Mensajes a residentes
Category

Un día en ORPEA

controlar glaucoma personas mayores

Controlar el glaucoma para evitar problemas de ceguera

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

La vista es uno de los sentidos más importantes para que las personas tengan autonomía. Sin embargo, con el envejecimiento pueden aparecer alteraciones que afecten a la visión y enfermedades más graves, como el glaucoma, que puede causar ceguera. Por lo tanto, para mantener una correcta salud visual en las personas mayores es crucial que se realicen revisiones periódicas y se apliquen tratamientos adecuados.

Según el Consejo General de Ópticos Optometristas, el 3,5 % de los mayores de 70 años padecen glaucoma, una patología crónica que se considera la segunda causa de ceguera en el mundo y la primera de ceguera irreversible.

Se trata de una enfermedad del nervio óptico producida por un aumento de la presión intraocular, que provoca una reducción de la visión y que puede derivar en ceguera si no se trata correctamente.

Tanto la pérdida de visión como la ceguera afectan de manera preponderante a la calidad de vida, autonomía y bienestar de las personas mayores, impidiéndoles realizar sus actividades diarias y moverse con seguridad y soltura.

 

¿Cómo controlar el glaucoma?

El glaucoma puede llegar a provocar ceguera en el 5 % de los casos, si no se detecta y se trata a tiempo. Pero, a pesar de su gravedad, la mitad de la población afectada desconoce que lo padece porque, en general, no causa síntomas en las fases iniciales.

Por tanto, para controlar el glaucoma, se debe diagnosticar de manera precoz. Las revisiones periódicas de la vista a las personas mayores es la herramienta más eficaz para determinar si de padece esta enfermedad. Es sencillo mediante una prueba para mirar el fondo del ojo y comprobar su presión intraocular. Y, en el caso de sospecha, se remite al oftalmólogo.

Los equipos multidisciplinares de las residencias ORPEA realizan reconocimientos y exploraciones de las personas mayores residentes en sus centros para verificar cualquier alteración o problema de salud, entre ellos los relacionados también con la vista.

Importancia de una correcta adherencia al tratamiento

Una vez que se diagnostica un glaucoma, los especialistas determinarán en qué estadio se encuentra para iniciar el tratamiento más adecuado.

En general, suelen ser soluciones de aplicación local que están enfocadas a reducir la presión. Por lo que se su aplicación de forma correcta y una adherencia al tratamiento son muy importantes para evitar que el nervio óptico siga dañándose si la presión aumentara con el tiempo.

En este sentido, la labor de las enfermeras y las auxiliares de los centros ORPEA es clave porque se ocupan de que las personas mayores se apliquen de manera adecuada la medicación y en el tiempo que corresponda.

Según los expertos, el glaucoma es una de las patologías de la visión más estudiadas actualmente y en la que más avances se producen, lo que mejora considerablemente la calidad de vida de los afectados.

terapia de reminiscencia, personas con demencia

La terapia de reminiscencia mejora el humor, la comunicación y la autoestima de personas con demencia

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

La terapia de reminiscencia es una técnica que se aplica en las personas con demencia para favorecer las relaciones sociales y la comunicación, reforzar la autoestima y la identidad y conseguir un mejor estado de humor.

Pérdida de memoria, alteraciones en el comportamiento y problemas de la comprensión son algunos de los síntomas más frecuentes en las personas con demencia. La falta de memoria es lo más significativo. Dependiendo de la fase en la que se encuentren, las personas pueden olvidar acontecimientos más recientes, conversaciones previas o a personas cercanas, lo que afecta a la cognición y a la manera de entender las cosas, y como consecuencia al estado de ánimo y al comportamiento.

Con el fin de estimular la memoria episódica o autobiográfica, que es aquella referida a los recuerdos personales, y la memoria semántica, que contiene los conocimientos sobre datos históricos relevantes y los conceptos y el lenguaje, las residencias ORPEA emplean terapia de reminiscencia en aquellas personas con cualquier tipo de demencia.

Otros objetivos de la aplicación de esta terapia es favorecer las relaciones sociales y la comunicación, permitir la reconstrucción del pasado y reforzar la autoestima y la identidad.

Qué es la reminiscencia

Como explican las terapeutas ocupacionales de ORPEA, la reminiscencia es una técnica que favorece la evocación de recuerdos y sucesos del pasado conectándolos con el presente, con la finalidad de conseguir fortalecer y consolidar la propia identidad de cada uno, frente a los cambios que supone el proceso de envejecimiento o enfermedades como la demencia.

Según estas especialistas, se trata de una técnica muy completa porque utiliza la estimulación, la comunicación, la socialización y el entrenamiento como herramientas y está indicada principalmente para los estadios leves o moderados de deterior cognitivo, aunque su uso se extiende, en ocasiones, a estadios avanzados.

El poder de los recuerdos

En los centros ORPEA, para desarrollar la terapia de reminiscencia, cuentan con salas o espacios especiales diseñados y decorados como si de una estancia de los años 50 se tratara. De este modo, se ayuda a los residentes a situarse en ese momento histórico, a recordar situaciones y experiencias a través de los elementos que ven en su entorno. Este recurso es de gran ayuda en las sesiones, consideran las terapeutas ocupacionales de ORPEA.

Y es que, como recuerdan, la aplicación de la terapia de reminiscencia consiste primero en mostrar materiales relevantes, vinculados con la propia experiencia pasada de la persona y de acontecimientos intergeneracionales propios de cada época.

Para ello, además, se recopilan fotos, música, olores, sabores, publicidad, etc., que son utilizados en diferentes actividades como la caja de recuerdos, libros de experiencias personales, dibujos e incluso a través de preguntas realizadas tras la narración de hechos culturales o históricos vinculados a las personas. Además, se produce la evocación de recuerdos preservados en el tiempo lo que propiciará comentarios y relatos personales.

En este sentido, es muy importante que los profesionales tengan en cuenta la historia de vida de las personas mayores, ya que “los recuerdos se encuentran inmersos en diferentes contextos sociales, por lo que están influidos por factores sociales, donde se incluyen la familia y otros significativos, además de factores culturales e institucionales”, aseguran.

En la terapia de reminiscencia, cuyas sesiones duran entre 30 y 40 minutos y pueden ser individuales o grupales, el terapeuta ocupacional actúa como oyente y la persona que sufre deterioro hace un recorrido vivencial de sus experiencias. De este modo, se estimula la reserva de la memoria remota para que se pueda preservar, así como el sentido de identidad y la comunicación. Todo ello tiene un impacto positivo en la cognición, el humor, en el comportamiento y en la calidad de vida de estas personas con demencia.

Solicitar información
close slider

    SOLICITAR INFORMACIÓN DE RESIDENCIA