Aspectos a tener en cuenta si tus mayores viven solos

26/01/2024Cuidado de personas mayores

Ya son más de dos millones de mayores de 65 años quienes viven solos en España. Son casi la mitad de los 4,7 millones de hogares unipersonales, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicados en 2023 sobre el censo realizado en 2021, por lo que se espera que esta cifra siga en aumento y que cada vez sean más las personas mayores que viven solas en España.

En ocasiones, estas vidas solitarias son decisiones propias, pero para muchas personas mayores esta soledad ha sido sobrevenida, ya sea por la pérdida del cónyuge o por otras circunstancias de la vida.

En cualquier caso, el hecho de que un familiar mayor viva solo, aunque sea perfectamente autónomo, nos obliga a pensar en qué podemos hacer para ayudarle a llevar una buena calidad de vida y, a su vez, prevenir accidentes o el deterioro cognitivo. En este artículo de ORPEA queremos mostrarte cuáles son los problemas más habituales que pueden afectar a las personas mayores que viven solas.

Problemas más comunes en mayores que viven solos

A medida que vamos cumpliendo años y llegamos a la llamada “tercera edad”, se van produciendo cambios inevitables que afectan a nuestra calidad de vida. Todos debemos entender estos cambios y empatizar con los mayores que viven en nuestro entorno para dar un cuidado más correcto, entender cómo se sienten y tratar de prevenir ciertos desafíos y peligros a los que posiblemente deben enfrentarse a diario.

Aislamiento social

Las relaciones sociales son esenciales para nuestra salud y bienestar en todas las edades, especialmente para las personas mayores. Actualmente, la soledad no deseada es una situación bastante extendida y normalizada entre los mayores, lo cual es un problema, ya que esta situación se asocia a la disminución de la resistencia a las infecciones, al deterioro cognitivo y a problemas de salud mental, como la depresión, la ansiedad, la falta de autoestima y la demencia. Algunos estudios apuntan que la soledad no deseada es también un factor de riesgo de morbilidad y mortalidad.

Para evitar el posible aislamiento social, conviene fomentar la participación en actividades comunitarias y acudir a centros de mayores. También es muy aconsejable que la familia se organice para realizar visitas periódicas y facilitar el uso de la tecnología que ayude al mayor a mantenerse en contacto con amigos y familiares.

Higiene

La capacidad para realizar actividades diarias de autocuidado de las personas mayores que viven solas, como bañarse o vestirse, también puede disminuir. Además de los achaques de la edad, si la persona tiene alguna limitación física, el momento de la ducha puede suponer una gran dificultad, más aún si no tiene un baño acondicionado para realizar esta labor. 

Por eso, es muy importante estar pendiente de su higiene y, si lo necesita, le ayudaremos a asearse. También conviene instalar dispositivos de ayuda en el baño si es necesario y, si es posible, contratar servicios de asistencia domiciliaria para el cuidado personal. 

Y no solo hay que estar pendientes de la higiene, sino también de la limpieza y el mantenimiento del hogar. Conviene ayudar en la organización del hogar, programar limpiezas regulares y, si es necesario, debemos considerar la contratación de servicios de limpieza.

Problemas nutricionales

La gente mayor sola tiende a llevar una alimentación poco saludable. La falta de motivación al tener que comprar y preparar alimentos solo para ellos reduce la calidad nutricional, lo cual agrava cualquier problema físico que padezca la persona. Además, es posible que, debido a determinados problemas de salud, su médico le haya recomendado reducir el consumo de azúcar y sal, lo cual limita el consumo de muchos alimentos y productos.

En estos casos, el entorno del mayor debe tratar de vigilar y controlar lo que hay en la nevera, acompañarle a hacer la compra y llevarle comida preparada, con el fin de facilitar que la persona mayor lleve una alimentación saludable y adaptada a sus necesidades específicas.

Seguimiento de tratamientos médicos

Las personas mayores a menudo tienen condiciones médicas crónicas y deben tomar medicamentos regularmente, lo que puede ser difícil de gestionar. 

Por eso es necesario ayudar al mayor a organizar su medicación, programar citas médicas y mantener un registro de su salud. La comunicación abierta de la familia con los profesionales de la salud es crucial para que la persona pueda seguir viviendo sola en casa en buenas condiciones.

Accidentes en casa

Cuando una persona mayor vive sola y tiene un accidente, en muchos casos la persona no es capaz de desenvolverse por sí misma. Incluso es posible que ni siquiera sea capaz de incorporarse sola. En caso de accidente o caída, recurrir a una residencia puede ser una opción útil, especialmente si la persona mayor vive sola y el riesgo de una nueva caída es alto. 

Es por eso que resulta fundamental ser precavido y tomar ciertas medidas de seguridad (eliminar obstáculos, adaptar el baño, quitar las alfombras del suelo, etc.), además de concienciar y educar a la persona mayor para que sea prudente y no haga ciertas tareas o acciones que le pongan en peligro.

También hay que tener en cuenta que si la persona mayor tiene problemas de movilidad o pérdida de memoria, es más probable que puedan darse caídas, incendios e inundaciones en su hogar, por lo que, si queremos que continúe viviendo en su casa sola, debe tener las necesidades cubiertas, ya sea por un familiar o por un cuidador profesional. 

Deterioro cognitivo

Los problemas de memoria, la demencia y la inactividad pueden afectar a la capacidad de la persona para llevar a cabo sus tareas diarias. 

Por eso es esencial estimular la actividad mental a través de actividades cognitivas, como rompecabezas, juegos de memoria y lectura. También conviene fomentar la participación en actividades sociales para evitar el deterioro cognitivo.

Aparición de patologías psicológicas

Las personas mayores que viven solas pueden enfrentarse a un mayor riesgo de desarrollar patologías psicológicas debido a diversos factores, incluyendo la soledad, la pérdida de seres queridos, problemas de salud y cambios en su entorno social.

Algunas de las patologías psicológicas más comunes que pueden afectar a las personas mayores que viven solas son: la depresión, la ansiedad, los trastornos del sueño, problemas de autoestima, así como aumento del riesgo de abuso de sustancias para hacer frente a la soledad o a los problemas de salud.

Mantener una red de apoyo emocional sólida, ya sea a través de amigos, familiares o grupos de apoyo, puede ser fundamental para contrarrestar la soledad no deseada. También conviene incentivar la participación en actividades sociales o centros de día que le permitan estar más tiempo acompañado, reduciendo así la soledad y fortaleciendo el bienestar emocional.

Beneficios de los Centros de Día para personas mayores que viven solas en casa

Los Centros de Día para mayores ofrecen una variedad de beneficios significativos para quienes viven solos en casa. Los Centros de Día de ORPEA proporcionan un entorno seguro, estructurado y socialmente enriquecedor durante el día, permitiendo a las personas mayores regresar a sus hogares por la noche.

En nuestros centros ofrecemos infinidad de oportunidades para socializar, hacer nuevos amigos y participar en actividades grupales, lo que puede contrarrestar la soledad y el aislamiento. Ofrecemos una variedad de actividades recreativas y estimulantes, como juegos, artes y manualidades, ejercicios y eventos sociales que ayudan a mantener la mente activa, lo cual es esencial para evitar el deterioro cognitivo.

También cuidamos la movilidad de nuestros mayores mediante programas de ejercicio físico adaptado que ayudan a prevenir caídas y promueven la salud física en general. 

En los Centros de Día ORPEA también cuidamos de la alimentación de los mayores y brindamos una supervisión profesional durante toda la jornada, lo cual es especialmente valioso para aquellos mayores que puedan tener problemas de salud o que requieran una atención especializada. 

En definitiva, en los centros ORPEA tratamos de involucrar a los mayores en el llamado envejecimiento activo con el fin de mantener la autonomía de las personas mayores para que puedan seguir viviendo en casa solas durante el máximo tiempo posible.

También te puede interesar

pies hinchados mayores
23/02/2024
Patologías en personas mayores
Pies hinchados en personas mayores: causas y soluciones
comunicacion mayores
14/02/2024
Cuidado de personas mayores
Técnicas de comunicación efectivas con personas mayores
08/02/2024
Cuidado de personas mayores
Hábitos saludables para cuidar el corazón

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

Servicios especializados gracias a sus unidades de atención a demencias y alzhéimer, psicogeriatría o gran dependencia, dando así cobertura y tratamiento a la necesidad de cada mayor.