En verano seguimos haciendo ejercicio

16 agosto, 2017Un día en ORPEA
RESIDENCIA DE ANCIANOS EN CARABANCHEL

Durante el verano hay una tendencia generalizada a dejar de realizar ciertas actividades físicas. El aumento de horas de sol y la subida de temperaturas hacen que el sedentarismo coja fuerza frente al ejercicio. Un error muy común que hay que evitar durante los meses estivales.

En las residencias y centros de día ORPEA somos conscientes de la necesidad de promocionar el ejercicio físico entre nuestros mayores, sea cual sea la época del año. El envejecimiento activo es el objetivo que debe estar en nuestra mente y por eso, en verano, también hay que seguir realizando ejercicio y actividades varias para mantener el cuerpo en forma.

Nuestros fisioterapeutas, monitores y cuidadores promueven una serie de ejercicios en las residencias ORPEA que también se pueden realizar en casa o al aire libre. Solo hace falta sacar un rato cada día y adaptar nuestra rutina de actividades al verano.

Para ello es importante elegir la hora. Lo ideal es salir a la calle a primera hora o al atardecer, aprovechando que el sol tiene menos fuerza para dar un paseo y mantener el cuerpo activo.

Si el ejercicio lo realizamos en un espacio cerrado, como puede ser en casa o en el gimnasio, es importante tener buena climatización. Una temperatura ideal con la que mantenerse fresco durante el ejercicio sin abusar del aire acondicionado para evitar resfriados inoportunos.

Pero en general, con el calor propio del verano es aconsejable realizar ejercicios de menor intensidad. Caminar, realizar estiramientos o ejercicios ligeros con pelotas o gomas son ideales para mantenerse activo sin grandes esfuerzos.

Uno de los clásicos del verano son las actividades acuáticas. Las piscinas ofrecen una serie de actividades muy recomendables que, además, nos ayudan a refrescarnos y olvidar el calor.  En algunos de nuestros centros contamos con piscinas de interior y/o exterior donde se desarrollan este tipo de actividades. En otras ubicadas en zona de costa aprovechamos el mar para disfrutar también de las olas.

Pero lo más importante, sin duda, es saber adaptar el ejercicio a nuestro cuerpo. No exponerse a sobreesfuerzos, evitar una sudoración excesiva, parar cuando el cuerpo lo pida y, por supuesto, mantenerse hidratado en todo momento.

Seguro que siguiendo estas recomendaciones acabáis el verano en plena forma.

Compártenos:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Dejar un comentario