Mensajes a residentes

La fisioterapia contribuye a un envejecimiento activo y saludable

7 septiembre, 2022Noticias
fisioterapia

La fisioterapia es esencial en la promoción del envejecimiento activo y el bienestar de las personas mayores. Por eso, en las residencias ORPEA, el fisioterapeuta es una figura indispensable.

Así lo destacan los responsables del área Sanitaria con motivo del Día Mundial de la Fisioterapia, que se celebra el 8 de septiembre: “Los fisioterapeutas que trabajan en nuestros centros son profesionales cualificados y especializados en geriatría que conocen las necesidades particulares de cada residente y trabajan con el objetivo de conseguir la máxima funcionalidad y autonomía de los mayores, siempre adecuándose a sus necesidades personales, expectativas y gustos”.

En las residencias de mayores, los fisioterapeutas trabajan desde tres perspectivas: prevención, mantenimiento y rehabilitación. Es cierto que su labor es muy reconocida en el tratamiento de distintas afecciones geriátricas, como contracturas y rigidez de músculos y articulaciones, pero también se encargan de desarrollar programas preventivos para mantener y recuperar la autonomía funcional. Además, mediante ejercicios concretos, estos especialistas entrenan la fuerza y el equilibrio, previniendo el riesgo de caídas, fracturas y lesiones y sus complicaciones. Por otro lado, entrenan en el uso de aquellas ayudas técnicas (andadores, bastones, muletas, etc.) que requieran.

Desde ORPEA enumeran los múltiples beneficios de la fisioterapia en las personas mayores:

  • Mejora el estado físico. En las residencias, los fisioterapeutas son los profesionales encargados de impulsar el bienestar físico de la persona, aunque es justo decir que su labor resulta favorable cognitiva y emocionalmente. Trabajan la movilidad y la fuerza muscular con el fin de tonificar el organismo y conseguir mayor agilidad e independencia. Para ello emplean actividades que van desde la gerontogimnasia hasta programas específicos en los que se intercalan ejercicios de cardio y de fuerza, ambos esenciales para mantenerse en forma. De este modo, contribuyen al envejecimiento activo y previenen situaciones de dependencia. Por otra parte, tratan dolencias comunes como las contracturas y la rigidez, que pueden convertirse en incapacitantes si no son abordadas correctamente, y se dedican a la rehabilitación cuando se pierden funciones básicas.
  • Disminuye el dolor. La fisioterapia ayuda a controlar y aliviar el dolor. Esta disciplina cuenta con múltiples recursos para su abordaje. De hecho, hay herramientas muy eficaces dirigidas a las personas mayores como la terapia manual, el calor, el frío, la electroterapia, etc.
  • Previene las caídas. Otros aspectos físicos que entrenan los fisioterapeutas son el equilibrio y la coordinación. Con ello ayudan a las personas a prevenir las caídas y fracturas, así como sus complicaciones derivadas. Caminar de puntillas y de talones, ejercicios con balón, marcha con obstáculos… son ejercicios muy recurrentes.
  • Favorece la estimulación cognitiva. Existe una estrecha relación entre cognición y movimiento. El ejercicio terapéutico con un programa adaptado puede favorecer el proceso de aprendizaje y la anticipación sensoriomotora.

Para trabajar de manera adecuada con cada persona mayor, los fisioterapeutas de los centros ORPEA parten de una valoración integral previa en la que se analiza el estado físico, cognitivo y emocional del residente. Asimismo tienen en cuenta su historia de vida, lo que le permitirá establecer las medidas higiénicas, ejercicios y movimientos más adecuados a sus necesidades y preferencias. Además, esto permite que haya mayor adherencia a la terapia y, por tanto, mejores resultados.

Dejar un comentario

Solicitar información
close slider

    SOLICITAR INFORMACIÓN DE RESIDENCIA