Category

Un día en ORPEA

terapia con animales

Beneficios de la terapia con animales para las personas mayores

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Los beneficios de la terapia con animales para las personas mayores es indiscutible.El vínculo afectivo que surge entre las personas y los animales es incondicional y muy beneficioso. De hecho, numerosos estudios aseguran que compartir tiempo con animales domésticos ayuda a disminuir la tensión arterial y la frecuencia cardíaca. Además, disfrutar de su compañía reduce el estrés y la ansiedad, lo que mejora el bienestar y calidad de vida. También combate la soledad de las personas mayores y previene el sedentarismo.

Los profesionales de ORPEA han comprobado que los lazos afectivos que se generan en las Terapias Asistidas con Animales (TAA) “nos  ofrecen una fuente inagotable de recursos terapéuticos para abordar diferentes patológicas. Y lo que es mejor aún,  nos ayudan a implicar al residente en la terapia propuesta de una forma sutil pero que, en muy poco tiempo, proporciona beneficios físicos, sociales, emocionales y cognitivos a nuestros residentes”, señala la terapeuta ocupacional de ORPEA Cartagena, Rocío Rodríguez Costa.

Las terapias con animales son intervenciones directas con objetivos definidos, en las que participan animales que reúnen unos criterios específicos. En este sentido, Rocío incide en la importancia de contar con una planificación previa y con un programa terapéutico estructurado, “así como con un seguimiento, registro y evaluación de los resultados. Y lo más importante, la participación controlada de un animal, que trabaja como  facilitador para conseguir nuestros objetivos”. Si bien perros y gatos son los animales más habituales en este tipo de terapias, también pueden intervenir pájaros, hurones, etc.

Las terapias con animales se han convertido, por tanto, en una alternativa más para trabajar con los residentes para mejorar su calidad de vida. “En  ORPEA promovemos y motivamos unas terapias saludables y beneficiosas. Tratamos que las sesiones sean divertidas y procuramos que surja una conexión especial entre los animales y nuestros usuarios”, subraya Rocío.

 

Respuesta de los residentes con demencias

La respuesta física y cognitiva a las terapias con animales resulta especialmente positiva en las personas con alzhéimer o demencia avanzada. “Muchos usuarios han demostrado un fuerte vínculo afectivo con los gatos y perros que nos visitan. Los residentes nos trasmiten los buenos recuerdos que han vivido en su juventud con un animal y ese vínculo es innato e, incluso, es habitual que los residentes con demencia recuerden cómo se llamaba su mascota”, reconoce la terapeuta.

Es más, la terapeuta asegura que esta relación de afinidad es tan fuerte que ha conseguido, en muy pocas sesiones, “generar un nivel de estimulación tan alto como para  observar resultados en poco tiempo. Estas conexiones generan sentimientos, recuerdos y cariño, que luego vemos reflejados en otras actividades con el resto de compañeros”.

 

Principales beneficios de las terapias con animales

Prácticamente la totalidad de los residentes pueden participar en una terapia asistida con animales,  ya que sus fines y beneficios terapéuticos son numerosos:

  • Aumenta la movilidad y mejora las capacidades funcionales. Por ejemplo, cuando un residente acaricia a un gato está trabajando la recuperación funcional de la mano.
  • Mejora las funciones cognitivas, mediante ejercicios que generan una conexión emocional con usuarios más afectados cognitivamente. Volver a tener contacto con perros y gatos les permite recordar y estimular la memoria.
  • Durante la terapia, los residentes expresan emociones: reciben y dan afecto, lo que permite potenciar las habilidades sociales y comunicativas del residente, así como su interacción con el entorno.
  • Pasear perros, darles de comer o cepillarles el pelo hace que las personas dependientes se conviertan en cuidadoras, lo que mejora su autoestima.
  • Reduce la sensación de soledad. Disminuyen los índices de estrés y los cuadros de depresión. Esto permite la reducción del uso de medicamentos.

“Como estas actividades resultan muy divertidas y entretenidas, son muy bien recibidas por los residentes. Esto nos permite crear un refuerzo positivo en el residente, que desea repetir la actividad y, de esta manera, logramos alcanzar los objetivos relacionados con la rehabilitación física y cognitiva. Evidentemente, cada actividad se adapta a las capacidades y el grado de dependencia del residente”, explica Rocío Rodríguez.

En ORPEA, la implementación de la terapia con animales ha sido muy satisfactoria. “Todo el personal observa los resultados de este tipo de dinámicas, a las que invitamos a las familias para participar”, concluye.

 

 

 

Orpea empleo Girona y Castellón

Contactar
close slider
CONTACTA CON ORPEA