzo mental constante para interiorizar las distintas posturas y su desarrollo, lo que mejora la concentración y la memoria. De esta manera, ralentiza el deterioro cognitivo propio de las demencias.
  • Reduce el estrés y mejora el estado de ánimo. Superarse en cada sesión de yoga hace que las personas mayores, especialmente aquellas que sufren ansiedad o estrés, sientan que su autoestima se refuerza y vean la vida de una manera más positiva.
  • Mejora el sueño y reduce el insomnio. La respiración y la meditación favorecen a la relajación, lo que ayuda a dormir y mejora la calidad del sueño.
  • Potencia las relaciones sociales. El yoga es una disciplina que suele practicarse en grupo, donde participan personas con capacidades y gustos afines. De esta manera, facilita las relaciones sociales y evita situaciones de soledad.

 

La realidad virtual mejora la atención y el estado de ánimo de los mayores

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

La tecnología ha demostrado en numerosas ocasiones que puede convertirse en una aliada interesante para el bienestar de las personas mayores. Lo último es la realidad virtual. Esta tecnología se caracteriza por proporcionar ambientes tridimensionales en los que es posible interactuar con cualquier objeto en tiempo real y a través de múltiples canales sensoriales: visuales, auditivos, táctiles, olfativos, etc. En este sentido, la realidad virtual ofrece una serie de ventajas importantes en la intervención con las personas mayores.

Los software que se emplean permiten modelar cualquier entorno o situación, lo que favorece que emerjan emociones, sensaciones, pensamientos y reacciones en las personas, similares a las que experimentaría ante eventos reales semejantes. El usuario se percibe dentro de esa realidad y no ajeno a ella, “lo que da pie para trabajar con vivencias que puedan ser significativas para el individuo”, asegura Icíar Muñagorri, neuropsicóloga de ORPEA Villanueva de la Cañada (Comunidad de Madrid), centro que emplea esta terapia.

En su opinión, la realidad virtual ofrece un ambiente seguro donde explorar a un ritmo personalizado, dando la posibilidad a la persona mayor de experimentar el mundo de un modo alternativo. Además, es una tecnología flexible y, por tanto, adaptable a las necesidades de cada persona (situaciones, grado de dificultad, etc.). De este modo, el terapeuta podrá ofrecer contextos y situaciones que puede resultar de gran ayuda para el proceso terapéutico.

En ORPEA, este tipo de intervenciones se están realizando en personas que no presentan deterioro cognitivo o con deterioro cognitivo leve y que pueden tener bajo estado de ánimo y/o sintomatología ansiosa.

Gracias a las gafas de realidad virtual, vinculadas a un software, se reproducen vídeos y se recrea un entorno seguro en el que las personas mayores pueden mejorar sus habilidades motrices y otras destrezas. “Se trata de una nueva forma de mejorar capacidades como la atención, la autoestima y el estado anímico”, sostiene Icíar Muñagorri.

Para iniciar el procedimiento con la persona mayor, previamente se debe haber estudiado la historia de su vida para poder partir de sus preferencias e intereses y realizar una actividad terapéutica eficaz. Además, el usuario siempre se encuentra supervisado por personal asistencial. El profesional le irá preguntando al paciente qué ve, cómo se siente y otras cuestiones para poder evaluar los resultados de cada sensación.

Beneficios de la realidad virtual en las personas mayores
A las personas mayores que han participado en intervenciones con realidad virtual, lo que más les llama la atención es poder experimentar la increíble sensación de percibir como real algo que no lo es. Además, aseguran sentirse más felices, satisfechos y de mejor humor. Pero son muchos más los beneficios que esta tecnología aporta. Entre ellos se encuentran los siguientes:
– Optimiza la rehabilitación o mantenimiento de las capacidades físicas y cognitivas. Mejora la capacidad de atención, concentración, la memoria a corto plazo o el lenguaje.
– Modifica la conducta agitada, nerviosa, agresiva o de ansiedad a un estado más tranquilo.
– Ayuda al mayor a mejorar su autoestima y estado de ánimo.
– Se trata de una actividad y atención individualizada y personalizada.
– Apoya el tratamiento analgésico.
– Se incide positivamente en el estado de salud y percepción de la calidad de vida.

La neuropsicóloga de ORPEA Villanueva de la Cañada reconoce que tiene ventajas frente a las estimulación convencional: “Durante la proyección, la atención de los mayores está centrada y focalizada en el estímulo, en lo que ven y sienten, no hay elementos perturbadores que pueden distraerlos. Así que cuando termina, recuerdan de manera clara qué han estado viendo y cómo se han sentido. Este recuerdo continúa pasados unos minutos, a diferencia de la estimulación convencional, en la que el recuerdo desaparece en cuanto desaparece el estímulo”.

 

 

 

Contactar ▲
close slider
CONTACTA CON ORPEA