Terapia de reminiscencia para personas con demencia

28/07/2023Cuidado de personas mayores

Imagina por un momento la posibilidad de viajar en el tiempo, de regresar a esos momentos brillantes y alegres de tu vida, sería un viaje emocionante. Bueno, esto es precisamente lo que ofrece la terapia de reminiscencia a personas con demencia. Pero, antes de sumergirnos en los detalles, vamos a definirla. 

¿Qué es la reminiscencia?

El término «reminiscencia» se refiere al acto de recordar y relatar recuerdos del pasado. Es un proceso natural que todos experimentamos y se convierte en una valiosa herramienta terapéutica cuando se utiliza de manera intencionada y sistemática.

Además, puede ser desencadenada por diferentes estímulos, como ver una fotografía, escuchar una canción, visitar un lugar o incluso oler un aroma específico. Estos estímulos pueden evocar recuerdos y emociones asociadas con ellos, transportándonos mentalmente al pasado.

Este fenómeno puede ser bastante poderoso, ya que los recuerdos que surgen a través de la reminiscencia pueden parecer muy vívidos y reales. Puede despertar emociones intensas, tanto positivas como negativas, dependiendo de la naturaleza de los recuerdos evocados.

En otras palabras, la reminiscencia es una parte natural de la experiencia humana y puede tener diversos beneficios. Puede ayudarnos a preservar nuestra identidad personal, fortalecer nuestros lazos sociales al compartir recuerdos con otros y proporcionarnos una sensación de continuidad en nuestra vida. 

¿Cuál es el objetivo de la terapia de reminiscencia?

La terapia de reminiscencia tiene como objetivo principal mejorar la calidad de vida y el bienestar emocional de las personas mayores, especialmente de aquellas con trastornos cognitivos como la demencia y el Alzheimer.

Esta forma de terapia ayuda a los individuos a reconectarse con su pasado y reafirmar su identidad personal. También puede facilitar la comunicación y la interacción social, a la vez que estimula la memoria a largo plazo, que es a menudo menos afectada en las etapas tempranas de la demencia.

¿Cómo se realiza una terapia de reminiscencia?

La terapia de reminiscencia puede realizarse en un ambiente grupal o individual, y se basa en la utilización de estímulos sensoriales para evocar recuerdos del pasado. Pueden ser fotografías, música, olores, o cualquier objeto que pueda desencadenar recuerdos significativos. Los terapeutas deben proporcionar un ambiente seguro y comprensivo, en el que la persona se sienta cómoda compartiendo sus experiencias.

Técnicas de reminiscencia

La reminiscencia como terapia ocupacional

Un ejemplo de cómo se usa la reminiscencia es en la terapia ocupacional. En este contexto, la reminiscencia se utiliza para motivar a las personas a participar en actividades significativas que reflejen sus intereses, habilidades y experiencias pasadas.

Por ejemplo, si a una persona le gustaba cocinar en su juventud, el terapeuta ocupacional podría organizar una actividad de cocina y utilizar ingredientes y recetas familiares para evocar recuerdos. Esta actividad no solo estimula la reminiscencia, sino que también contribuye a mantener y mejorar las habilidades motoras y cognitivas.

La reminiscencia musical, una de las técnicas más eficaces

La música tiene una increíble capacidad para despertar recuerdos y emociones. En la terapia de reminiscencia, la música puede utilizarse para evocar recuerdos asociados a canciones, ritmos y melodías del pasado. Esta técnica es particularmente efectiva para personas con Alzheimer, ya que la música puede alcanzar partes del cerebro que a menudo permanecen intactas a pesar de la enfermedad.

Ejemplos de la terapia de reminiscencia

Entre los ejemplos de terapia de reminiscencia, destacan los álbumes de fotos personalizados, cajas de memoria con objetos significativos y la reproducción de canciones o melodías favoritas del pasado.

Por ejemplo, para un amante del cine, se podría crear una «caja de películas» que contenga tickets de cine antiguos, carteles de películas favoritas y DVDs de los clásicos que le gustaban. Al explorar la caja, la persona es invitada a recordar y compartir sus experiencias relacionadas con el cine.

Otro ejemplo de ejercicio de terapia de reminiscencia puede ser un taller de pintura que invite a las personas a recrear obras de arte que les resulten familiares, como un cuadro que tenían en casa o una escena de su ciudad natal.

También jugar a juegos de mesa o realizar actividades recreativas populares en el pasado puede ayudar a recordar momentos divertidos y estimular la interacción social.

Además, organizar salidas a lugares que sean relevantes para la persona, como su antiguo lugar de trabajo, su hogar de infancia o lugares de importancia histórica puede estimular la conversación y la rememoración de eventos asociados.

Como ves, la terapia de reminiscencia ofrece un enfoque humano y centrado en la persona para el cuidado de los adultos mayores, especialmente aquellos con demencia. 

Además, ayuda a mejorar su bienestar emocional, a reconectarse con su identidad y a mantener la conexión con el mundo que los rodea. Y, aunque esta terapia no cura la demencia o el Alzheimer, puede hacer que vivir con estas enfermedades sea un poco más llevadero.

También te puede interesar

comunicacion mayores
14/02/2024
Cuidado de personas mayores
Técnicas de comunicación efectivas con personas mayores
08/02/2024
Cuidado de personas mayores
Hábitos saludables para cuidar el corazón
hipertension
02/02/2024
Patologías en personas mayores
Hipertensión: tensión alta en personas mayores

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

Servicios especializados gracias a sus unidades de atención a demencias y alzhéimer, psicogeriatría o gran dependencia, dando así cobertura y tratamiento a la necesidad de cada mayor.