Mensajes a residentes

Mindfulness, yoga e hidroterapia se encuentran entre las técnicas de relajación más efectivas para los mayores

1 septiembre, 2022Noticias
Mindfulness, yoga e hidroterapia se encuentran entre las técnicas de relajación más efectivas para los mayores

La tranquilidad, el equilibrio y el descanso son fundamentales para mantener la salud física y emocional en todas las etapas vitales, también en la tercera edad.  Para ello, es necesario aprender a desconectar y dedicar tiempo, a lo largo del día, para trabajar y entrenar la relajación, un estado que favorece el bienestar y calidad de vida de las personas mayores.

Con la vuelta a la rutina, tras las vacaciones, es momento de emprender nuevas actividades de ocio que nos gusten o retomar aquellas que ya hacíamos y nos aportan satisfacción. Una de las más recomendables para mantener el bienestar físico y mental es la relajación. Por eso, los profesionales de las residencias ORPEA enseñan distintas técnicas enfocadas a la búsqueda de la calma y placidez, como el mindfulness, el yoga o el tai chi. En la misma línea, apuestan también por la hidroterapia o terapias en el agua para apaciguar el estrés, la ansiedad y mejorar el estado de ánimo.

Beneficios de la relajación

La relajación es la mejor alternativa para centrarse en el “aquí y ahora” y tomar conciencia de lo que queremos conseguir. Empleando las técnicas adecuadas, cuerpo y mente podrán trabajar en armonía, logrando importantes beneficios para la salud. Los especialistas de ORPEA destacan los siguientes:

  • Alivia el dolor muscular.
  • Reduce la presión arterial.
  • Reduce el colesterol.
  • Reduce el estrés.
  • Controla los síntomas de la ansiedad.
  • Mejora la capacidad respiratoria.
  • Mejora el estado de ánimo.
  • Contrarresta el insomnio.
  • Aumenta la energía y vitalidad.

Técnicas de relajación

Los expertos de ORPEA aseguran que existen distintas técnicas recomendables para practicar la relajación en las personas mayores. En todas ellas se trabaja de manera conjunta el físico y la mente para alcanzar mayor bienestar, adaptando los objetivos a las necesidades y preferencias de cada individuo. La finalidad es entrenar el cuerpo con movimientos que permiten que se relajen los músculos y articulaciones y la psique para que la persona sea capaz de centrarse en el momento y pueda gestionar y canalizar las emociones de manera asertiva.

En los centros de ORPEA se trabaja de manera personalizada con algunas de ellas, entre las que destacan las siguientes:

  • Mindfulnesss. El control de los pensamientos y el centrarse en el presente durante la práctica de mindfulness permite a la persona rebajar el estrés. Con esta práctica, se consigue un estado de calma, incluso en los momentos de más inquietud, que permite descender los niveles de cortisol, que es la hormona del estrés. De esta manera, se pueden prevenir alteraciones físicas y psicológicas, como la hipertensión arterial, el insomnio, la depresión y algunas disfunciones del sistema inmunológico que pueden estar provocadas por un exceso de segregación del cortisol. También se ha comprobado que la meditación genera cambios en la estructura neuronal del cerebro, que ayuda a la concentración, desarrolla la inteligencia emocional, favorece la creatividad y mejora la memoria. Por tanto, se puede decir que ayuda a la salud y buen estado del cerebro, y, por supuesto, al bienestar cognitivo y funcional de las personas mayores.
  • Yoga. Es una disciplina que armoniza el cuerpo, la mente y el alma, a través de posturas (o asanas), una correcta respiración y la meditación. Practicar yoga de manera regular permite que el cuerpo se mantenga fuerte, flexible y en equilibrio. Todo ello contribuye a que la persona mayor sea más autónoma e independiente en su día a día y tenga una mayor autoestima. Además, aporta más energía y favorece el desarrollo de una actitud más positiva ante la vida. También mejora la memoria y la agilidad mental, reduce el estrés y mejora el estado de ánimo. Por otra parte, la respiración y la meditación favorecen la relajación, lo que ayuda a dormir y mejora la calidad del sueño.
  • Tai Chi. Es muy recomendable para las personas mayores, ya que ayuda a fortalecer los músculos y no requiere un exceso de energía. Es un ejercicio suave que activa todos los músculos de nuestro cuerpo. Se trata de movimientos que tienen un efecto sobre todos los sistemas del cuerpo, lo que reduce la tensión, mejora la circulación, aumenta la fuerza y ​​la flexibilidad. Además, el tai chi activa y ejercita la mente, reduciendo la progresión de la demencia, así como el estrés y la depresión, y también ayuda a prevenir el insomnio. Otro beneficio de este ejercicio es la mejora del equilibrio, vital para los ancianos porque previene el riesgo de caídas.

El uso de una o de otra dependerá de las necesidades que tenga la persona mayor y sus preferencias, incluso de con cuál le resulte más fácil relajarse.  

El poder del agua

Otra opción interesante que utilizan en las residencias ORPEA para la relajación de las personas mayores es la hidroterapia. Los beneficios de la terapia acuática son físicos, pero también psicológicos y cognitivos. Realizar movimientos en el medio acuático es más fácil, pero también ofrece mayor resistencia, lo que permite ejercitar y tonificar la musculatura. Al disminuir el impacto, las articulaciones y extremidades trabajan de manera efectiva, pero sufren menos, reduciendo o evitando el dolor.

Además, trabajar en el agua ayuda a la relajación, sobre todo si el agua está a una determinada temperatura. Además, el ejercicio se hace a un ritmo tranquilo y las personas mayores pueden gozar de todas las ventajas de practicar ejercicio, mientras se divierten.

Con el tiempo y la práctica, los beneficios de estas técnicas de relajación pueden resultar sorprendentes. Ahora bien, los especialistas de ORPEA advierten de que es importante hacer siempre los ejercicios bajo la supervisión de un profesional cualificado.

Dejar un comentario

Solicitar información
close slider

    SOLICITAR INFORMACIÓN DE RESIDENCIA