Reír mejora la salud

11 febrero, 2019Un día en ORPEA

La risoterapia es una técnica que, a través de diferentes dinámicas diseñadas para generar emociones positivas, provoca la sonrisa, la risa y la carcajada. La risoterapia mejora la salud física y psicológica de las personas, pero también favorece la socialización y las relaciones interpersonales. Además, tener un buen sentido del humor ayuda a superar las dificultades que nos plantea la vida.

A media que cumplimos años, vamos perdiendo nuestra tendencia natural a la risa. La buena noticia es que podemos aprender a reír de nuevo. Tan solo debemos practicar y leer chistes, memes, historias cómicas y ver monólogos, ya que también contribuyen a potenciar esta habilidad.

En ORPEA Aljarafe (Sevilla) comprobaron en primera persona los beneficios de la risa. “Organizamos un taller de risoterapia para los residentes, porque nos parecía una actividad original y que, además, podría mejorar su calidad de vida. Una actividad que ha sido muy bien recibida por las personas mayores”, asegura la terapeuta ocupacional del centro, Francina Sevilla.

 

Dinámica de grupo

La risoterapia está aconsejada para personas de cualquier edad, tan solo hay que adaptar las sesiones al perfil de sus participantes. Como la risa es contagiosa, los talleres se realizan en grupo. Así lo explica Sevilla: “Los residentes se sientan alrededor del técnico que imparte la sesión, que propone una serie de dinámicas adaptadas a su nivel cognitivo y emocional”.

Al principio, las dinámicas son suaves, con el objetivo de que el grupo se relaje y los participantes liberen la vergüenza y la tensión. Poco a poco, las sesiones van animándose con juegos más interactivos: bailes, expresión corporal, dinámicas con globos, etc. Inicialmente, la sonrisa, la risa y la carcajada se provocan y surgen tímidamente de manera artificial, pero pronto fluyen de manera espontánea y natural.

 

Principales beneficios de la risa

  • Cuando nos reímos segregamos endorfinas, hormona que activa los centros cerebrales del placer y bloquean el dolor.
  • Contribuye también a la secreción de otras dos importantes hormonas: la dopamina, que mejora la agilidad mental, y la serotonina, que tiene un efecto analgésico y regula el sueño.
  • Mejora los niveles de oxígeno en sangre, lo que implica que el cuerpo y la mente estén más ágiles. Así, mejora la psicomotricidad y potencia las capacidades intelectuales.
  • La risa y la carcajada logran relajar el cuerpo y, como consecuencia, el sistema inmunológico funciona mejor. Se trata, por tanto, de un antídoto perfecto que protege nuestra salud. “Cuando nos reímos, estimulamos el área cognitiva, social y sensorial”, apunta Sevilla.
  • Combate el estrés y la ansiedad. Por tanto, alivia síntomas depresivos y mejora la salud cardiovascular. Las personas que se ríen más y se enfrentan a la vida con sentido del humor tiene menores niveles de cortisol en sangre, que es la hormona que se libera como respuesta al estrés.
  • Aumenta las habilidades sociales y facilita la comunicación. Potenciar las emociones positivas mejora la capacidad de relacionarse con otras personas.
  • Mejora el estado de ánimo y ayuda a pensar en positivo. “Terapias de este tipo sirven para reforzar la autoestima de los residentes”, añade Sevilla. Además, reír ayuda a gestionar las emocionas y facilita herramientas para enfrentarse a situaciones difíciles.

Tras participar en un taller de risoterapia, las personas aseguran sentirse más satisfechas con su vida, motivadas y dispuestas a ser felices. Por tanto, esta técnica es una excelente alternativa para mejorar la calidad de vida de las personas mayores. “De hecho, nosotros nos planteamos volver a organizar una sesión de risoterapia”, señala la terapeuta ocupacional de ORPEA Aljarafe, Francina Sevilla.

¿Qué más motivos necesitas para practicar la risa y desarrollar el sentido del humor?

Dejar un comentario

Contactar ▲
close slider
CONTACTA CON ORPEA