Astenia primaveral en personas mayores

22/05/2023Patologías en personas mayores

A medida que las estaciones cambian, en este caso de invierno a primavera, muchas personas se sienten revitalizadas por los días más largos y el clima más cálido. Sin embargo, para algunos, especialmente las personas mayores, esta transición puede ser un desafío debido a la aparición de la astenia primaveral.

 

¿Qué es la astenia primaveral y por qué se produce?

Cuando hablamos de astenia primaveral, nos referimos a un conjunto de síntomas físicos y mentales que aparecen con la llegada de la nueva estación. Entre los síntomas más comunes de la astenia de primavera se encuentran la fatiga, el cansancio, la falta de energía, el desánimo y los cambios de humor.

La astenia primaveral es, en esencia, un proceso de adaptación del organismo al cambio de estación. En primavera, los días se alargan, las temperaturas aumentan y hay más horas de luz solar, lo que afecta a nuestros ritmos biológicos y puede desequilibrar nuestro organismo. Este proceso puede ser particularmente intenso en personas mayores, que pueden tener más dificultades para adaptarse a estos cambios.

 

¿Es lo mismo astenia primaveral y depresión primaveral?

Aunque a veces se usan indistintamente, la astenia primaveral y la depresión primaveral no son lo mismo. 

La astenia primaveral se caracteriza por un cansancio y falta de energía temporales, que suelen desaparecer a medida que el cuerpo se adapta al cambio de estación. 

En cambio, la depresión primaveral es un trastorno del estado de ánimo más grave y persistente, que puede requerir tratamiento médico y que puede afectar seriamente la calidad de vida de la persona.

 

¿Cómo tratar la astenia primaveral en personas mayores?

Muchas personas se preguntan cómo combatir la astenia primaveral en las personas mayores, y lo cierto es que el tratamiento de la astenia primaveral se centra en aliviar los síntomas y ayudar al organismo a adaptarse al cambio de estación.

Una alimentación balanceada, rica en frutas, verduras y alimentos ricos en vitamina C y E, puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y aumentar los niveles de energía. El ejercicio regular también puede ser beneficioso, ya que ayuda a regular los ritmos biológicos y mejorar el estado de ánimo.

Además, es importante mantenerse hidratado y garantizar un descanso adecuado. Por supuesto, en algunos casos, puede ser útil la ayuda de un profesional de la salud para adaptar las rutinas diarias y garantizar un tratamiento adecuado para la astenia primaveral.

 

Consejos para una mejor adaptación de nuestros mayores al cambio de estación

La mejor forma de ayudar a las personas mayores a adaptarse al cambio de estación y prevenir la astenia primaveral es adoptar hábitos saludables.

A continuación, mencionamos los más destacados:

  • Tal y como hemos mencionado previamente, es esencial llevar una alimentación equilibrada, rica en nutrientes y vitaminas, además de promover el ejercicio físico regular, adaptado a las capacidades de cada persona para mantener activo el cuerpo y la mente.
  • Es esencial mantener un buen ritmo de sueño, procurando descansar las horas necesarias y mantener una rutina de sueño regular. Evitar las siestas largas y tratar de acostarse y levantarse a la misma hora todos los días puede ayudar a regular el reloj biológico.
  • Además, es recomendable pasar tiempo al aire libre y disfrutar de la luz natural, especialmente durante las primeras horas del día. Esto puede ayudar a reajustar los ritmos circadianos y a mejorar el estado de ánimo.
  • Por otro lado, es importante tener paciencia y entender que la adaptación al cambio de estación puede llevar tiempo. Las personas mayores pueden necesitar más tiempo para ajustarse a los cambios en la luz y la temperatura, por lo que es fundamental respetar su ritmo y proporcionarles el apoyo que necesiten.

En caso de que los síntomas de la astenia primaveral se prolonguen o sean muy intensos, es recomendable consultar a un profesional de la salud, ya que, en algunos casos, puede ser necesario un tratamiento específico para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de la persona.

¡Y listo! Como ves, la astenia primaveral es un fenómeno común que puede afectar especialmente a las personas mayores. Y, aunque puede ser incómodo, con los cuidados adecuados y la adopción de hábitos saludables, es posible minimizar sus efectos y facilitar la adaptación al cambio de estación. 

Pero recuerda, ante cualquier duda o preocupación, no dudes en consultar a un profesional de la salud. Tu bienestar y el de tus seres queridos es lo más importante.

También te puede interesar

Cuidados al final de la vida
20/05/2024
Cuidado de personas mayores
Cuidados al final de la vida: respeto y dignidad
riesgos de un marcapasos en personas mayores
15/05/2024
Patologías en personas mayores
Riesgos de un marcapasos en personas mayores
yoga para personas mayores
08/05/2024
Cuerpo y mente
Beneficios del yoga en personas mayores

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

Servicios especializados gracias a sus unidades de atención a demencias y alzhéimer, psicogeriatría o gran dependencia, dando así cobertura y tratamiento a la necesidad de cada mayor.