El buen tiempo y las horas de luz son fuente de felicidad para los mayores

14/06/2023

El buen tiempo y las horas de luz son fuente de felicidad para los mayores

Los profesionales de las residencias ORPEA explican el poder que el buen tiempo y las largas horas de luz pueden tener en la felicidad y el bienestar en los mayores.

El «Yellow Day» se celebra cada 20 de junio con motivo del solsticio de verano y el aumento de horas de luz y temperatura, lo que genera un estado de ánimo positivo y optimista asociado con el color amarillo, que es símbolo de luz, energía, felicidad y alegría. Es la fecha opuesta al «Blue Monday», “el día más triste del año”, término acuñado por el psicólogo Cliff Arnall en 2005.

La conjunción de factores que hacen que éste sea el día más feliz del año tienen también un efecto muy positivo en un segmento de la población como son los mayores. El buen tiempo actúa como un catalizador, desencadenando una serie de reacciones positivas en el organismo de las personas mayores, tanto a nivel físico como mental.

Los profesionales de las residencias ORPEA, referente en atención a mayores y dependientes, que cuenta con una cincuentena de centros en España, explican que “sobre todo en junio, cuando los rayos del sol acarician su piel y la cálida brisa primaveral les envuelve, pero el calor aún no es sofocante, se produce una transformación mágica en los mayores”. Desde el equipo multidisciplinar de estos centros, que incluye a médicos, enfermeras, fisioterapeutas, psicólogos o terapeutas ocupacionales, explican los beneficios del buen tiempo y del sol en nuestros mayores:

  • En primer lugar, la exposición al sol aumenta la producción de vitamina D en el cuerpo, lo que fortalece los huesos y ayuda a prevenir enfermedades como la osteoporosis. Además, los rayos solares también tienen un efecto beneficioso en el sistema inmunológico, promoviendo una mejor salud en general.
  • Pero no solo el cuerpo se ve beneficiado por el buen tiempo y las horas de luz, sino también la mente. La luz solar estimula la producción de serotonina, conocida como la «hormona de la felicidad», la cual influye positivamente en el estado de ánimo y la sensación de bienestar.
  • La oportunidad de pasar más tiempo al aire libre durante los días más largos también fomenta el contacto con la naturaleza y el entorno. La tercera edad puede aprovechar al máximo este tiempo para realizar actividades como paseos por el parque, jardinería o simplemente sentarse en un banco y disfrutar de la belleza de los paisajes. Estas actividades al aire libre no solo brindan entretenimiento, sino que también, promueven la socialización y el contacto con otras personas, lo cual es esencial para combatir la soledad y la depresión en esta etapa de la vida. Estas oportunidades de interacción social y participación activa fortalecen el tejido social de las comunidades y contribuyen a un sentido de pertenencia y conexión entre sus miembros.
  • El buen tiempo y las horas de luz no solo tienen un impacto directo en la felicidad de los mayores, sino que también influyen en la forma en que son percibidos por la sociedad. En un mundo en constante cambio y evolución, donde la juventud y la belleza parecen ocupar un lugar privilegiado, el buen tiempo les otorga un brillo especial a las personas mayores. Su energía renovada, su espíritu jovial y su sonrisa resplandeciente son una verdadera inspiración para las generaciones más jóvenes. Su merecido lugar en la sociedad se ve reafirmado cuando sus rostros se iluminan con la luz del sol, recordándonos que la felicidad y el bienestar no tienen edad ni límites.

También te puede interesar

15/02/2024
Inforesidencias.com reconoce al más de medio centenar de centros ORPEA como “100% Transparentes y Comparables”
13/02/2024
Historias de amor que duran ya más de medio siglo: seguir queriéndose en la residencia de mayores
11/01/2024
Ayudas obtenidas por los Fondos Next Generation EU en la Comunidad de Madrid

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

Servicios especializados gracias a sus unidades de atención a demencias y alzhéimer, psicogeriatría o gran dependencia, dando así cobertura y tratamiento a la necesidad de cada mayor.