Por qué las personas mayores deben comer más proteínas

16 octubre, 2019Un día en ORPEA
las personas mayores deben comer más proteínas

Las proteínas son uno de los macronutrientes fundamentales para el buen estado del organismo, junto a los hidratos de carbono y las grasas. Los tres se encargan de aportar energía al cuerpo; pero, además, las proteínas son clave para mantener la masa muscular y un correcto funcionamiento del cerebro. Por esta razón, las personas mayores deben comer más proteínas.

Según los expertos, cuando nos hacemos mayores necesitamos tener una dieta adecuada con un aporte de alimentos ricos en proteínas con el fin de preservar la masa muscular, máxime si se pierde peso, se padece una enfermedad crónica o aguda, o se está en el hospital. Durante estos periodos, que resultan más estresantes, el cuerpo de las personas mayores no procesa de manera eficiente las proteínas, por lo que requieren ingerir más cantidad para mantener la masa muscular y la fuerza, la salud ósea y otras funciones básicas.

Las proteínas pueden ser de origen animal o vegetal y se encuentran sobre todo en la carne, huevos, pescado, lácteos, legumbres (garbanzos, guisantes, lentejas, judías, habas…), cereales (arroz, maíz, trigo) y frutos secos (nueces, almendras, avellanas, pistachos…).

Las proteínas de origen animal son de alto valor biológico porque contienen los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita. Esto significa que son más completas que las de origen vegetal.

Ingesta diaria de proteínas recomendada

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece como ideal que el 15 % de las calorías diarias que se ingieran procedan de las proteínas (lo que equivale a 0,8 gramos por kilo que pesa la persona al día), el 55 % de los hidratos de carbono y el 30 % de las grasas. Sin embargo, “esta cifra de proteínas es baja porque en el envejecimiento están disminuidas las reservas proteicas en el músculo y su eficacia, por lo que se recomienda una ingesta de entre 1 y 1,25 gramos por kilo que pesa la persona al día”, explica la directora Sanitaria de ORPEA, Victoria Pérez.

Por otra parte, hay estudios que determinan que un tercio de las personas mayores no comen una cantidad adecuada de proteínas. Las razones son tan variadas como la falta de apetitito, problemas dentales, dificultad para tragar (disfagia), pérdida de sensibilidad gustativa, incluso restricciones económicas. Esta nutrición deficiente, unida a una tendencia más sedentaria en estas edades, predispone al deterioro más acusado de los músculos, lo que compromete la movilidad y la autonomía.

Además, ingerir menos cantidad de proteínas de las recomendadas también puede influir de forma negativa en el correcto funcionamiento del cerebro, provocando pérdida de memoria, dificultad en el aprendizaje o falta de concentración. Por lo que las personas mayores deben comer más proteínas. 

Tomar proteínas en todas las comidas del día

Estudios recientes ponen de manifiesto que las personas mayores que consumen una cantidad adecuada de proteínas mantienen mejor su capacidad para realizar las actividades básicas de la vida diaria (ABVD) como vestirse, levantarse de la cama, subir o bajar escaleras, cocinar, etc.

Las proteínas no se pueden almacenar, los nutricionistas aconsejan repartir su ingesta en las diferentes comidas del día. “Las personas mayores deben comer de 25 a 30 gramos de proteína por comida”, indica Victoria Pérez. Es frecuente que se incluyan proteínas en el almuerzo y en la cena, pero no tanto en el desayuno. Es en esta comida donde debe reforzarse la ingesta, complementando los lácteos (leche, yogur, queso, etc.) y cereales (pan, galletas, cereales …) con huevo, pavo o cualquier otro alimento más proteico.

Las personas mayores tienen que disfrutar de una dieta adecuada a la edad,  y adaptada a las patologías principales del mayor, satisfaciendo  sus requerimientos nutricionales. Por ello, en ORPEA disponen de cocina propia, donde se preparan menús adaptados a las necesidades de los residentes, diseñados por un nutricionista y revisados por el servicio médico.

8 beneficios de comer una cantidad adecuada de proteínas

  • Aporta energía.
  • Mantiene un buen estado de los músculos, huesos e integridad cutánea.
  • Evita la pérdida de masa corporal.
  • Mejora la capacidad funcional para realizar actividades cotidianas.
  • Ayuda a prevenir la fragilidad y la sarcopenia.
  • Favorece el correcto funcionamiento del cerebro.
  • Previene problemas de demencia.
  • Mejora el estado de ánimo, favoreciendo la socialización.

Dejar un comentario

Orpea empleo Girona y Castellón

Contactar
close slider
CONTACTA CON ORPEA