Pies hinchados en personas mayores: causas y soluciones

23/02/2024Patologías en personas mayores

A medida que envejecemos, diversos factores como la retención de líquidos, problemas circulatorios y condiciones médicas subyacentes pueden contribuir a la aparición de pies hinchados en personas mayores. 

Aunque es un problema frecuente, poco preocupante y normalmente indoloro, hay casos en los que los pies inflamados en personas mayores pueden ser una señal de un trastorno más grave. Por eso, conviene conocer las causas de este problema y saber qué podemos hacer para aliviar y prevenir las molestias.

Causas que provocan tener los pies inflamados en personas mayores

Los pies y tobillos hinchados en personas mayores pueden ser el resultado de diversas causas relacionadas con el proceso normal de envejecimiento y condiciones médicas asociadas. Si esta hinchazón es frecuente, conviene consultar con el médico, más que nada, para descartar si detrás se esconde algún trastorno peligroso para la salud, como una enfermedad cardíaca o un coágulo de sangre. 

Entre las causas más comunes que provocan la hinchazón de pies en personas mayores, encontramos:

  • Retención de líquidos

Con el envejecimiento, el cuerpo puede experimentar una disminución en la eficiencia del sistema linfático (edema linfático) y venoso, lo que lleva a la acumulación de líquidos en los tejidos, especialmente en las extremidades inferiores.

  • Problemas circulatorios

Condiciones como la insuficiencia venosa crónica o las venas varicosas pueden afectar a la circulación sanguínea en las piernas, contribuyendo a la hinchazón de los pies. Esto se debe a que el envejecimiento conlleva la pérdida de la elasticidad de las válvulas venosas. Esto hace que el sistema circulatorio no pueda bombear la sangre con suficiente presión, y una parte puede quedar retenida en las piernas, generando hinchazón y enrojecimiento de la zona.

  • Artritis

Enfermedades como la osteoartritis o la artritis reumatoide pueden causar inflamación en las articulaciones de los pies, provocando dolor e hinchazón en el tobillo.

  • Lesión en el tobillo o en el pie

Es también normal que, ante un golpe, caída o torcedura del tobillo, es posible que la zona se hinche y aparezca dolor y rigidez.

  • Problemas renales

Una insuficiencia renal puede afectar a la capacidad del cuerpo para eliminar los desechos y el exceso de líquidos, lo que puede resultar en edema.

  • Mala alimentación

Seguir una alimentación poco equilibrada y rica en sales perjudica al corazón y, por tanto, puede crear problemas de circulación en las piernas.

  • Sedentarismo

La falta de actividad física, muy habitual en personas mayores, puede afectar a la circulación y favorecer la acumulación de líquidos en las extremidades inferiores.

  • Otros factores

También el sobrepeso, el estreñimiento habitual, la menopausia o el calor excesivo pueden repercutir en nuestro sistema cardiovascular y linfático provocando retención de líquidos o insuficiencia venosa, responsables de este problema.

Síntomas asociados a la hinchazón de pies en mayores

La hinchazón de los pies en personas mayores puede dar lugar a diferentes síntomas:

  • Sensación de pesadez en las piernas, lo cual dificulta la movilidad y genera mucha incomodidad.
  • Dolor en los pies, tobillos o piernas, que puede ser constante o intermitente, y su intensidad varía dependiendo de la causa que lo origina.
  • Cambios en la piel, como enrojecimiento o, por el contrario, podemos encontrar la piel pálida y fría. Además, la hinchazón prolongada puede llevar a la aparición de úlceras o cambios en la textura de la piel así como sensación de ardor.
  • Limitación al flexionar los pies y los tobillos, lo que repercute en la movilidad y en la calidad de vida.

Cómo prevenir la inflamación de pies y tobillos hinchados

Para tratar de prevenir la inflamación de pies y tobillos en personas mayores es recomendable:

  • Mantener un estilo de vida activo. El ejercicio físico regular ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a prevenir la acumulación de líquidos en las extremidades. Actividades como caminar o nadar son muy beneficiosas.
  • Elevar las piernas por encima del nivel del corazón, especialmente al final del día, para facilitar el retorno venoso.
  • Evitar estar de pie o sentado durante mucho tiempo. Conviene cambiar de posición con frecuencia y realizar estiramientos para así mantener una buena circulación.
  • Usar calzado cómodo y adecuado que se ajusten bien y proporcionen un buen soporte, así ayudamos a prevenir problemas de circulación y reducimos la presión en los pies y tobillos.
  • Evitar el sobrepeso, ya que puede ejercer presión adicional y contribuir a la formación del edema. 
  • Reducir la ingesta de sodio (sal de mesa y alimentos salados) para prevenir la retención de líquidos. 
  • Aumentar el consumo de alimentos diuréticos, como los espárragos, alcachofa, piña, endivia, etc., y en general, frutas y verduras frescas.
  • Mantenerse bien hidratado.

Tratamientos para los pies hinchados en personas mayores

El tratamiento de los pies hinchados en personas mayores puede variar según la causa que origina la inflamación. Puesto que cada caso es único, es importante que un profesional de la salud evalúe la situación y pueda determinar cuál es la mejor estrategia de tratamiento. No obstante, tenemos algunas opciones y consejos generales que podrían ayudar a tratar este problema:

  • Elevar las piernas por encima del nivel del corazón varias veces al día, especialmente al descansar.
  • Utilizar medias de compresión, ya que pueden ayudarte a mejorar la circulación y reducir la hinchazón. 
  • Realizar actividades físicas de bajo impacto. Se debe adaptar el nivel de ejercicio a la condición de salud general de la persona mayor.
  • En algunos casos, los médicos pueden recetar medicamentos diuréticos para ayudar a eliminar el exceso de líquidos del cuerpo especialmente cuando hay una afectación de la función cardíaca. 
  • Los masajes suaves en los pies y las piernas pueden mejorar la circulación, ayudar a drenar líquidos y aliviar la hinchazón. 
  • Tratar otras condiciones médicas que estén relacionadas con la hinchazón, como insuficiencia cardíaca, problemas renales o artritis.
  • Cambiar o considerar ajustar la medicación, en casos donde sepamos que contribuye a la hinchazón.

En los diferentes Centros de Día y residencias ORPEA aseguramos un seguimiento adecuado en el cuidado de nuestros mayores con pies hinchados. Nos ocupamos de sus revisiones médicas, garantizamos la toma de medicamentos, cuidamos su dieta e hidratación y ajustamos los programas de ejercicio que ayuden a nuestros mayores a controlar y reducir la hinchazón de pies y tobillos.

También te puede interesar

fémur personas mayores
01/03/2024
Cuidado de personas mayores
Rotura de fémur en personas mayores: consecuencias
comunicacion mayores
14/02/2024
Cuidado de personas mayores
Técnicas de comunicación efectivas con personas mayores
08/02/2024
Cuidado de personas mayores
Hábitos saludables para cuidar el corazón

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

Servicios especializados gracias a sus unidades de atención a demencias y alzhéimer, psicogeriatría o gran dependencia, dando así cobertura y tratamiento a la necesidad de cada mayor.