Vacunación frente a la gripe: los centros ORPEA comprometidos con la salud de sus residentes

21 noviembre, 2019Noticias
Vacunación frente a la gripe

En otoño, las personas mayores tienen una cita sanitaria ineludible: la vacunación frente a la gripe. Las sociedades médicas, como la SEGG recomiendan la vacunación de las personas mayores, preferentemente a partir de los 65 años, para prevenir esta enfermedad infecciosa viral, así como sus consecuencias más graves: neumonías, bronquitis, otitis y sinusitis.

En ORPEA son conscientes de la importancia de la vacunación contra la gripe, como medida profiláctica. De hecho, su directora Sanitaria, Victoria Pérez, asegura que “la vacunación es la medida más eficaz para prevenir la gripe y sus graves complicaciones, así como para evitar contagios”. Por ello, sus centros se suman a la campaña anual de vacunación promovida por la Administración Pública y se encargan de informar a la persona mayor y sus familiares, de gestionar las vacunas y de suministrárselas a los usuarios en la propia residencia, ahorrándole el que tengan que trasladarse hasta su centro de salud para realizar este trámite. “De este modo, además, conseguimos que aumente la cobertura de vacunación entre los residentes, protegiéndolos de manera personal y comunitaria”, sostiene la doctora Victoria Pérez.

Esta afección respiratoria aguda puede provocar fiebre de hasta 39 ºC, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, estornudos, tos intensa y persistente, moqueo, lagrimeo y faringitis leve durante, aproximadamente, siete días. Aunque estos síntomas no resultan problemáticos en primera instancia, en las personas mayores se debe extremar el cuidado para que no surjan complicaciones, ya que, por regla general, su sistema inmune está  más debilitado. Además, también puede poner en riesgo sus vidas si no se protegen correctamente.

¿Cuándo deben vacunarse?

La campaña de vacunación comienza a finales de octubre y se extiende durante todo el mes de noviembre. Se suele realizar antes de que bajen drásticamente las temperaturas, porque es entonces cuando existe mayor riesgo de contraer la gripe y contagiarse. Además, se tiene en cuenta que la inmunidad frente al virus tarda en desarrollarse unas cuatro semanas.

Para poder empezar con el proceso de vacunación de manera eficiente, ORPEA inicia en septiembre las informaciones a los familiares y residentes sobre la conveniencia de la vacunación para el bienestar de los mayores y obtener el consentimiento de aquellos que estén interesados.  Además, aprovechan para recordar que la vacunación de los familiares es también una medida de protección de los residentes.

La vacuna de la gripe confiere inmunidad un máximo de 12 meses, por lo que es preciso revacunarse cada año para reforzar las propias defensas y que se adapten a las nuevas cepas circulantes.

A partir de los 65 años, además de la vacunación para prevenir la gripe, también se aconseja recibir la vacuna antineumocócica, que se administra una vez en la vida, y que protege frente a la neumonía causada por la gripe.

Vacunación de los profesionales

La vacunación frente a la gripe también está recomendada en aquellas personas que trabajan en instituciones geriátricas, puesto que están en contacto con población vulnerable. Por eso, ORPEA también informa a sus profesionales sobre la necesidad de que se vacunen para evitar infectarse y contagiar a los residentes.

Otras 6 medidas para prevenir la gripe

Los virus de la gripe se transmiten generalmente mediante la inhalación de gotitas de saliva infectada que se encuentran en el ambiente cuando estornudamos, tosemos o al hablar. A pesar de ello, “el aire no es la principal vía de contagio, más bien son las manos, debido a que el virus se propaga a través de las superficies que toca una persona infectada con el virus”, indica la doctora Victoria Pérez. Entre las medidas higiénicas para disminuir la transmisión, esta especialista enumera las siguientes:

  1. Lavarse las manos con frecuencia y usar una solución hidroalcóholica después.
  2. Taparse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al estornudar o toser y justo después tirar el pañuelo usado a la basura.
  3. No compartir toallas, pañuelos u otros objetos personales que faciliten el contagio.
  4. Evitar contagiar a otras personas siguiendo los consejos de los profesionales sanitarios si se está enfermo. Se recomienda no visitar a los familiares si está acatarrado.
  5. Evitar los cambios bruscos de temperatura y la permanencia en lugares donde haya mucha gente.
  6. Evitar los besos y contacto muy cercano, así como compartir vasos, cubiertos y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva o secreciones.

Dejar un comentario

Orpea empleo Girona y Castellón

Contactar
close slider
CONTACTA CON ORPEA