Category

Noticias

ORPEA Ibérica informa de los avances en el desconfinamiento y las medidas de seguridad en los centros

By | Noticias | No hay comentarios

Tal y como hemos ido informando regularmente, y como ya les avanzábamos el pasado 24 de abril, en ORPEA Ibérica hemos ido adaptando durante toda la crisis los protocolos y las medidas de prevención, cuidado y protección de nuestros residentes y trabajadores a la situación epidemiológica de cada centro.

En este momento estamos realizando un proceso gradual de desconfinamiento en todos los centros que permita, de forma prudente, volver a la normalidad, siempre de acuerdo a la normativa y directrices establecidas por las autoridades correspondientes. Para ello, se viene llevando a cabo desde hace varias semanas una estrategia de realización masiva de test serológicos cuantitativos a los residentes y los trabajadores.

Test serológicos

Desde hace varias semanas se ha iniciado una estrategia intensiva de realización de test serológicos cuantitativos a residentes y trabajadores, en colaboración con distintos laboratorios privados. Durante las últimas tres semanas ya se han tomado más de 7.000 muestras. Dichos test se complementan, además, con las pruebas realizadas por los servicios de salud de las distintas comunidades autónomas.

Tanto los residentes como sus familiares de referencia, una vez recibidos y analizados los resultados de los test por el departamento médico del Centro y la dirección médica del Grupo, son informados de los mismos, así como de las medidas de tipo preventivo, organizativo o de seguridad que se pudieran establecer a partir de este momento.

La realización de test a residentes y trabajadores está permitiendo a la dirección de los centros y del Grupo trabajar en el establecimiento de medidas organizativas y protocolos de actuación para avanzar en la vuelta a la normalidad, garantizando la seguridad y protegiendo al máximo la salud de todos ellos.

Desconfinamiento

Como saben, desde hace más dos meses los residentes de ORPEA Ibérica han permanecido en las habitaciones como medida de protección. Las comidas, los cuidados y todos los servicios de terapia, fisioterapia, animación sociocultural, etc. han sido proporcionados en sus habitaciones para que los residentes pudieran mantener bienestar y calidad de vida.

La estabilización de la situación en los distintos centros ya nos está permitiendo empezar a realizar algunas de las rutinas diarias habituales con los residentes, como por ejemplo los paseos en exterior y/o zonas comunes, las actividades en pequeños grupos o disfrutar de las tradicionales comidas temáticas que tanto les gustan. Todo ello repercutirá en una mejora de sus capacidades físicas, cognitivas y emocionales. Es importante destacar en este punto que teniendo en cuenta la situación del centro, así como su localización, estas medidas no son iguales en todos ellos y siempre se toman en consideración las normas e instrucciones que emiten las autoridades de salud competentes.

 

Visita de familiares

La realización de los test y las medidas de prevención y protección que ORPEA ya está poniendo en marcha también tienen como objetivo anticiparse a la esperada reactivación de las visitas de familiares, cuando así lo autoricen las autoridades competentes. Por ello, se están acondicionando los centros para asegurar que existan medidas de control y seguridad para los residentes y familiares, tanto en los recorridos como en los espacios que puedan ser destinados a las visitas.

En algunos centros, debido a la provincia en la que se encuentran, pero también debido a sus particulares instalaciones o características, algunos residentes ya han tenido la oportunidad de ver a sus familiares, respetando siempre los protocolos de actuación en lo relativo a distanciamiento social y utilizando los equipos de protección necesarios.

Esperamos que la nueva estrategia de realización de test a residentes y trabajadores, así como las medidas de seguridad y protección adoptadas, aseguren una pronta vuelta a la normalidad, de acuerdo con lo establecido por las distintas autoridades competentes.

Desde ORPEA Ibérica queremos reconocer nuevamente el esfuerzo, dedicación y compromiso de nuestros profesionales, y en su nombre también queremos agradecer la confianza, el apoyo y el respeto de los residentes y sus familiares en este momento tan complicado y pasajero, deseando especialmente, que puedan retomar el contacto personal con sus seres queridos en los próximos días.

Elisa, residente de ORPEA, supera el coronavirus a sus 97 años

By | Noticias | No hay comentarios

Elisa Soria Nieto tiene 97 años, vive en la residencia ORPEA Torrelodones, desde hace tres años, y acaba de superar el coronavirus.

La historia la ha contado Celia, una de sus nietas, que quería hacerle un homenaje a su abuela, “que una vez más demuestra esa fortaleza que si heredamos algo de ella será un privilegio absoluto, pero también para homenajear a todos aquellos abuelos que nos han cuidado toda la vida incondicionalmente y que ahora se lo debemos dar multiplicado por mil”, explica a MásVive.

Esto es lo que narra Celia en el artículo publicado por este medio madrileño: “Cuando se inició la pandemia, la residencia se adelantó enseguida a las medidas de confinamiento del Gobierno y aunque fue doloroso desde el día 17 de marzo, confinó a cada abuelo en sus habitaciones de manera que se pudiera contener el virus lo más posible. El día 1 de abril nos dijeron que mi abuela era el segundo caso sospechoso de coronavirus. Presentaba décimas y su saturación de oxígeno era muy mala, por lo que le pondrían oxígeno las 24 horas del día”.

Pronóstico y recuperación

“En un principio el pronóstico fue muy malo y pasamos unos días en los cuales esperábamos la llamada diaria de la doctora de la residencia, la cual siempre fue muy cauta y nos preparaba para lo peor”, relata sobre la situación de su abuela, que se unía a la angustia de no poder estar con ella en este trance. “Vivimos a 5 minutos de la residencia por lo que el no poder estar con ella, y no acompañarla en los que nos decían que era sus últimos momentos se nos hacía insoportable”.

“Pasaron los días y no tuvo más décimas aunque seguía saturando mal. En todas estas semanas, todo el personal de la residencia se ha esforzado en darnos tranquilidad y palabras de consuelo, y dos días a la semana tenemos videollamada con ella. Al principio solo la veíamos dormitar mucho más delgada, pero según fueron pasando los días nos hablaba y hasta hacía bromas”, cuenta. “Tuvo un empeoramiento de dos días para luego sacar más fuerzas que nunca y a día de hoy está mejor de lo que estaba hacía ya mucho tiempo”.

Test PCR y serológicos a los residentes 

Parece que lo peor ya ha pasado para Elisa. “A lo largo de este mes le han hecho un test rápido y, posteriormente, la PCR que confirmaba el diagnóstico de coronavirus. Entre hoy y mañana le hacen el último test que confirmará si ha dejado atrás el virus y si es así, si ha desarrollado inmunidad. Somos unos afortunados por ello ya que sabemos que en muchas residencias estos test nunca han llegado”, explica Celia, quien quiere no solo hacerle un homenaje a su abuela, sino también “agradecer al personal de la residencia por atender nuestras llamadas aún estando desbordados y con un nivel de estrés que espero puedan gestionar lo mejor posible, y ofrecernos la posibilidad de verla a través de una pantalla porque no es lo mismo que te digan que está bien a verla sonreír”.

Además, el próximo 20 de mayo Elisa cumplirá 98 años. “Soy una afortunada por tenerla conmigo y verla soplar sus velas. Tiene 3 hijos, 9 nietos y 11 bisnietos que la esperan con los brazos abiertos”, concluye Celia. Y desde MasVive nos queremos unir a las felicitaciones a Elisa y a toda su familia, y el reconocimiento a los profesionales que han cuidado de ella, de todos nuestros mayores y de todos los enfermos de coronavirus.

(Fuente: https://www.masvive.com/noticia/11068/opinion/homenaje-a-elisa-que-a-sus-97-anos-ha-superado-el-coronavirus.html)

 

ORPEA pone en marcha la campaña “Héroes con mascarilla”

ORPEA pone en marcha la campaña “Héroes con mascarilla”

By | Noticias | No hay comentarios

ORPEA pone en marcha la campaña “Héroes con mascarilla”, una iniciativa con la que quiere poner en valor a los profesionales que trabajan cuidando de las personas mayores y su labor durante esta crisis provocada por el COVID-19.

“Los equipos profesionales de ORPEA están trabajando con dedicación y compromiso para atender de forma adecuada a las personas mayores que viven en nuestros centros. Sin embargo, su labor no se está visibilizando ni reconociendo de la manera que se merecen”, explica el responsable de Comunicación de ORPEA, Ricardo Buchó.

Por esta razón, ORPEA quiere reconocerles su dedicación y entrega a través de un documental protagonizado por ellos mismos y que recoge los testimonios de diez profesionales distintos que trabajan en residencias, desde gobernantas y cocineros, a gerocultoras o psicólogos. Estos “Héroes con mascarilla” cuentan en primera persona cómo están viviendo esta situación desde el punto de vista profesional, pero también personal, porque esta pandemia ha cambiado nuestra forma de trabajar, relacionarnos, sentir y vivir.

Una gobernanta heroína

El primer vídeo de esta serie está protagonizado por Sara Coria, gobernanta de ORPEA Alcobendas, que explica cómo se han llevado a cabo la implantación de las medidas y la nueva  organización de su centro, pero también sus impresiones y sentimientos ante una situación que califica como muy dura.

Reconoce que desde el primer momento han contado con equipos de protección y con unas medidas estrictas, que les han permitido llevar a cabo su labor de forma segura, pero eso no evita que esté preocupada por todo lo que está provocando esta pandemia. “No logro desconectar. Llevamos muchos días sin poder dormir una noche del tirón. Somos trabajadores, pero también personas”, puntualiza.

La parte positiva la encuentra en la respuesta del resto del equipo. La gobernanta de ORPEA Alcobendas agradece la compresión de sus compañeros y asegura que este apoyo le ha ayudado a ser más resiliente, a saber que puede levantarse después de caer y a mantener la confianza y autoestima.

Sobre los residentes, admite que están tristes por la situación, pero que la iniciativa de las videollamadas les ha permitido levantar el ánimo, ya que la relación con sus seres queridos es fundamental. Concluye en su testimonio, que los residentes son “como si fueran nuestros padres o nuestros abuelos, alguien de nuestra familia”.

 

ORPEA informa de las medidas de prevención, cuidado y protección aplicadas en sus centros

By | Noticias | No hay comentarios

Tomando en cuenta la situación actual, en el que se van adaptando las medidas y los protocolos puestos en marcha en los centros residenciales, en función de lo establecido por parte del Gobierno central y las distintas autoridades, hemos creído importante continuar informándoles de las medidas de prevención, cuidado y protección aplicadas en ORPEA Ibérica desde el inicio de la crisis sanitaria, así como del impacto del COVID-19 en la población mayor de los centros, y de las próximas medidas que esperamos poner en marcha próximamente para el desconfinamiento de los residentes, las visitas a los mismos, y la vuelta, de forma prudente, a la mayor normalidad posible.

Esperamos que esta comunicación también resuelva la inquietud que hayan podido generar algunas recientes informaciones aparecidas en medios de comunicación.

En ORPEA Ibérica se activó desde el 22 de febrero un estricto sistema de vigilancia, prevención y control sanitario de acuerdo con las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud, el Ministerio de Sanidad y la Consejería de la Salud de las diferentes comunidades autónomas, para hacer frente a la epidemia de coronavirus. Para ello, se pusieron en marcha sistemas preventivos asistenciales y de higiene orientados a residentes, familiares y trabajadores.

Desde principios de marzo se limitaron las visitas a los residentes y, concretamente, a partir del día 9 de marzo, se suspendieron las mismas, anticipándonos una semana a la prohibición total de visitas en residencias instada por la Administración.

Asimismo, unos días después, se realizó el confinamiento de los residentes en sus habitaciones, anticipándonos también a la Orden Ministerial de fecha 20 de marzo donde se establecía esa directriz. Desde ese momento, las comidas, los cuidados, las actividades y la rehabilitación de los residentes se proporcionan de forma adecuada e individualizada en sus propias habitaciones.

En todos los centros ORPEA Ibérica, tras la confirmación del primer caso positivo donde lo ha habido, se activaron de forma inmediata medidas adicionales de protección, aún más exigentes, para la prevención y contención de la propagación del virus en el centro afectado.

Los equipos médicos de nuestros centros han trabajado, y continúan haciéndolo, en coordinación con los responsables asignados en los hospitales de referencia, en la evolución y tratamiento de los residentes con COVID-19 y aquellos que han presentado síntomas compatibles con este coronavirus

Queremos destacar, como hemos venido haciendo insistentemente, y como les consta a las Administraciones Públicas responsables de la gestión de la crisis, que en ORPEA Ibérica se ha contado desde el principio de la epidemia con un suministro y almacenamiento preventivo de dispositivos médicos y equipos de protección (EPI) para continuar la actividad de manera segura, habiendo realizado auditorías y formaciones concretas para asegurar el uso adecuado y correcto de cada equipo.  La importante inversión de ORPEA Ibérica en la adquisición de dicho material ha sido y es una prioridad, algo que es perfectamente acreditable.

Todos nuestros centros disponen de cuatro zonas perfectamente delimitadas, que han cambiado y se han adaptado en función de la situación de cada momento. Estas unidades son atendidas por trabajadores asignados a cada uno de los grupos de residentes, garantizando que sean los mismos los que interactúen en los cuidados de cada uno de estos grupos. Estas zonas se determinan de la siguiente forma.

  1. Residentes sin síntomas y sin contacto estrecho con caso posible o confirmado de COVID-19.
  2. Residentes sin síntomas, en aislamiento preventivo por contacto estrecho con caso posible o confirmado de COVID-19.
  3. Residentes con síntomas compatibles con el COVID-19.
  4. Casos confirmados de COVID-19

Adicionalmente, se establecieron circuitos de tránsito diferenciados para los trabajadores y materiales, con el objetivo de prevenir y reducir cualquier riesgo de contagio dentro de los centros.

Como es comprensible y notorio, tanto en el sector sanitario, como en el sector social, durante los primeros días de la crisis sanitaria hubo un impacto importante en la plantilla. También ocurrió en ORPEA Ibérica, pero las vacantes temporales producidas fueron inmediatamente cubiertas al haberse activado desde el mes de febrero un plan de reclutamiento por parte de la compañía, que es fehaciente, público y constatable a través de diferentes medios. Asimismo, las plantillas de todas las residencias que disponen de servicio de centro de día, fueron reforzadas por el personal adscrito a estas unidades, que dejaron de estar abiertas a partir del 14 de marzo.

Desde el comienzo de la crisis se han dado de alta a cerca de 1.400 nuevos profesionales por contratación directa. Incluso en los momentos más difíciles, los centros de ORPEA Ibérica han respetado las ratios establecidas para cada centro residencial, aun sin ser exigidas por la Administración, que tuvo en cuenta las dificultades de este sector para la cobertura de vacantes o el cumplimiento de las mismas. Pero, además de ello, se reforzaron puestos clave en los centros, tanto para el cuidado de los residentes, como para asegurar la comunicación diaria con los familiares y la comunicación periódica entre estos y los residentes, a través del sistema de videollamadas habilitado a tal efecto.

Gracias a nuestros profesionales habituales y a aquellos que, con la intención de trabajar en beneficio de los mayores, se incorporaron a nuestra plantilla durante esta crisis sanitaria, se han seguido asegurando los cuidados y los servicios para los residentes en nuestros centros. Para estos trabajadores se ha establecido un plan de incentivos que reconoce esta labor fundamental, aún en esta situación de dificultad.

Además, con el objetivo de ofrecer a todos nuestros profesionales herramientas prácticas para mejorar su estado emocional, así como estrategias efectivas para afrontar psicológicamente la situación derivada de esta crisis del COVID-19, se ha habilitado un servicio de apoyo psicológico en colaboración con la Clínica López Ibor.

En ORPEA Ibérica trasladamos información veraz y en tiempo real a todas las Administraciones y organismos públicos en lo referente al impacto del COVID-19 en los centros. Además, hasta este momento, las visitas realizadas a los centros por las distintas autoridades responsables han sido satisfactorias, al seguirse en los mismos las instrucciones, protocolos y procedimientos de trabajo legalmente previstos para esta situación. Prueba de ello es que en algunos de nuestros centros estamos recibiendo en las últimas semanas residentes provenientes de distintos hospitales, que, habiendo superado el COVID-19, o estando en proceso de hacerlo, no puede regresar a sus anteriores residencias por la dificultad de las mismas en garantizar el cumplimiento normativo.

Es importante destacar también las labores de desinfección que se han llevado a cabo en los centros a través de empresas privadas contratadas por ORPEA Ibérica, a las que también se han sumado como apoyo la Unidad Militar de Emergencia,  Guardia Real, el cuerpo de Bomberos y otras entidades locales, que han reconocido siempre la gran labor realizada por nuestros profesionales y a quienes agradecemos su colaboración y disponibilidad.

El impacto del COVID-19 ha sido evidente a nivel mundial, y España, como es sabido, ha sido y es uno de los países más afectados. Lógicamente nuestro sector, que acoge a las personas mayores más vulnerables, con una mayor media de edad  y con un mayor nivel de dependencia, no ha sido una excepción.

Hay que tomar en cuenta, además, que nuestros centros albergan diferentes unidades de alta dependencia y que habitualmente también se prestan servicios de cuidados paliativos, por lo que los  residentes alojados en los mismos, además de tener una edad media bastante superior a los 86 años, presentan un nivel de dependencia medio muy elevado y unas patologías basales de considerable gravedad.

En ORPEA Ibérica afrontamos el presente y el futuro con un prudente optimismo. Hemos empezado, por propia iniciativa, a realizar desde hace unos días test serológicos que vienen a complementar los que las distintas comunidades autónomas están realizando en los centros. Los resultados de los test nos permitirán tomar decisiones para iniciar una desescalada del confinamiento y una vuelta prudente a la normalidad y a las rutinas diarias de los residentes, lo que sin duda repercutirá en una mejora de sus capacidades físicas, cognitivas y emocionales.

Asimismo, queremos retomar, dentro de las posibilidades que el Estado de Alerta nos permita, los encuentros entre familias y residentes, y esperamos poder ofrecer en breve novedades en este sentido.

Queremos ser muy claros y acreditar que todos los cuidados a los residentes han sido siempre adecuados, negando rotundamente cualquier insinuación interesada sobre lo contrario, aunque debemos ser todos conscientes, pues ha sido público y notorio, que durante algunos días, en algunas comunidades autónomas, la situación en las instalaciones sanitarias y de servicios sociales, esta última donde se enmarca la actividad de ORPEA Ibérica, ha sido complicada.

Se viene prestando especial atención a la nutrición, la hidratación y la continuidad de los tratamientos médicos de los residentes, así como su adaptación a cada momento, algo fundamental para mantener el máximo nivel de salud posible, incluso en estas circunstancias. Así, por ejemplo, cuando se evidencia una escasa ingesta de líquidos por parte del residente, se inicia una hidratación suplementaria con líquidos adaptados y otras medidas adicionales.

Como apuntábamos anteriormente, desde que se inició el confinamiento de los residentes en sus habitaciones, estos realizan las comidas diarias en las mismas. Para ello, el grupo ha invertido en materiales especiales desechables, que aseguran un menor riesgo contaminación, A todos los residentes se les supervisa o se les administra la correspondiente comida (desayuno, comida, merienda, cena y recena).

Además, se han adaptado los menús para tratar de mantener la buena alimentación, ofreciendo siempre el aporte nutricional más adecuado. En el caso de residentes con síntomas compatibles o positivos en COVID-19 se ofrecen opciones de alimentación frías y texturas, ya que hemos comprobado que personas con esta enfermedad prefieren este tipo de alimentación.

Como saben se han mantenido los servicios de terapia, fisioterapia, animación sociocultural, etc. para continuar durante el confinamiento con algunas de las rutinas y actividades habituales.

Por último, desde ORPEA Ibérica queremos agradecer a todos los residentes y familiares su cooperación y comprensión en su compromiso, dedicación y profesionalidad.

Les aseguramos que todos y cada uno de los profesionales que forman ORPEA Ibérica están dando lo mejor de sí mismos, cuidando y protegiendo a sus familiares, como también lo han hecho con todos aquellos residentes que lamentablemente han fallecido durante esta pandemia, y cuya pérdida tanto sentimos.

Esperamos poder continuar comunicando novedades, siempre positivas, de cara al desconfinamiento y a la prudente vuelta a la normalidad deseada por todos.

 

 

Liarla Pardo se hace eco de la iniciativa de ORPEA

El programa “Liarla Pardo” de La Sexta se hace eco de la iniciativa de ORPEA de habilitar canales de videollamada para mantener el contacto entre residentes y familiares

By | Noticias | No hay comentarios

“Liarla Pardo”, el programa de La Sexta, se hizo eco el pasado domingo, 29 de marzo, de la iniciativa de ORPEA de habilitar un canal de videollamada para que los residentes puedan mantener lazos de unión y comunicación con sus seres queridos con el fin de hacer más llevadero el aislamiento temporal.

Debido a la situación de estado de alarma que vive España por el COVID-19, las personas mayores que viven en residencias no pueden recibir visitas de sus familiares, como medida de precaución para evitar el contagio.

En los centros ORPEA conocemos la importancia que tiene para los residentes mantener esos vínculos afectivos y de comunicación con los familiares y amigos. Por eso, hemos puesto la tecnología al servicio del bienestar físico, psíquico y emocional de nuestros mayores.

En este vídeo, Martín y su madre Antonia, residente de ORPEA San Blas de Madrid, nos muestran cómo a pesar de la distancia mantienen ese cariño y complicidad en estos momentos tan difíciles.

 

Orpea ofrece apoyo psicológico a sus profesionales

Las residencias ORPEA ofrecen apoyo psicológico a todos sus profesionales

By | Noticias | No hay comentarios

Las residencias ORPEA han puesto en marcha, en colaboración con la Clínica López Ibor, un servicio de apoyo psicológico dirigido a los más de 5.600 empleados que tiene en los centros de toda España, y que forma parte de una serie de medidas y beneficios sociales puestos en marcha por la compañía.

El objetivo de esta acción es ofrecer a todos aquellos que lo necesiten herramientas prácticas para mejorar su estado emocional y estrategias efectivas para afrontar psicológicamente la situación derivada de esta crisis del COVID-19.

La población mayor está siendo la más afectada por el COVID-19, y los profesionales que trabajan atendiéndolos son los que, en un momento como este, necesitan un apoyo adicional para afrontar de manera resolutiva la actual situación. De ahí la importancia de contar con el soporte de un equipo de psicólogos especialistas que pueda orientarlos y aconsejarles sobre cómo gestionar sus emociones y controlar su ansiedad, así sobre cómo conseguir ser más resilientes frente a la coyuntura actual.

“Los psicólogos que forman parte de este equipo de atención a los profesionales de ORPEA son especialistas en tratar y atender a personas que están sufriendo impacto psicológico derivado de situaciones excepcionales. Por tanto, pueden ser un gran apoyo para nuestros trabajadores, unos profesionales que, en estos momentos, están trabajando con gran dedicación y compromiso “, expresa la directora Sanitaria de ORPEA, Victoria Pérez.

En general, estos expertos aconsejan mantener una higiene psicológica adecuada, es decir, cuidar las emociones, reconocer y admitir lo que sentimos, pero evitando la angustia. Y sobre todo “no cargarse con sentimientos de culpa ante situaciones que no pueden manejar ni controlar”, sostiene la psicóloga de la Clínica López Ibor, Beatriz Mora.

¿Cómo funciona el servicio?

Los profesionales de ORPEA interesados en recibir este servicio de ayuda psicológica pueden solicitar su apoyo a través de una dirección de email que se ha habilitado para ello. A partir de ese momento, un miembro del equipo psicológico de la Clínica López Ibor se pondrá en contacto con el trabajador vía telefónica o por vídeo llamada para atender sus requerimientos y darle una serie de pautas para afrontar sus estados emocionales derivados de estas circunstancias insólitas que están viviendo.

Consejos para el acompañamiento emocional a residentes y familiares

Además de asesorar a los profesionales de ORPEA para mejorar su estado emocional y psicológico, los psicólogos de la Clínica López Ibor también aportan recomendaciones y pautas a los trabajadores de ORPEA para que acompañen y ayuden a los más de 8.500 residentes que cuidan a diario y a sus familiares a manejar la actual situación desde el punto de vista emocional.

En este sentido, Beatriz Mora reconoce que mantenerlos informados, resolver sus dudas, atender con una escucha activa cómo se encuentran emocionalmente y potenciar los vínculos afectivos y de comunicación con sus familiares, amigos, profesionales y compañeros ayuda a mejorar el bienestar psicológico de mayores y familiares.

 

 

videollamadas Orpea

ORPEA habilita diversos canales de comunicación para que los residentes y sus familiares puedan contactar a diario

By | Noticias | No hay comentarios

Desde hace unos días, ORPEA ha habilitado una canal de videollamada para que los residentes puedan mantener lazos de unión y comunicación con sus seres queridos con el fin de hacer más llevadero el aislamiento temporal debido al COVID-19.

Dada la demanda y la buena acogida que ha tenido la iniciativa de establecer un canal de videollamadas entre los residentes y sus familias, se está aumentando en todos los centros el número de dispositivos de comunicación para que todos los familiares puedan tener contacto con los residentes.

 

Más líneas de teléfono

Para ello, además de incorporar más dispositivos para hacer videollamadas, ORPEA ha implementado nuevas líneas de teléfono desde las cuales un profesional del centro llamará diariamente a la persona responsable del residente (u otra persona que la primera nos designe por escrito) para informarle del estado de salud y bienestar de la persona mayor, así como de cualquier situación que pudiera surgir.

Estas llamadas salientes dirigidas a familias tienen como objetivo aportarles información del residente, y además evitar la saturación de la centralita del centro para así permitir que, desde ella, se sigan gestionando las llamadas de urgencia y las de los profesionales sanitarios cuando la situación lo requiera.

 

Mensajes a través de la web

También se ha habilitado un buzón de mensajes en la web de ORPEA con el fin de que cualquier familiar o amigo pueda enviar mensajes a la persona mayor. El propio centro se los hará llegar de manera puntual a cada destinatario.

A través de todos estos canales intentamos minimizar el inconveniente que está suponiendo este aislamiento temporal debido al COVID-19, intentando en la medida de lo posible transmitir a residentes y familiares serenidad, proximidad y una atmósfera de normalidad.

ORPEA agradece a todos los residentes y familiares su cooperación y comprensión, así como a todo el personal por su compromiso y dedicación en una situación como la actual.

 

 

 

Cuidado de los mayores frente al coronavirus

En ORPEA estamos dedicados y comprometidos con el cuidado de los mayores frente al coronavirus

By | Noticias | No hay comentarios

Ante la epidemia de coronavirus (COVID-19), y de acuerdo con la evidencia científica actual, en ORPEA hemos adoptado los protocolos sanitarios e higiénicos preventivos más precisos, introduciendo en todos nuestros centros, así como en nuestra sede, medidas restrictivas para la prevención y contención de la propagación del virus.

El 22 de febrero de 2020, al comienzo de la epidemia de coronavirus COVID-19 en China, la Dirección General de ORPEA convocó una Unidad Nacional de Crisis para activar un sistema de vigilancia, prevención y control sanitario de acuerdo con las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Sanidad y las Consejerías de Salud de cada comunidad autónoma.

Nuestros equipos están altamente capacitados para implementar rápida y rigurosamente los diferentes protocolos sanitarios e higiénicos preventivos más precisos, ya que tienen una sólida experiencia en el manejo de otros tipos de crisis víricas como la gripe estacional y otras enfermedades. Las medidas de protección, los protocolos de salud, la capacitación del personal y la gestión de existencias se han implementado en todas las instalaciones de ORPEA, incluso antes de que las autoridades médicas alertaran.

Se implementaron medidas organizativas específicas: información y capacitación de todo el personal, instalación de dispensadores HAS con instrucciones, publicación de folletos informativos, difusión de recomendaciones de las autoridades, intensificación del saneamiento ambiental y provisión de las instalaciones técnicas necesarias.

Nuestro objetivo principal es limitar al máximo la circulación del virus en nuestras instalaciones. Por lo tanto, cuanto más limitemos los contactos con el mundo exterior, menos riesgos correremos.

Compromiso dedicado a residentes, pacientes y personal

Cada instalación de ORPEA continúa garantizando las actividades de atención y asistencia a residentes. Todo el equipo de profesionales de ORPEA está dedicado, comprometido y respaldado por el excelente sistema de protocolos y procedimientos creados y adoptados específicamente para esta situación de emergencia.

Se ha llevado a cabo un suministro y almacenamiento preventivo de dispositivos médicos para continuar la actividad de manera segura.

Vídeollamadas. Una forma de sentirse más cerca

Nuestros esfuerzos también se centran en la comunicación con las familias, sumamente importante durante estos días. Hemos puesto a su disposición canales de comunicación a través de Skype y Facetime, y se han adquirido tablets para promover y facilitar el contacto entre nuestros residentes y sus familias. De esta forma intentamos minimizar el inconveniente que está suponiendo este aislamiento temporal, intentando en la medida de lo posible transmitir a residentes y familiares serenidad, proximidad y una atmósfera de normalidad.

Cada centro coordinará las comunicaciones, previa solicitud, a través de la recepción del centro. 

Además de las videollamadas, ORPEA ha implementado nuevas líneas de teléfono desde las cuales un profesional del centro llamará diariamente a la persona responsable del residente para informarle del estado de salud y bienestar de la persona mayor, así como de cualquier situación que pudiera surgir.

También se ha habilitado un buzón de mensajes en la web de ORPEA con el fin de que cualquier familiar o amigo pueda enviar mensajes a la persona mayor. El propio centro se los hará llegar de manera puntual a cada destinatario.

Apoyo del personal a las familias

ORPEA agradece a todos los residentes y familiares por su apoyo y comprensión, así como a todo el personal por su compromiso, dedicación y cooperación.

Asimismo, recuerda que la compañía y su personal están a su disposición y para cualquier duda que pudiera surgir.

Orpea y Pulseras Candela

ORPEA y Pulseras Candela: un proyecto solidario en el que los mayores colaboran en favor de niños con cáncer

By | Noticias | No hay comentarios

Con motivo del Día Internacional del Cáncer Infantil, que se celebra el 15 de febrero, ORPEA y la Asociación Pulseras Candela colaboran conjuntamente en una iniciativa que va mucho más allá de una acción de responsabilidad social corporativa. En este proyecto solidario, los residentes de los centros ORPEA colaboran elaborando Pulseras Candela. Además, todas las residencias ORPEA en España pasan a ser también puntos de adquisición de las pulseras.

Las personas mayores colaboran en favor de niños con cáncer. Esta acción, como las propias pulseras, se convierten en un círculo virtuoso que teje nudos de esperanza y llena de ilusión dos lugares donde se recibe de una forma muy especial: los hospitales y las residencias de mayores. Esto supone una nueva forma de abordar las relaciones intergeneracionales, estableciendo lazos emocionales entre niños y mayores.

En las relaciones intergeneracionales suelen ser los niños y jóvenes los que dedican tiempo con los mayores para darles cariño y alegría. En esta acción son los propios residentes los que aportan su tiempo, ilusión y esfuerzo para dar esperanza a los niños.

Así lo explica el responsable de Comunicación de ORPEA Ibérica, Ricardo Buchó: “En ORPEA trabajamos diariamente para mantener las capacidades físicas y cognitivas de nuestros residentes, adaptando todas las actividades en función de su grado de autonomía y/o dependencia. Los mayores ayudan, según su perfil y capacidades, a confeccionar las pulseras Candela en los talleres de terapia ocupacional de las residencias (unos tejen, otros embolsan o cuentan abalorios…). De esta forma, mientras ellos se sienten motivados por ayudar a los niños, mejoran la concentración, la estimulación sensorial y cognitiva, y aumentan el grado de  socialización en los tallares de terapia. Además, ayudando a tejer nudos de esperanza se sienten útiles e importantes, y mejoran su autoestima, lo que repercute en su bienestar y calidad de vida”.

Puntos de donación solidaria

Además, las residencias ORPEA se han convertido también en puntos de donación solidaria donde todos, residentes, trabajadores y familiares, pero también personas externas a los centros, pueden adquirir una pulsera.

Según indica Ricardo Buchó, “la colaboración con Pulseras Candela se ha iniciado en 12 centros, y va a llegar en los próximos meses a las 49 residencias de ORPEA en España. Desde el punto de vista cuantitativo, se prevé que va a generar este año 500.000 euros en donativos, con 1.960 residentes en los programas de terapia ocupacional, dedicando 50.960 horas de voluntariado en la confección de pulseras y habiendo realizado 5.000 pulseras listas para su entrega”. El proyecto conjunto de Pulseras Candelas se cierra con el envío de los fondos recaudados a la Asociación Pulseras Candela, que los destina a la investigación del cáncer infantil.

Orpea, Pulseras Candela

 

Pulseras Candela

Cada año se diagnostican 1.200 casos de cáncer infantil en España, una dolencia considerada como una enfermedad rara. La mayoría de los recursos que se destinan a la investigación se dedican al cáncer de adultos, por eso son tan importantes iniciativas como la de Pulseras Candela, que ya ha recaudado más de 2 millones de euros. Con esos fondos, el Laboratorio de Oncología del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona ha crecido hasta disponer de 10 líneas de investigación, con 35 investigadores.

La historia de Pulseras Candela nace en 2013 con Candela, una niña ingresada en este centro por leucemia. Para llenar las horas en el hospital, una voluntaria le enseñó a hacer pulseras. Poco tiempo después, sus amigas Mariona y Daniela decidieron dar el nombre de CANDELA a las pulseras y recaudar dinero para la investigación del cáncer infantil. Las Pulseras Candela son un movimiento positivo, lleno de amor, solidaridad, amistad y unión, porque así son los protagonistas de nuestra historia, nuestros pequeños valientes.

 

Cátedra ORPEA infecciones

La neumonía es la principal causa de mortalidad en personas mayores

By | Noticias | No hay comentarios

Las enfermedades infeccionas son una de las principales causas de muerte y de morbimortalidad en las personas mayores. Por tanto, saber detectarlas y valorar adecuadamente sus peculiaridades permitirá un mejor manejo y tratamiento de las mismas. Esto mejorará la supervivencia y la calidad de vida.

«Realizar una correcta exploración física ayudará al diagnóstico precoz y al tratamiento correcto”, explicó la directora Sanitaria de ORPEA, Victoria Pérez, en la última Cátedra ORPEA en Paciente Anciano “Infecciones en el anciano”, que tuvo lugar en el Hospital HM Sanchinarro (Madrid).

Durante esta formación, se puso de manifestó que las infecciones más frecuentes en las personas mayores son las del tracto urinario y la neumonía, por este orden. Según afirmó la doctora María Isabel Tejada, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario HM Montepríncipe, la prevalencia de la neumonía en el anciano institucionalizado es de hasta el 57 %. Supone la segunda causa de infección en residentes, pero es la que mayor mortalidad provoca.

Esto se debe a la inmunodepresión asociada al envejecimiento, que hace que una simple infección respiratoria tenga una peor evolución. También a la demencia y a los problemas de deglución, lo que puede ocasionar broncoaspiraciones.  Asimismo, “influye la comorbilidad de estos pacientes y los fármacos que habitualmente toman, como benzodiacepinas u opiáceos. Estos podrían enmascarar el cuadro, provocando un retraso en el diagnóstico y una peor evolución”, matizó la doctora María Isabel Tejada.

¿Como prevenir la neumonía?

La principal consecuencia y la más grave de la neumonía es el fallecimiento, “que en pacientes institucionalizados es más elevada, hasta un 55 %”, indicó la doctora del Hospital HM Montepríncipe. Además, “conlleva un deterioro de las patologías previas y un empeoramiento de la situación basal del anciano, dado que su reserva funcional está disminuida”, advirtió.

Esta experta reconoció que la principal herramienta de prevención de la neumonía en el anciano institucionalizado es la vacunación antigripal y antineumocócica: “Se deben vacunar tanto las personas mayores de 65 años como los enfermos con patología crónica y sus cuidadores y convivientes, incluyendo al personal sanitario”.

Otras herramientas para prevenir la neumonía, a las que hizo referencia la doctora María Isabel Tejada, son mantener una buena higiene bucal y técnicas de alimentación adecuadas, en el caso de alto riesgo de broncoaspiración.

Infecciones por patógenos multirresistentes

Otra de las cuestiones que se debatieron en esta Cátedra ORPEA en Paciente Anciano, centrada en las infecciones en las personas mayores, es el abordaje de las infecciones por bacterias multirresistentes.

En estos casos, la doctora María José López, del Servicio de Medicina Preventiva del Grupo HM Hospitales, recomendó establecer medidas de aislamiento en los pacientes de alto riesgo, es decir, “aquellos con alteración de conducta o poca capacidad de colaboración, los que presentan heridas con drenaje y/o pérdida de la integridad de piel y mucosas, y los que tienen infección activa por patógenos multirresistentes”.

Riesgo de contagio en el personal sanitario

También se hizo referencia al riesgo de contagio por patógenos multirresistentes en el personal sanitario. El doctor José Barberán del Hospital Universitario HM Montepríncipe afirmó que el personal sanitario que cuida a pacientes colonizados o con infecciones por patógenos multirresistentes tiene riesgo de contagiarse al manipularlos o al entrar en contacto próximo con ellos. “Estos microorganismos pueden pasar a la piel y mucosas de los cuidadores y formar parte de su microbiota temporalmente con la capacidad de transmitirlos a su vez a otros residentes”, concretó.

Asimismo, como medidas preventivas, el doctor José Barberán aconsejó “interponer barreras físicas protectoras como batas, gorros, guantes y calzas que evite el contacto directo con el paciente. Esta protección debe ser siempre seguida del lavado de manos”.

Cátedra ORPEA en paciente anciano

La calidad en la atención es uno de los pilares sobre el que se asientan los valores del grupo residencial y, para ello, es de vital importancia la formación. Con este objetivo nace la Cátedra ORPEA en paciente anciano.

Se trata de una serie de ponencias, charlas y debates que ORPEA realiza periódicamente, con el fin de que los profesionales sanitarios y sociosanitarios compartan experiencias y casos prácticos que aportan conocimiento y respuestas a cuestiones que afrontan diariamente en las residencias.

Envía un mensaje a tu familiar residente
Solicitar información
close slider
SOLICITAR INFORMACIÓN DE RESIDENCIA