Consejos para mayores en verano

11 Agosto, 2017Un día en ORPEA

El verano es una de las épocas más peligrosas del año. Las olas de calor que sufrimos durante los meses estivales son un riesgo para todos, pero especialmente para las personas mayores. Por eso, en ORPEA cuidamos de nuestros residentes y tratamos de ayudarles a que puedan hacer frente a las altas temperaturas de la mejor forma posible.

Uno de los puntos fundamentales para tal propósito es la hidratación, puesto que mantener un correcto balance hídrico a lo largo del verano ayudará a contrarrestar el calor y adaptarse a las altas temperaturas. Por ello, nuestro personal estimula la ingesta de líquidos y ofrece agua, zumos, consomés o leche a pesar de que no haya sensación de sed. Y es que es recomendable beber a menudo antes que consumir grandes cantidades de una vez.

Además de la hidratación, hay numerosas fórmulas con las que hacer frente al calor del verano. Por eso os queremos dejar nuestras recomendaciones. Tomad nota para hacer el verano más fácil a nuestros mayores:

  • Comer ligero: Se recomienda el consumo de frutas y verduras, bajando el nivel de proteínas y evitando comidas abundantes.
  • Nada de alcohol y cafeína: El alcohol y los refrescos con cafeína deshidratan y dan más sed.
  • Ropa cómoda: Hay que llevar prendas ligeras, holgadas, con colores claros y que transpiren para favorecer la comodidad de movimientos.
  • Horas críticas: De 12:00 a 17:00 horas es cuando más calor hace. En la medida de lo posible, hay que evitar salir a la calle, exponerse al sol o realizar ejercicio en esa franja horaria.
  • Protección solar: Al salir a la calle hay que protegerse del sol con crema solar, gorras o sombreros para la cabeza y gafas de sol.
  • En casa: Mantener nuestra vivienda fresca y refrigerada. Cerrando las ventanas y bajando las persianas que estén expuestas al sol.
  • En la calle: Caminar por la sombra evitando largos trayectos bajo el sol.
  • Ayuda: Al menos síntoma de desfallecimiento o malestar, pedir ayuda. Los dolores de cabeza, mareos, náuseas o dolor abdominal pueden ser provocados por un golpe de calor.
Compártenos:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar un comentario