Mensajes a residentes
Category

Un día en ORPEA

Comida texturizada solución a los problemas de alimentación

Comida texturizada, solución para los problemas de alimentación en personas mayores

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Una correcta alimentación es clave para la salud y calidad de vida, pero en ocasiones, en las personas mayores, pueden producirse alteraciones en la alimentación (problemas de masticación y deglución, inapetencia, desgana), que comprometen su nutrición y su estado de salud y, por tanto, será preciso hacer una revisión y adaptación de la dieta para evitar riesgos y complicaciones.

En las residencias ORPEA, conscientes de la importancia de la alimentación para el bienestar físico, psíquico y emocional de las personas mayores, la calidad de la restauración es una de nuestras prioridades. En los  centros ORPEA tenemos cocina propia donde cocineros expertos elaboran platos adaptados a las necesidades de los residentes. Asimismo, los menús que ofrecemos están diseñados por dietistas y nutricionistas, y están supervisados por la dirección médica del Grupo y el equipo médico del centro.

Y, para aquellas personas mayores con problemas de masticación o deglución, hemos  innovado desarrollando la comida texturizada, “una técnica que logra una nutrición e hidratación adecuada y que, además, favorece que recuperen el placer por comer”, asegura la directora Sanitaria de ORPEA, Victoria Pérez.

Cambio de concepto en la alimentación

El objetivo de ORPEA es que todas las personas mayores que viven en nuestros centros disfruten del momento de la comida, con sus aromas, olores, sabores y texturas. Y, en este sentido, la comida texturizada es una alternativa muy interesante para que los residentes con problemas para masticar o tragar, degusten y tengan experiencias placenteras al igual que el resto de comensales.

Hasta hace pocos años, las opciones para estas personas se reducían a purés. Sin embargo, ORPEA avanzó en este concepto de modificación de texturas que permite controlar el aporte proteico, creando platos más atractivos en su presentación y manteniendo las cualidades organolépticas (sabor, textura, olor, color o temperatura) de los platos originales.

En ORPEA, las personas mayores con problemas de disfagia toman los mismos alimentos que el resto de los residentes, incluidas legumbres, carne, pescado y huevo, pero con la textura modificada, lo que resulta más placentero. Y, para los cocineros y pinches, supone un reto interesante, “con nuestra comida texturizada se acaba con la monotonía de dar a un residente con estos problemas una crema o el triturado diario, de un mismo sabor, de un parecido olor o de una textura similar durante todos los días del año”, explica la doctora Pérez.

Beneficios de la comida texturizada

Algunos de los principales beneficios de la comida texturizada de ORPEA son que las personas mayores con problemas de alimentación recuperan el gusto por la comida, lo que previene problemas de desnutrición y otras complicaciones derivadas. Además, mejorar el estado de ánimo y favorece la socialización del residente en la mesa, ya que todos están comiendo lo mismo.

 

 

Profesionales que atienden a las personas con alzhéimer

Profesionales que atienden a las personas con alzhéimer en las residencias

By | Un día en ORPEA | No hay comentarios

Las personas con alzhéimer necesitan una atención profesional especializada. En las residencias de mayores, esta función la cumplen equipos multidisciplinares formados por médicos, enfermeros, trabajadores sociales, psicólogos, terapeutas ocupaciones, fisioterapeutas, etc. que trabajan de manera coordinada para conseguir que la persona tenga mayor bienestar y una mejor calidad de vida.

En las residencias ORPEA, estos profesionales que atienden a las personas con alzhéimer son expertos en geriatría y en enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer. Su principal objetivo es ofrecer una atención integral y adaptada a las necesidades físicas, mentales y emocionales de cada persona y también a sus gustos. Por lo tanto, “es necesaria una evaluación especializada por cada profesional interviniente. De este modo, los resultados serán efectivos y se cumplirá con las expectativas razonables según cada caso”, asegura la directora Sanitaria de ORPEA, Victoria Pérez.

Funciones de cada especialista

Cada profesional que atiende a las personas con alzhéimer en las residencias cumple una función, tanto en la valoración como en el abordaje terapéutico.

  • La valoración del psicólogo dará datos relacionados con el grado de compromiso cognitivo y aspectos relacionados con el estado de ánimo, así como la necesidad de soporte psicoterapéutico especialmente en los grados iniciales de la enfermedad, donde hay un sufrimiento asociado al diagnóstico clínico. “La detección de cuadros depresivos, y su adecuado tratamiento, mejorarán el rendimiento cognitivo y la sensación de bienestar”, explica la doctora Pérez.
  • Desde el departamento de fisioterapia se analizará la movilidad para proponer programas de estimulación y/o rehabilitación. “La inclusión en talleres de prevención de caídas permitirá reducir el riesgo potencial de sufrirlas reduciendo el riesgo de consecuencias asociadas a las mismas”, advierte la directora Sanitaria de ORPEA.
  • Los terapeutas ocupacionales valorarán la funcionalidad y el grado de dependencia para la realización de las actividades básicas de la vida diaria. Sus intervenciones buscan promover la autonomía y/o el mantenimiento de las capacidades residuales según corresponda.
  • El trabajador social asesorará al mayor y a su familia en las ayudas y prestaciones a las que puede optar así como en los aspectos documentales a tales efectos.
  • La presencia de un servicio médico y de enfermería es crucial para atender los aspectos clínicos para el abordaje, tratamiento y seguimiento de patologías concomitantes como la hipertensión arterial, la diabetes, las arritmias, dislipemias y fallos de órgano cuyo control evita complicaciones que agravarían al propio proceso neurodegenerativo.

Estos especialistas también tiene un desafío: evitar la polifarmacia y revisar el tratamiento farmacológico, para minimizar el riesgo de interacciones medicamentosas que podrían favorecer caídas accidentales, con las consecuencias que ello podría acarrear.

 Trabajo coordinado en las UPAD

Las residencias ORPEA cuentan con distintas unidades de vida, con el fin de atender de manera más personalizada los distintos grados de dependencia de los residentes. Entre ellas están Unidades Protegidas de Alzhéimer y otras Demencias o UPAD, que ofrecen una atención personalizada a aquellos residentes con deterioro cognitivo o algún tipo de demencia.

En estas unidades especializadas, los profesionales expertos en la atención de a las personas con alzhéimer en las residencias, brindan terapia cognitiva, física o social, entre otras. “Estas terapias ayudarán a la persona a ralentizar la evolución del deterioro y a mantener cierto grado de autonomía durante el mayor tiempo posible”, sostiene la doctora Pérez.

 

 

Solicitar información
close slider

    SOLICITAR INFORMACIÓN DE RESIDENCIA