Ictus en personas mayores: síntomas

16/06/2023Patologías en personas mayores

Cuidar de nuestra salud es fundamental en todas las etapas de la vida. Especialmente en la tercera edad, donde algunos desafíos de salud pueden presentarse con mayor frecuencia. Uno de ellos es el ictus, también conocido como accidente cerebrovascular (ACV), una afección que puede tener graves consecuencias para la salud de las personas mayores. 

En este artículo, nos enfocaremos en comprender qué es un ictus y en los síntomas que pueden alertarnos sobre su presencia. Conocer estos signos tempranos puede marcar la diferencia para un diagnóstico y tratamiento oportunos, ayudando a reducir el impacto de esta condición en la vida de nuestros seres queridos. 

Acompáñanos mientras exploramos los síntomas del ictus y cómo actuar rápidamente para brindar el apoyo adecuado a quienes lo necesitan.

Ictus o accidentes cerebrovascular en personas mayores

Un ictus, también conocido como accidente cerebrovascular, se produce cuando el flujo sanguíneo a una parte del cerebro se interrumpe o se reduce, privando al cerebro de oxígeno y nutrientes. En minutos, las células cerebrales comienzan a morir. 

Los ictus en personas mayores son especialmente comunes debido a ciertas condiciones y cambios relacionados con la edad.

Causas de un ictus en personas mayores o accidente cerebrovascular

Existen dos tipos principales de ictus: los isquémicos, causados por coágulos o placas que bloquean el flujo sanguíneo, y los hemorrágicos, causados por sangrados en el cerebro. 

En las personas mayores, los factores de riesgo para el ictus incluyen:

  • La hipertensión.
  • El colesterol alto.
  • El tabaquismo.
  • La diabetes.
  • La obesidad.
  • Las enfermedades del corazón. 

El riesgo de sufrir un ictus también puede aumentar con la edad, especialmente después de los 65 años.

Síntomas de un ictus en personas mayores

Los síntomas de un ictus en personas mayores pueden variar, pero generalmente incluyen la repentina aparición de debilidad o parálisis en una parte del cuerpo, generalmente en un lado, problemas de habla o comprensión, visión borrosa o pérdida de la visión, dolor de cabeza severo sin causa conocida, mareos, y problemas de equilibrio o coordinación. 

El reconocimiento rápido de estos síntomas y la obtención de atención médica inmediata son cruciales para minimizar el daño cerebral y aumentar las posibilidades de recuperación.

Consejos para prevenir ictus en personas mayores

A continuación, te dejamos algunos consejos para prevenirlo:

  • Controla tu presión arterial: La hipertensión es uno de los factores de riesgo más importantes para sufrir un ictus. Es recomendable revisar tu presión arterial regularmente y tomar las medidas necesarias si se encuentra elevada.
  • Mantén una alimentación equilibrada: Consumir una dieta saludable puede reducir tu riesgo de sufrir un ictus. Intenta incorporar más frutas, verduras y granos integrales en tu dieta y limita el consumo de grasas saturadas y trans, así como de sal y azúcares añadidos.
  • Realiza ejercicio físico regularmente: La actividad física ayuda a controlar el peso, reduce la presión arterial y mejora la salud cardiovascular en general. Busca hacer ejercicio moderado por lo menos 30 minutos al día, cinco días a la semana.
  • No fumes: Si fumas, haz lo posible por dejarlo. El tabaco aumenta la probabilidad de sufrir un ictus.
  • Limita el consumo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol puede incrementar la presión arterial y contribuir al desarrollo de fibrilación auricular, un tipo de arritmia que puede causar ictus.
  • Controla el colesterol: Un nivel alto de colesterol puede contribuir a la formación de coágulos en las arterias, aumentando el riesgo de ictus. Mantén una dieta baja en grasas saturadas y trans, y realiza chequeos regulares de tu nivel de colesterol.
  • Controla la diabetes: La diabetes incrementa el riesgo de ictus. Si tienes diabetes, es esencial mantener tus niveles de azúcar en sangre bajo control.
  • Mantén un peso saludable: El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de sufrir un ictus. Intenta mantener un peso saludable mediante una dieta equilibrada y actividad física regular.
  • Visita regularmente al médico: Realiza chequeos médicos regulares, especialmente si tienes factores de riesgo para el ictus. Tu médico puede ayudarte a gestionar mejor estos factores y a tomar las decisiones correctas para mantener un estilo de vida saludable.

¿Cómo actuar en caso de ictus en ancianos?

Si sospechas que una persona mayor puede estar sufriendo un ictus, es vital actuar rápidamente. Recuerda el acrónimo FAST (en inglés): F (Face – Rostro), si la cara de la persona cae de un lado; A (Arms – Brazos), si no puede levantar ambos brazos; S (Speech – Habla), si su habla es confusa o incomprensible; y T (Time – Tiempo), si observas alguno de estos signos, es hora de llamar a los servicios de emergencia inmediatamente.

¿Qué son los micro ictus o pequeños ictus en personas mayores?

Los micro ictus, también conocidos como pequeños ictus en personas mayores, son episodios breves de síntomas neurológicos causados por una falta de flujo sanguíneo en el cerebro, la médula espinal o la retina. 

Aunque los síntomas de estos mini-ictus a menudo desaparecen en un corto período de tiempo, pueden ser un signo de advertencia de un ictus completo en el futuro y deben ser tomados en serio.

Como ves, la detección temprana y el tratamiento de los síntomas de un ictus en personas mayores pueden marcar una gran diferencia en el pronóstico y la recuperación. Mantén a tus seres queridos seguros conociendo los signos y síntomas de un ictus, y toma medidas preventivas para reducir el riesgo.

También te puede interesar

comunicacion mayores
14/02/2024
Cuidado de personas mayores
Técnicas de comunicación efectivas con personas mayores
08/02/2024
Cuidado de personas mayores
Hábitos saludables para cuidar el corazón
hipertension
02/02/2024
Patologías en personas mayores
Hipertensión: tensión alta en personas mayores

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

Servicios especializados gracias a sus unidades de atención a demencias y alzhéimer, psicogeriatría o gran dependencia, dando así cobertura y tratamiento a la necesidad de cada mayor.