Mensajes a residentes
Category

Noticias

Terapias no farmacológicas

La terapia no farmacológica, imprescindible para retrasar la evolución de la enfermedad y mantener la autonomía en pacientes con párkinson

By | Noticias | No hay comentarios

El párkinson es la enfermedad neurodegenerativa más frecuente, tras el alzhéimer. Se estima que, en España, más de 150.000 personas la padecen. Además, el factor de riesgo más importante es la edad. De tal manera que un 2% de las personas mayores de 65 años y un 4% de los mayores de 85 padecen párkinson en nuestro país.

Los síntomas más característicos de esta patología son motores (temblores, rigidez, lentitud de movimientos e inestabilidad postural…), aunque también pueden manifestarse trastornos cognitivos alteraciones sensitivas o del sueño, disfagia (dificultad para tragar) o estreñimiento. Por tanto, en estos pacientes, se requiere un abordaje terapéutico multidisciplinar y regular que permita una atención eficaz enfocada a retrasar la evolución de la enfermedad y mantener su autonomía y calidad de vida el mayor tiempo posible. En este sentido, las residencias ORPEA cuentan con equipos de profesionales multidisciplinares, especializados en geriatría, que atienden las necesidades sanitarias y sociales de los pacientes con párkinson.

“El tratamiento farmacológico es imprescindible, pero estas personas también requieren de una atención continuada con fisioterapia, terapia ocupacional, logopedia, psicólogo, en función de las afecciones que presente, y en nuestros centros contamos con estos profesionales, así como con terapias innovadoras y actividades eficaces enfocadas a su cuidado y bienestar”, explica Silvia Lores, coordinadora médico de Residencias ORPEA

Según esta doctora, el principal objetivo que se plantean en los residentes con párkinson es mantener su autonomía y retrasar la evolución de la enfermedad. Para ello, se emplean terapias no farmacológicas basadas en la actividad física, la estimulación cognitiva y la atención psicológica y emocional. “Es importante que se sientan `capaces de hacer’ para estar mejor con ellos mismos y mejorar su autoestima. Así se evita el círculo vicioso de la incapacidad. Para nosotros es muy importante trabajar todos los aspectos, tanto físicos como psicológicos, porque vemos que tienen resultados muy beneficiosos. Y en los centros contamos con una variedad importante de terapias que pueden elegir y que se adaptan a sus necesidades y preferencias”, constata la doctora Lores.

Precisamente, estas preferencias de los residentes favorecen su participación y adherencia a los talleres y terapias, por lo que es crucial que los profesionales de los centros conozcan bien la historia de vida de los mayores.

En el caso de Genaro García, residente de ORPEA Madrid Carabanchel y paciente de párkinson, los talleres de gerontogimnasia, de música y baile son sus mejores terapias

En primera persona

Genaro tiene 79 años y le diagnosticaron enfermedad de Parkinson hace más de diez años, pero sospecha que la patología apareció algunos antes. Su principal afectación es motora, aunque se queja de que algunas noches no descansa bien. Se mudó a ORPEA hace más de tres años. Decidió que “ya no era buena idea vivir solo en casa. Necesitaba ayuda de manera más constante y pensé que en un centro con servicios especializados estaría más cómodo”, explica.

Según Blanca Díaz, terapeuta ocupacional de ORPEA Madrid Carabanchel, Genaro es una persona muy constante. “Se toma muy en serio su asistencia a gerontogimnasia y a otro taller de prevención de caídas al que se ha apuntado. Y esto es muy importante para conseguir buenos resultados y mantener su autonomía”.

Genaro es consciente de estos beneficios, por eso procura no perderse la cita. “Hay que tener mucha voluntad e insistir. Quiero ser lo más independiente posible y hacer las cosas sin ayuda. Por eso, me esfuerzo y voy al gimnasio. Además, me ayuda a estar más animado. Los días que me levanto peor y asisto a gimnasia, salgo de la sesión y me encuentro mejor”.

En las sesiones de gerontogimnasia, a las que acude los lunes, miércoles y viernes, Genaro trabaja para mejorar muchos de los síntomas que le afectan en su día a día. A través de estiramientos y movilizaciones dirigidas, consigue mejorar su rigidez, temblores, coordinación y equilibrio y reducir el dolor.

Genaro también da mucha importancia a conocer la enfermedad. “Leo y me mantengo informado sobre la enfermedad. Eso me ayuda a conocer y reconocer su sintomatología y a saber gestionarla, además, influye positivamente en mi estado de ánimo”.

Desde su propia experiencia, Genaro recomienda a otros pacientes con párkinson “que estén tranquilos, que se tomen su medicación, que aprendan a convivir con la enfermedad y se esfuercen por mantenerse bien”. Y, sobre todo, “aprovechad los momentos en los que os encontráis bien para hacer todo aquello que os gusta hacer”.

 

 

cuidar la salud psicológica de las personas mayores

ORPEA advierte de la importancia de cuidar la salud psicológica de las personas mayores

By | Noticias | No hay comentarios

El impacto de la crisis del COVID-19 en la salud mental de las personas mayores es indiscutible. El aislamiento inicial, las limitaciones en las visitas de familiares o las propias salidas del centro y la imposibilidad de continuar con unos hábitos saludables enfocados al envejecimiento activo han puesto en jaque su equilibrio psicológico y emocional.

Por eso, con motivo del Día Mundial de la Salud, que se celebra hoy, 7 de abril, ORPEA advierte de la importancia de cuidar la salud mental y psicológica de las personas mayores.

En los centros ORPEA esta es una máxima. Así lo explica la directora Sanitaria de ORPEA, Victoria Pérez: “En las residencias ORPEA, la atención a los mayores es holística, por lo que el aspecto mental y emocional juegan un papel tan importante como el físico. Solo así conseguimos un cuidado integral de su salud y un mayor bienestar”.

No obstante, en el contexto actual, es preciso prestar mayor atención a la salud psicológica de los mayores porque, como los expertos reconocen, durante este tiempo de pandemia, han aumentado los casos de insomnio, angustia y ansiedad en las personas mayores. Por ello, los profesionales de ORPEA están muy atentos a posibles síntomas que puedan surgir, para evitar la aparición de depresión y prevenir complicaciones cognitivas y funcionales en los residentes. “Además, hemos reforzado la atención psicológica y mental para dar una atención precoz y adecuada a aquellas personas que pudieran necesitar apoyo”, indica la doctora Pérez.

Pero en el día a día, lo más importante es trabajar las emociones positivas a través del ejercicio físico, las actividades lúdicas y terapias, e incluso la alimentación.

Medidas para reforzar la salud psicológica de los mayores

La salud psicológica influye en la calidad de vida de las personas mayores. Y así lo está mostrando esta pandemia. Por eso, para contrarrestar el desánimo, en los centros ORPEA se fomentan actividades y terapias que refuerzan el bienestar mental y emocional de los residentes.

  • Ejercicio físico. Practicar ejercicio físico de manera regular aporta beneficios físicos y psíquicos porque favorece la liberación de endorfinas, también conocidas como hormonas de la felicidad. Estas sustancias químicas que genera el cerebro cuando realizamos actividad física de manera constante ayudan a regular los niveles de estrés y de ansiedad. Por tanto, incluir actividades físicas en las rutinas de las personas mejora su humor. En ORPEA apuestan por la gerontogimnasia, que son programas de ejercicios dirigidos y adaptados a las necesidades de los residentes, en la que se trabaja la fuerza, la propiocepción, la estabilidad, el equilibrio, etc.
  • Fisioterapia y terapia ocupación. Estas terapias promueven el trabajo físico y cognitivo y mejoran la autonomía de las personas mayores en las actividades de la vida diaria (subir las escaleras, abrocharse la camisa, peinarse, asearse sin ayuda…). Los movimientos y ejercicio dirigidos potencian las habilidades y destrezas, lo que redunda en una mejoría física, pero también en la autoestima. Se sienten menos dependientes y mejor con ellos mismos.
  • Actividades recreativas y lúdicas. Estas actividades tienen como objetivo disfrutar y entretenerse, pero también son otra forma de terapia, porque potencian la socialización e integración al grupo, lo que previene el aislamiento y la sensación de soledad no deseada.
  • Dieta sana y equilibrada. La alimentación también es un factor muy importante para la regulación del estado de ánimo, ya que la calidad nutritiva de los alimentos contribuye de manera positiva a la salud mental. Vitaminas como la B, C y E, ácidos grasos como los Omega 3, o minerales como el zinc o el hierro, son esenciales para la salud. Por ello, en ORPEA los menús son diseñados por médicos y nutricionistas, que conocen los requerimientos nutricionales de los residentes, y son elaborados y adaptados por expertos cocineros.
  • Visitas de los familiares y, en su defecto, videollamadas o videoconferencias. Los vínculos afectivos con los familiares son fundamentales para el bienestar emocional y psicológico de las personas mayores. Y si no es posible que las visitas se realicen de manera presencial, hay que poner a disposición de los mayores otras opciones tecnológicas que le permiten ver y comunicarse con sus seres queridos.

Todas estas actividades y alternativas terapéuticas favorecen la salud mental y psicológica de las personas mayores que viven en las residencias ORPEA, “pero el apoyo psicológico profesional siempre debe estar presente para trabajar la prevención”,  indica la directora Sanitaria de ORPEA.

Solicitar información
close slider

    SOLICITAR INFORMACIÓN DE RESIDENCIA