Vacunas en la Tercera Edad

29 marzo, 2017Noticias

Sí, las personas mayores también necesitan vacunarse. Por lo que no, la necesidad de vacunarnos no termina al hacernos adultos.

Las vacunas no son solo para los más pequeños de la casa, hay algunas de ellas que son especialmente importantes para las personas mayores del hogar. Y es que la vacunación no solo constituye una herramienta de defensa personal frente a numerosas enfermedades, sino también una forma de proteger a la comunidad.

Pero, ¿qué vacunas son las adecuadas para proteger al adulto mayor de enfermedades? A continuación, te decimos qué vacunas deben considerar las personas mayores:

 

  • Contra la gripe: La prevención de la gripe es fundamental para este sector de la población, ya que contribuye a evitar la aparición de otras patologías asociadas a esta enfermedad, como son la neumonía, la bronquitis y la sinusitis, que pueden poner en serio riesgo la salud de la persona. No obstante, esta vacuna no puede aplicarse a aquellas personas que hayan presentado una reacción alérgica severa con dosis aplicadas previamente, o alergia severa a alguno de los componentes de la vacuna.

 

  • Contra el neumococo: El neumococo puede provocar patologías como meningitis, neumonía, sepsis, sinusitis y bacteremia. La amenaza principal para los pacientes de edad avanzada es que su tasa de mortalidad está entre el 20 y el 40%, siendo siete veces mayor que en los niños. Está indicada para personas mayores de 64 años, residentes de geriátricos u otros centros de cuidado prolongado. Es fundamental para aquellas personas que padezcan enfermedades pulmonares crónicas, diabéticos, asmáticos, con enfermedades cardiacas, y otras enfermedades crónicas. Puede administrarse simultáneamente con otras vacunas y la revacunación es a los 5 años.

 

  • Herpes Zóster: Consiste en una enfermedad severa que pone en riesgo al 95% de las personas de la tercera edad. Además, puede causar complicaciones como pérdida de visión, neumonía, pérdida auditiva, sobreinfección bacteriana, debilidad muscular parcial, hepatitis, y en el peor de los casos, incluso la muerte.

 

  • Tétanos: La mayoría de las personas mayores no están protegidas contra el tétanos, y es altamente recomendable que se vacunen, sobre todo si se trata de personas con heridas.

 

  • Influenza: Se trata de una enfermedad viral respiratoria aguda que se transmite mediante el contacto con las secreciones respiratorias de los estornudos, la tos y el habla, pero también al tocar con las manos superficies contaminadas con el virus. La tasa de mortalidad de esta enfermedad en personas mayores de 65 años es del 22%, cifra que aumenta en las personas de 80 años o más. Los meses ideales para ponerse esta vacuna son los previos al periodo invernal (septiembre y octubre).

 

Si tienes dudas sobre qué vacunas deben ponerse tus personas mayores, o cuándo deben administrarse cada una, te recomendamos que preguntes al médico especialista.

Compártenos:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar un comentario