Dormir bien es fundamental para nuestra calidad de vida

10 abril, 2017Noticias

Dormir bien es fundamental para nuestra calidad de vida. Un buen descanso durante la noche se traduce en un mejor rendimiento durante el día. Además, la calidad de nuestro sueño afecta directamente a nuestro estado de ánimo por lo que es importante que durmamos lo suficiente si queremos sentirnos más positivos.

La falta de sueño puede causar dolencias físicas, estrés, agotamiento, problemas de memoria, o alteraciones del comportamiento. Estas afecciones se agudizan más en las personas mayores.

En algunos aspectos el sueño de los mayores se diferencia del de el resto de los adultos:

  • La duración del sueño nocturno disminuye porque es más fragmentado
  • Se tiende a hacer varias siestas durante el día
  • Se producen mayor número de despertares nocturnos, y estos suelen ser más prolongados.

Existen distintos motivos por los que las personas mayores padecen problemas a la hora de dormir, por ejemplo:

  • Reducción de la capacidad de sueño debido a una menor capacidad de regeneración del cerebro.
  • Disminución de la capacidad de regular adecuadamente los ritmos circadianos.
  • Reducción de la actividad diurna, por lo que el cuerpo se cansa menos, y el descanso por tanto es peor.
  • Padecimiento de alguna patología concreta, como el síndrome de las piernas inquietas, o la apnea obstructiva del sueño.
  • Padecimientos de problemas psicológicos como la ansiedad o la depresión.
  • La toma de ciertos medicamentos como algunos de los que se utilizan para el tratamiento de la hipertensión, los corticoesteroides, los antidepresivos…
  • Automedicación para conciliar el sueño: No se debe tratar la falta de sueño sin consultar con un especialista, ya que el tratamiento que empleemos puede causar el efecto contrario al esperado.
  • Los malos hábitos de vida, como el consumo de alcohol y tabaco o malas prácticas como el sedentarismo, afectan de forma negativa al descanso.

La calidad del sueño de las personas mayores puede mejorar notoriamente si se siguen una serie de consejos:

  • Evitar las comidas pesadas antes de acostarse
  • No consumir cafeína y bebidas alcohólicas pasada la media tarde, ya que estas pueden causar sudores, dolores de cabeza y sueños intensos.
  • Hacer ejercicio con regularidad durante las primeras horas del día, durante 20-30 minutos.
  • Acostarse y levantarse a la misma hora todos los días, de forma que se reprograma el ciclo de sueño. Además, si nos levantamos con el sol, la luz solar ayudará a reajustar nuestro reloj biológico interno cada día.
  • No echarse siestas
  • Utilizar la cama únicamente para dormir, no para trabajar, ver la televisión…
  • Si la persona mayor padece insomnio es mejor que no haya ningún reloj visible en el dormitorio, ya que mirarlo intensifica el malestar.
  • Ventilar y mantener una higiene adecuada del dormitorio.
  • Seguir una rutina de relajación antes de irnos a dormir: darnos un baño de agua caliente, leer, hacer ejercicios de estiramiento y de relajación, para destensar el cuerpo.
Compártenos:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar un comentario