El bienestar de los mayores, una prioridad durante la ola de calor

22 junio, 2017Noticias

La ola de calor está afectando especialmente a nuestro país. Muchas provincias españolas se encuentran en alerta por altas temperaturas y los mayores son uno de los grupos de riesgo por lo que Orpea Ibérica lleva a cabo recomendaciones para asegurar su máximo bienestar.

El riesgo de sufrir un golpe de calor aumenta a partir de los 65 años ya que con la edad se reduce la sensación de calor”, asegura la doctora Victoria Pérez, directora sanitaria de Orpea Ibérica. “Los mayores -recuerda- no notan tanto las altas temperaturas y por lo cual adoptan menos precauciones, no siente necesidad de beber se protegen menos y aumenta el riesgo a la deshidratación”.

Por ello desde Orpea Ibérica se recomienda beber agua en abundancia sin esperar a tener sed, llevar a cabo una alimentación ligera, evitar salir a las horas centrales del día y elegir una ropa ligera, holgada y transpirable. Además la actividad física se ha de realizar por la mañana o al atardecer y es aconsejable que el ritmo del ejercicio durante los días de más calor no sea muy elevado ni salir al exterior sin la protección solar adecuada.

En cuanto a la alimentación, se recomienda adaptarse al verano con platos más ligeros y menos elaborados ya que en esta época se necesitan menos calorías, pero una mayor hidratación.

– Protocolo de actuación Orpea

Entre las medidas que lleva a cabo Orpea Ibérica para evitar los problemas relacionados con el excesivo calor destaca la vigilancia continua de la temperatura de las instalaciones de los centros, el aumento de la ingesta de líquidos o el desarrollo de actividades en zonas resguardadas. “Además de adaptar la alimentación y los menús con alimentos frescos y ligeros, ricos en agua y fibra como hortalizas y verduras, frutas y cereales, en Orpea realizamos talleres informativos a los residentes para identificar el golpe de calor y los cuidados que se deben tener durante la época estival”, asegura Victoria.

Según la doctora Pérez, “en el grupo Orpea tenemos protocolos para la ola de calor, en los cuales está implicado todo el personal de la residencia para identificar todos los problemas que puedan surgir y tomar las medidas necesarias por parte del personal implicado”.

Añade que “además el riesgo aumenta cuando la persona mayor tiene alguna enfermedad crónica, toma medicación, tiene sobrepeso o padece una enfermedad neurodegenerativa”, afirma.

“Si hay residentes encamados por una enfermedad aguda, estos son más vulnerables a una ola de calor, ya que el mecanismo de termorregulación por el sudor no funciona adecuadamente y necesitarán unos cuidados específicos, como refrescarles la piel  y asegurarnos la hidratación”.

Compártenos:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar un comentario