Artrosis en personas mayores, ¿cómo prevenirla?

20/10/2023Patologías en personas mayores

¿Te preocupan tus articulaciones? La artrosis es una afección que generalmente se desarrolla con la edad y, en muchos casos, puede ser causada por el desgaste natural de las articulaciones a lo largo del tiempo. Aunque no es posible prevenir por completo la artrosis en personas mayores, existen medidas que pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollarla o a retrasar su progresión.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta principalmente a las personas mayores. No obstante, también puede presentarse en personas más jóvenes debido a posibles lesiones o a factores genéticos. 

La artrosis se caracteriza por el desgaste gradual del cartílago que recubre las superficies de las articulaciones, lo que provoca dolor, inflamación y limita la movilidad de la articulación afectada.

Esta enfermedad puede afectar a varias articulaciones del cuerpo, pero es más común en las rodillas, caderas, manos y columna vertebral. Aunque no existe una cura definitiva para la artrosis, sí que disponemos de tratamientos para aliviar el dolor, mejorar la movilidad y ayudar a las personas a gestionar la enfermedad, como es el caso de la fisioterapia, los analgésicos, los cambios en el estilo de vida, etc.

¿Cuáles son las causas de la artrosis en personas mayores?

Es importante tener en cuenta que la artrosis es una afección compleja y multifactorial, y en muchos casos, varios factores interactúan para contribuir a su desarrollo. Esos factores de riesgo más comunes asociados con la artrosis en personas mayores son:

Envejecimiento

Como hemos comentado, el envejecimiento natural es uno de los principales factores de riesgo para la artrosis, ya que, con el tiempo, el cartílago que recubre las articulaciones tiende a desgastarse.

Genética

La predisposición genética puede aumentar la probabilidad de desarrollar artrosis. Si tienes familiares cercanos que han tenido la enfermedad de artrosis, es posible que tengas un mayor riesgo.

Lesiones articulares previas

Haber sufrido lesiones en las articulaciones, ya sea por un accidente o por actividades deportivas, puede aumentar el riesgo de artrosis en la edad adulta. Esto es así porque las lesiones pueden dañar el cartílago y hacer que sea más propenso al desgaste futuro.

Obesidad

Tener exceso de peso corporal provoca una presión adicional sobre las articulaciones de carga, como las rodillas y las caderas, lo cual aumenta el riesgo de desarrollar artrosis en esas articulaciones.

Actividad física inadecuada

La actividad física practicada de forma regular y adecuada fortalece los músculos que protegen las articulaciones. Sin embargo, la falta de actividad física o la práctica inadecuada de las articulaciones pueden contribuir al deterioro del cartílago. 

Factores hormonales

Algunos estudios sugieren que la falta de estrógenos, que se da en las mujeres posmenopáusicas, pueden desempeñar un papel clave en el desarrollo de la artrosis.

Alteraciones biomecánicas

Las personas con problemas biomecánicos en las articulaciones, como una mala alineación o una deformidad, pueden aumentar la carga sobre ciertas áreas del cartílago, lo que lleva a un mayor desgaste.

Inflamación crónica

Otra de las posibles causas de la artrosis es la presencia de inflamación crónica en las articulaciones, lo que se conoce como artritis reumatoide. Esto puede contribuir al daño del cartílago y al desarrollo de la artrosis.

Factores ocupacionales

Algunos trabajos que requieren movimientos repetitivos o levantar objetos pesados pueden aumentar el riesgo de artrosis en ciertas articulaciones, como las manos, hombros o la columna vertebral.

Factores metabólicos

Determinadas afecciones metabólicas como la gota o la hemocromatosis también pueden aumentar el riesgo de desarrollar artrosis en personas mayores.

Síntomas de la artrosis en personas mayores

La artrosis es una enfermedad progresiva, por lo que en la persona mayor es más grave, más frecuente y más debilitante, y puede llevar a la discapacidad. Las personas mayores que padecen artrosis pueden experimentar una variedad de síntomas. La identificación temprana de estos síntomas es el primer paso para el manejo adecuado de esta afección:

Dolor articular

El dolor es uno de los síntomas más característicos de la artrosis. Puede ser leve al principio, pero con el tiempo puede volverse más intenso y constante. Por lo general, el dolor tiende a empeorar con la actividad y mejorar con el reposo.

Rigidez en las articulaciones

Otro de los síntomas habituales de la artrosis en personas mayores es la rigidez en las articulaciones afectadas, especialmente por la mañana al levantarse de la cama o después de períodos de descanso e inactividad. Esta rigidez puede dificultar el movimiento normal de la articulación.

Inflamación

En algunos casos, las articulaciones afectadas pueden inflamarse, lo que provoca hinchazón, calor y enrojecimiento en la zona. Sin embargo, la inflamación en la artrosis suele ser menos pronunciada que en otras enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide, con la que en ocasiones se confunde con la artrosis.

Crujidos o chasquidos

Al mover la articulación afectada, es posible que se escuchen ruidos como chasquidos o crujidos. Estos sonidos pueden ser causados por el roce de los huesos debido al desgaste del cartílago.

Pérdida de la movilidad

Con el paso del tiempo, la artrosis puede limitar la capacidad de mover la articulación afectada de manera completa y cómoda. Es por eso que muchas personas mayores encuentran una gran dificultad para realizar actividades diarias, como caminar, subir escaleras o agarrar objetos.

Deformidades articulares

En casos avanzados de artrosis, las articulaciones pueden deformarse y mostrar cambios visibles en la forma de la articulación y, como consecuencia, en una disminución de la funcionalidad de esa articulación.

Dolor referido

En ocasiones, el dolor de la artrosis no solo se siente en la articulación, sino también en otras áreas cercanas, lo cual puede dificultar la identificación de la fuente exacta del dolor.

Consejos para prevenir la artrosis en personas mayores

Aunque no es posible prevenir por completo la artrosis en personas mayores, sí que podemos seguir una serie de recomendaciones que ayudan a reducir el riesgo de desarrollarla o a tratar de retrasar su progresión lo máximo posible:

  • Mantén un peso saludable para reducir la carga sobre las articulaciones y disminuir el riesgo de desarrollar artrosis. 
  • Realiza actividad física regularmente para fortalecer los músculos que rodean las articulaciones y mejorar la estabilidad. Los ejercicios de bajo impacto, como la natación, el ciclismo, el yoga o el Pilates, son especialmente beneficiosos. 
  • Procura mantener una postura adecuada al estar de pie, sentado y al levantar objetos. De este modo puedes prevenir el desgaste excesivo de las articulaciones de la columna vertebral y las caderas.
  • Evita caídas y lesiones que puedan dañar tus articulaciones. Para ello, recuerda protegerlas utilizando el equipo adecuado y practicar técnicas seguras al realizar actividades físicas o deportivas.
  • Aplica calor. Por las mañanas, cuando es más frecuente tener mayor rigidez y dolor, conviene aplicarse una ducha de agua caliente sobre las articulaciones para calmar las molestias. También acudir a balnearios puede ser beneficioso.
  • Sigue una dieta equilibrada, basada en alimentos ricos en antioxidantes y antiinflamatorios, como frutas, verduras, pescado y nueces. También es importante obtener suficiente calcio y vitamina D para mantener tus huesos fuertes.
  • No fumes porque el tabaco se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar artrosis, ya que puede dañar el tejido conectivo en las articulaciones.
  • Mantén una buena salud en general, puesto que determinadas afecciones médicas crónicas, como la diabetes o la hipertensión, pueden afectar negativamente la salud de tus articulaciones.
  • Utiliza un calzado adecuado. Son recomendables los zapatos elásticos, pero firmes y de materiales no sintéticos, sin mucho tacón ni cordones.

Atención de pacientes con artrosis en ORPEA

La artrosis en personas mayores puede llevar a la frustración por la pérdida de autonomía e independencia. La inseguridad debido al miedo a sufrir caídas y lesiones hace que las personas mayores se vuelvan más cautelosas en su movilidad y, con ello, reduzcan su participación en actividades sociales, lo cual redunda aún más en los problemas emocionales de nuestros mayores. 

Todos estos condicionantes físicos y emocionales que conlleva la artrosis en personas mayores es algo que tenemos muy presente en el día a día de nuestras residencias y centros de día ORPEA. En nuestros centros contamos con diferentes especialistas, como enfermeros, fisioterapeutas, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, psicólogos, etc. que diseñan un plan de rehabilitación adaptado a las necesidades de cada paciente, que realizamos en nuestras propias instalaciones. El trabajo diario con nuestros mayores permite aliviar el dolor y mejorar la movilidad y su calidad de vida para que puedan disfrutar de cada día al máximo sin que la artrosis les detenga.

También te puede interesar

pies hinchados mayores
23/02/2024
Patologías en personas mayores
Pies hinchados en personas mayores: causas y soluciones
comunicacion mayores
14/02/2024
Cuidado de personas mayores
Técnicas de comunicación efectivas con personas mayores
08/02/2024
Cuidado de personas mayores
Hábitos saludables para cuidar el corazón

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

Servicios especializados gracias a sus unidades de atención a demencias y alzhéimer, psicogeriatría o gran dependencia, dando así cobertura y tratamiento a la necesidad de cada mayor.