Recuperación de ictus en personas mayores

13/06/2023Patologías en personas mayores

La recuperación de ictus en personas mayores es un tema de importancia creciente, dado el envejecimiento de la población. Por ello, para entender completamente este proceso, es necesario analizar primero las secuelas que pueden surgir después de un ictus y luego las opciones de rehabilitación que pueden fomentar la recuperación tras un ictus.

Secuelas en personas mayores tras pasar un ictus

Después de que una persona mayor ha sufrido un ictus, es posible que experimente diferentes secuelas que pueden afectar su calidad de vida y su capacidad para realizar ciertas actividades diarias.

Aunque las secuelas pueden variar de una persona a otra, aquí hay algunas que son comunes en aquellos que han pasado por esta experiencia.

  • Parálisis o debilidad muscular: El ictus puede afectar los músculos y los nervios, lo que puede llevar a una parálisis o debilidad en una parte del cuerpo. Por ejemplo, es posible que una persona tenga dificultades para mover un brazo o una pierna después de un ictus.
  • Dificultades en el habla y la comunicación: Algunas personas mayores pueden experimentar dificultades para hablar o entender el lenguaje después de un ictus. Esto puede manifestarse como una afasia, que es la pérdida o dificultad para encontrar las palabras adecuadas, o como dificultad para comprender lo que se les dice.
  • Problemas de memoria y cognitivos: El ictus puede afectar la función cognitiva y la memoria. Las personas mayores pueden experimentar dificultades para recordar información nueva o eventos recientes. También pueden tener dificultades para concentrarse, planificar o tomar decisiones.
  • Cambios emocionales: Es común que las personas mayores que han tenido un ictus experimenten cambios emocionales. Pueden volverse más irritables, deprimidos o ansiosos.
  • Dificultades en la marcha y el equilibrio: Después de un ictus, algunas personas pueden tener dificultades para caminar o mantener el equilibrio. Esto puede aumentar el riesgo de caídas y lesiones, lo que requiere una atención especial y medidas de seguridad adecuadas.

¿Qué puede ocurrir después de un ictus?

Tras un ictus, las personas mayores pueden enfrentar diversos desafíos, tal y como hemos visto, los cuales van desde discapacidades físicas hasta alteraciones cognitivas y emocionales. Por ejemplo, pueden surgir dificultades con la movilidad, el habla, la visión y la memoria. Además, es común experimentar cambios de humor, depresión y ansiedad. 

En este contexto, el cuidado de estas personas es fundamental para su recuperación tras un ictus. Y para ello, los familiares tienen varias opciones. 

  1. En primer lugar, pueden encargarse ellos mismos del cuidado del anciano, lo que puede ser gratificante, pero también desafiante y agotador. 
  2. En segundo lugar, pueden contratar a una persona o a un equipo de salud para que brinde atención en el hogar del anciano. Esta opción puede ofrecer más apoyo y recursos, pero también puede tener costos significativos. 
  3. Finalmente, pueden optar por trasladar al anciano a una residencia, donde recibirá atención integral y especializada. Sin embargo, esto puede implicar una pérdida de independencia para el anciano y dificultades para mantener lazos familiares y sociales.

¿Qué rehabilitación en ictus es recomendable para ancianos o personas mayores?

La rehabilitación en ictus es un componente esencial en el proceso de recuperación del ictus. Su objetivo es ayudar a las personas a recuperar su independencia y calidad de vida lo más posible. En el caso de los ancianos, es crucial tener en cuenta sus necesidades y limitaciones específicas para diseñar un programa de rehabilitación adecuado.

Existen diversos enfoques en la rehabilitación tras ictus. Entre los más comunes se encuentran la fisioterapia, la terapia ocupacional y la logopedia, que se centran respectivamente en la recuperación de la movilidad, las actividades de la vida diaria y la comunicación. La terapia cognitiva también puede ser útil para manejar problemas de memoria y concentración.

Además, se ha demostrado que los ejercicios de recuperación tras ictus son fundamentales para la recuperación cerebral, incluso en casos de ictus graves. Estos ejercicios pueden incluir actividades físicas, cognitivas y de habilidades sociales, y se pueden adaptar a cada persona en función de su estado y capacidades.

Tiempo de recuperación de un ictus en ancianos

El tiempo de recuperación de un ictus en ancianos puede variar enormemente dependiendo de la gravedad del ictus, la salud general del individuo y la prontitud y calidad de la atención recibida. En general, la recuperación puede llevar de varios meses a varios años, y puede continuar de manera gradual durante toda la vida.

¿Cómo ayudar a una persona mayor a recuperarse de un ictus?

Para ayudar a una persona mayor a recuperarse de un ictus, es fundamental ofrecerle apoyo emocional y físico, y participar activamente en su proceso de rehabilitación

Los familiares pueden animar y acompañar al anciano en sus ejercicios de recuperación, ayudarlo a adaptarse a las limitaciones que pueda tener y fomentar su participación en actividades sociales y recreativas. 

Además, es importante mantener una comunicación abierta con los profesionales de la salud para comprender el estado y las necesidades del anciano, y para recibir consejos y orientación sobre cómo ayudarlo.

Como ves, la recuperación de ictus en ancianos puede ser un proceso largo y difícil, pero con el cuidado y la rehabilitación adecuados, muchas personas pueden recuperar una gran parte de su funcionalidad y calidad de vida, incluso después de un ictus grave o leve. 

Y recuerda, es crucial ser consciente de esta posibilidad y trabajar en colaboración para apoyar a los ancianos en su camino hacia la recuperación.

También te puede interesar

comunicacion mayores
14/02/2024
Cuidado de personas mayores
Técnicas de comunicación efectivas con personas mayores
08/02/2024
Cuidado de personas mayores
Hábitos saludables para cuidar el corazón
hipertension
02/02/2024
Patologías en personas mayores
Hipertensión: tensión alta en personas mayores

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

Servicios especializados gracias a sus unidades de atención a demencias y alzhéimer, psicogeriatría o gran dependencia, dando así cobertura y tratamiento a la necesidad de cada mayor.